Intentan crear en Cuba otro mártir de pandereta

J. M. Álvarez – Cubainformación.- “Bloqueros disidentes” y “disidentes clásicos”, que andan a la greña a ver quien saca mayor tajada de sus embustes, han anunciado la muerte de un ex preso que tenía antecedentes por delitos contra la propiedad social.

Al parecer, Juan Wilfredo Soto García fue agredido en una plaza de Santa Clara (centro del país) el pasado jueves; ingresado el mismo día en el hospital Provincial “Arnaldo Milián Castro”, fue atendido de los golpes y dado de alta. Posteriormente, regresó al hospital, tuvo que ser internado en cuidados intensivos y falleció a causa de una pancreatitis. El finado sufría, según su propia familia, de hipertensión y diabetes, además dice Yoani Sánchez, la chica del “capitalismo sui generis”, que tambien padecía del corazón, pero eso debe ser irrelevante.

Sea como fuere, hay que preguntarse algunas cosas: ¿Por qué los “opositores” no formaron un alboroto mediático cuando sucedieron los hechos y prefirieron guardar silencio hasta ahora, máxime si culpan a la policía por lo sucedido? ¿De dónde sacan que fue la policía la que golpeó al susodicho? Eso es lógico que ocurra en cualquier país capitalista “avanzado”, pero no en Cuba.

Todo apunta a que la “disidencia” intenta crear otro mártir de pandereta como el desaparecido delincuente común, Orlando Zapata Tamayo; un comportamiento típico de gente subvencionada por terroristas como Álvarez Magriñat, o Humberto Illa, miembro de Alpha66 que se jacta de su condición nazi y mantiene vínculos con alguno de esos “cubanos” expulsados a España.

http://jmalvarezblog.blogspot.com/

#Pakistán: Tiene 12 años y visitaba todos los días a Bin Laden

Un niño que vive cerca de escondite en Pakistán de Osama Bin Laden contó este martes  cómo visitaba habitualmente a la familia del líder de Al Qaeda.
Zarar Ahmed, de 12, es residente de la pequeña ciudad de Abbottabad, y era vecino de la mansión en donde Bin Laden se había escondido con sus familiares y allegados durante los últimos cinco años hasta su muerte el fin de semana.
Zarar contó que la familia le regaló dos conejos en una de sus visitas a la casa. “Solía ir a su casa. Había dos mujeres, una hablaba árabe y la otra, urdu. Había tres niños en la casa”, detalló.
“Se había instalado una cámara en la puerta exterior para que pudieran ver a la gente antes de entrar en la casa”, precisó el niño.
(Tomado del Blog Pandora)

Oficializan renuncia de Valenzuela al Departamento de Estado

El Departamento de Estado confirmó hoy la renuncia del subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, a partir del verano e iniciará la búsqueda de su sucesor en el cargo.

El portavoz diplomático agradeció las contribuciones de Valenzuela, quien fue nominado al puesto en mayo del 2009, pero su confirmación fue demorada por una objeción del senador Republicano Jim DeMint por discrepancias sobre la legalidad del golpe militar en Honduras.

“Apreciamos profundamente el servicio del secretario de Estado adjunto a lo largo de dos administraciones (…) y apreciamos los logros que alcanzó durante su gestión”, señaló.

En contraste, la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Ileana Ros-Lehtinen, calificó la gestión de Valenzuela como un “rotundo fracaso” para confrontar “los ataques a la democracia” por parte de Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Cuba.

“Es importante que el próximo secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental defienda vigorosamente los interés de Estados Unidos y defienda los valores estadunidenses en el hemisferio”, dijo la legisladora cubano americana.
Valenzuela, de origen chileno, regresará a su antigua posición como profesor de gobierno de la Universidad de Georgetown, donde tenía una licencia de dos años de duración.

(Tomado de Cubadebate.cu)

(URGENTE) Muerte masiva de ancianos en la Florida

Por M. H. Lagarde

Según algunos, la telenovela de la muerte de Bin Landen es un invento yanqui para desviar la atención del asesinato del hijo y los nietos de Gadaffi a manos de la OTAN en Libia, ocultar la crisis económica por la que pasa actualmente Estados Unidos, el controvertido nacimiento de Obama o los cables revelados por Wikileaks sobre el campos de concentración de Guátanamo. Todo eso es posible.
Pero lo que sí es cierto es que la muerte, real o supuesta del terrorista y ex agente de la CIA, ha silenciado la horripilante realidad que sufren quienes viven, o vivieron, en los centros de atención a personas con necesidades especiales de la Florida.
Una nota de presentación, firmada por el gerente general de El Nuevo Herald, Manny Díaz, afirmaba:

“Esta mañana comenzamos a publicar una importante serie de reportajes investigativos, que pueden salvar la vida de familiares y amigos. Mis colegas Michael Sallah, Carol Marbin Miller y Rob Barry, de The Miami Herald, dedicaron casi un año a documentar el abuso rampante de los ancianos y discapacitados mentales que viven en centros de atención a personas con necesidades especiales, conocidos como ALF. Y lo que encontramos es intolerable. Hubo ancianos que murieron de golpizas, cuidadores que no se ocupaban de sus pacientes e incluso abusaban de ellos, en algunos casos llegando incluso a matarlos, y nunca fueron encausados penalmente o recibieron un castigo ligero. Algunas de las instalaciones siguen operando todavía. Y los investigadores estatales y locales, cuyo sueldo sale del bolsillo de los contribuyentes, no tomaron medidas o reaccionaron con demasiada lentitud para prevenir el abuso. La Florida fue en un tiempo modelo de todo el país, un paraíso donde los ancianos podían retirarse a sabiendas de que había leyes que los protegían. Pero el sistema ha colapsado”.

La nota de Díaz, por cierto, es bastante amable en comparación con los horrores narrados por el diario:

“una investigación de The Miami Herald concluyó que las salvaguardas que una vez se consideraron las más progresistas del país han sido ignoradas en numerosas tragedias nunca antes reveladas al público. En Kendall, una mujer de 74 años fue hallada atada con tanta fuerza durante más de seis horas, que le desgarraron la piel y le causaron la muerte. En Hialeah, un enfermo mental de 71 años falleció de quemaduras cuando lo dejaron en una bañera con agua muy caliente. En Clearwater, un paciente de Alzheimer de 75 años fue devorado por un cocodrilo después de que salió a deambular fuera de la instalación por cuarta vez. Esas muertes destacan los graves problemas de un sistema estatal que ha dejado que miles de personas se las arreglen como puedan en condiciones peligrosas y decrépitas. La investigación de The Herald indicó que la Dirección de Administración de Servicios de Salud (AHCA), que supervisa las 2,850 instalaciones para personas con necesidades especiales de la Florida, no supervisó centros mal administrados, no investigó prácticas peligrosas ni cerró las instalaciones con mayores problemas”.
The Miami Herald obtuvo documentos confidenciales de 70 personas que
murieron en los últimos 8 años a manos de sus cuidadores y según el diario el propio diario: “Aunque el estado tiene leyes extremadamente estrictas sobre el abuso contra personas mayores, The Miami Herald encontró que pocos cuidadores son acusados de matar a las personas que deben proteger..”.
Por supuesto no se me ocurre decir que Obama mandó a matar a Bin Laden en Pakistán para ocultar el posible escándalo que provocaría la secuencia de reportajes publicadas por The Miami Herald. Para nada, a Obama le vendrían muy bien dichas revelaciones para impulsar sus incumplidas reformas en el campo de la salud.
Lo que sí digo es que El Nuevo Herald decidió sacar a la luz sus excelentes reportajes sobre el tema cuando medio mundo andaba esperando a ver si el presidente se decidía o no a sacar las fotos del cadáver del malo de la película Osama Bin Laden.
La noticia, por tanto, ha pasado desapercibida en la prensa internacional. Nadie ha puesto el grito en el cielo ni se ha desgarrado la ropas como cuando ocurrió la lamentable muerte por frío de los enfermos mentales en Mazorra, que fuera recientemente castigada por los tribunales de la Isla.
Como aseguró un comentarista en El Nuevo Herald, hechos como los narrados por ese diario pueden ocurrir sin problemas en el país más poderoso del mundo -al que nadie bloquea ni agrede-, porque Estados Unidos nunca ha declarado que es “una potencia médica”, lo cual, por lo visto, le otorga la coartada perfecta para asesinar a todo aquel que recurra a una instalación médica.

(Tomado del Blog Cambios en Cuba)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52.064 seguidores

%d personas les gusta esto: