Cuba da la bienvenida a norteamericanos mientras entran en vigor nuevas reglas

Por Jeff Franks

Tomado de Reuters

EE.UU. demanda “viajes con sentido”, pero los grupos de exiliados se oponen a la medida

El primer grupo de norteamericanos en viajar a Cuba bajo nuevas y más liberales regulaciones de viaje por parte de EE.UU. han sido recibidos con abrazos, apretones de mano y un gobierno cubano acogedor, según un organizador de viajes.

Los 30 viajeros son pioneros de una nueva era de intercambios “persona a persona” que la aprobó en enero para “ampliar el libre flujo de información” con los cubanos, a pesar de las objeciones de los que están a favor de continuar una línea dura contra el gobierno comunista.

Se cree que aproximadamente de30 a35 grupos de viajes han obtenido hasta ahora licencias bajo las nuevas regulaciones, las cuales restauran reglas puestas en vigor por el presidente Bill Clinton en 1999, pero que fueron revocadas por su sucesor, el presidente George W. Bush en 2003.

 

El primer grupo de viajeros ha visitado orfelinatos, instituciones médicas, museos de arte, conciertos de música y granjas tabacaleras, y han caminado por las calles deLa Habana Viejaprobando por vez primera la fruta prohibida que Cuba ha sido durante cinco décadas bajo el embargo comercial de EE.UU.

Sus reacciones, dijo Tom Popper de Insight Cuba, la agencia de viajes que trajo al grupo, han sido muy variadas.

“Algunas personas están sorprendidas por lo que ven y asombradas por la gente y la cultura y todo lo que las rodea”, dijo a Reuters esta semana.

“Y algunos se sienten muy mal porque obtener café sea una lucha y que los alimentos sean difíciles [de encontrar] y de que existan dos economías y que un médico tenga que conducir un taxi como suplemento de sus ingresos”, dijo Popper.

Describió una visita emotiva a una instalación para ciegos, donde 20 personas esperaban por el grupo y aplaudieron a su llegada.

“Tenían preparada una presentación, un par de ellos tocaron música, bailaron juntos”, dijo Popper.

“La gente se abrazó. Hubo lágrimas por todas partes. Fue muy hermoso”.

Tales intercambios, dijo “hace que haya una diferencia en los norteamericanos y una diferencia en los cubanos. Así que espero que quizás un día ellos puedan ver el valor de lo que estamos haciendo”.

“Ellos” son los políticos norteamericanos y otros, principalmente exiliados cubanos en la Florida, que se oponen a un acercamiento con el gobierno dirigido por el presidente Raúl Castro y creen que los viajes de norteamericanos a Cuba ayudan al sistema comunista, cuya caída han esperado durante 50 años.

Según John McAuliff, que como jefe del Fondo parala Reconciliacióny Desarrollo defiende mejores relaciones EE.UU.-Cuba, ellos han luchado por preservar esa parte del embargo que impedían que casi todos los norteamericanos fueran a Cuba y del cual las nuevas regulaciones eliminan una gran parte,.

“En principio, el anuncio del presidente en enero significa que casi cualquier norteamericano con un serio interés en Cuba pueda visitarla”, dijo.

Entre otras cosas, las nuevas regulaciones permiten a los norteamericanos ir a Cuba por medio de agencias de viaje como Insight Cuba, que obtienen una licencia del gobierno para realizar “viajes con sentido”, lo cual significa que deben ser educacionales e interactivos con los cubanos.

“Nada de playa”, dijo Popper.

Los turistas estaban por toda Cuba esta semana.

Al arribar el pasado jueves, un participante elogió las virtudes de la apertura a los viajes.

“Es maravilloso que más personas puedan venir aquí, debido al hecho de que es persona a persona en vez de gobierno a gobierno. Creo que la gente tiene una manera de ponerse de acuerdo con una gran cantidad de problemas que los gobiernos no pueden hacer”, dijo el hombre, quien atendiendo a posibles sensibilidades políticas se identificó como James Bond.

Popper dijo que el gobierno cubano ha ayudado a organizar eventos para el grupo, incluyendo sesiones con funcionarios que respondieron “preguntas muy fuertes” de parte del grupo.

Los críticos han acusado que los viajeros recibirán una visión potable de Cuba, pero Popper mostró su desacuerdo. “No hay edulcoración ninguna”, dijo.

El gobierno cubano, que tiene gran necesidad de efectivo, da la bienvenida a más norteamericanos porque el turismo es un gran proveedor de dinero para la isla, pero también porque tiene la oportunidad de cambiar percepciones. Parece funcionar, porque él dice que casi todos los visitantes se marchan diciendo: “La vida en Cuba no está tan mal como yo pensaba”.

McAuliff estimó que un máximo de 100 000 norteamericanos irán a Cuba este año bajo las nuevas regulaciones.

Miembros cubano-americanos en el Congreso ya han propuesto legislación para echar atrás las regulaciones, así que queda por ver cuánto durará la existencia de viajes más libres.

Una respuesta necesaria a Pablo Milanés

Admiro la obra de Pablo Milanés desde hace años. En esta ciudad de Miami he sido un periodista que de forma sistemática ha divulgado a artistas cubanos residentes en la isla. Lo he hecho desde que vivo
aquí, hace más de 11 años; por lo que he pagado un precio, y no bajo, impuesto por la ultraderecha que en esta ciudad controla los medios.
Es por eso que yo quise hacerle una entrevista a Pablo. Fui insistente, pero no más allá de lo que un periodista insiste para alcanzar su objetivo. De hecho, su primera respuesta fue “sí”. En busca de esa entrevista nos encontramos un día, hay fotos del encuentro. Fotos de nosotros dos y de esa tercera persona que por alguna razón él no identifica en su “Carta abierta a Edmundo García”, y que por respeto a su privacidad no voy a identificar yo tampoco.
Aunque ambos sabemos que se trata de un peso pesado en la vida política pública de la isla.
Poco hay que me hiera de veras en la “Carta…”; salvo un par de golpes bajos. Primero, sugerir que alguien me ha enviado a Miami a dividir; acusación que solo hacen mis peores enemigos y argumento que se utiliza para intimidar a quienes piensan diferente, haciéndoles creer que pudieran ser considerados agentes enemigos no inscritos ante el gobierno de los EEUU. Segundo, el pedido de que yo mismo me haga una deportación, para ver si gano alguna credibilidad ante él; exigencia más propia de un oficial de inmigración que de un poeta.
Todos saben que aunque es difícil siempre he querido sumar, y que puedo conversar hasta con los contrincantes más radicales. Parece que Pablo no está enterado de todo lo que hago cada día para transformar la ciudad donde vivo; en su “Carta…” Pablo nos habla de su trayectoria como revolucionario en el pasado; pero esta ciudad está llena de pasados revolucionarios, incluso de comandantes como Hubert
Matos, que lo fueron hasta el día en que decidieron pasarse a la contrarrevolución, o comenzar a coquetear con ella.
Mantengo que Pablo no ha sido equitativo en las entrevistas concedidas en Miami. Puedo entender que como huésped no quiera molestar al anfitrión. ¿Tal vez por eso concedió una entrevista a Radio y
Televisión Martí? ¿Fue por eso que se reunió con Carlos Alberto Montaner? ¿Será por eso que agregó un párrafo introductorio a la Carta-insulto dirigida a mí, publicada en “Kaos en la Red”, donde parece que está sugiriendo para Cuba las mismas situaciones que se han vivido en Túnez, Egipto, Siria y Libia? A propósito, el cantautor Joaquín Sabina (que también se presentará en Miami) después de apoyar
a Pablo ha pedido para Cuba algo semejante a las protestas de un M-15 en España. Esto demuestra además que aunque Pablo no dicte las posiciones hacia Cuba de sus amigos, sí puede influir sobre sus
perspectivas.
Como dije en mi anterior artículo “Pablo Milanés reniega de la cruz de su parroquia”, en Miami se han fraguado acciones contra su país, en Miami se obstaculiza el intercambio cultural con Cuba, congresistas de Miami quieren limitar los viajes de cubanos a la isla y en Miami se han opuesto a su propio concierto. De eso Pablo no ha dicho nada; no ha habido para ellos cartas abiertas. Tampoco ha condenado el criminal bloqueo impuesto a Cuba, ni se ha pronunciado por la libertad de Los 5. De eso hasta ahora, aquí, ni una palabra.
La “Carta…” de Pablo contiene además injurias a mi persona; e injurias también a las personas que involucran sus ofensas. Cuando me llama “hijo de puta”, citando al excelente escritor, por demás franquista Camilo José Cela, o cuando insinúa que yo soy homosexual (más fácil era decirme maricón, y basta), Pablo ofende a quienes alude y no solo a mi. Pero de eso no me voy a defender.
Quisiera aclarar un punto donde pude haber sido injusto yo. Cuando  dije que sin el proyecto revolucionario Pablo hubiera sido un  bolerista en un bar de Bayamo o La Habana, no intenté ironizar ni
disminuirlo. Portillo de la Luz se hizo un lugar en la historia de la música cubana y lo recordamos en el Pico Blanco del Saint John; José Antonio Méndez es inmortal desde el Scherezada del Focsa; al Benny lo evocamos en el Ali Bar… Pero Pablo, gracias al proyecto cultural de la revolución, llegó a ser una megaestrella de multitudes.
Creo le quedan algunos conciertos en esta gira de Estados Unidos, donde no le está yendo muy bien con la venta de entradas, a precios exuberantes. Ojalá llene los teatros, recoja aplausos y, como dije en mi artículo anterior, “otros dividendos”. Y ojalá también alguien le explique que cuando se es figura pública, se está expuesto a la crítica y no se debe responder con groserías.
Quiero hacerle una confesión personal a Pablo Milanés: yo creo que él no, pero yo, yo me muero como viví.

Edmundo García.
Presentador de “La tarde se mueve”.
Miami.

HABANASTATION EN MIAMI…. SIRVIO!

Por: Ian Padron

Miami y La Habana vibraron ayer al unisono.

Una sala repleta de cubanos de muchas generaciones distintas rieron y lloraron con nuestra película.

Al final, una ovación de pie que jamás podremos olvidar los que la vivimos.

Lo mágico: El público de Miami se rió y se emocionó exactamente igual a como lo hacía el publico de La Habana.

En la emoción del momento sólo pude sentir y gritar: !CUBA ES UNA SOLA!

El público emocionado me respondió a toda voz: !SIRVIO!

Islas del Caribe oriental atentas a tormenta tropical Katia

Puerto Príncipe, 30 ago (PL) Las islas de Barlovento, en el Caribe oriental, pusieron hoy los radares y la atención rumbo al Atlántico, donde se formó la tormenta tropical Katia, que puede llegar a la región como un poderoso ciclón.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos pronosticó que el meteoro se fortalecerá gradualmente y puede alcanzar la categoría tres en la escala Saffir-Simpsom (de cinco) en su paso por el área.

El centro de Katia estaba al mediodía de este martes a unos mil kilómetros al oeste-sudoeste de las islas africanas de Cabo Verde y ponía rumbo al Caribe con dirección oeste-noroeste, informó el CNH.

Desde el inicio de la actual temporada de huracanes en el Atlántico el pasado 1 de junio, se han formado 11 tormentas tropicales y un huracán de categoría 3, Irene, que provocó una treintena de muertos a su paso por el Caribe y Estados Unidos.

De acuerdo con los meteorólogos, hasta el próximo 30 de noviembre, cuando concluirá el período ciclónico, se pueden organizar hasta 19 de ellas y entre siete y 10 podrán transformarse en huracanes.

Katia reemplazó el nombre de Katrina en el ciclo de rotación de las denominaciones de las tormentas tropicales, debido al daño catastrófico causado por aquel ciclón en 2005.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53.755 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: