Cuba: Lo que no publicó el Ahora de Holguín sobre los camiones

camion-holguin-jmola2

Por Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Me sorprendió, se los confieso. El pasado sábado me indigné cuando leí la versión impresa del periódico AHORA de Holguín y vi la segunda nota sobre los camiones de la periodista Ania Fernández. Les manifesté que la reproducía a pesar de insatisfacciones personales. Para que ustedes estén enterados de la causa de mi disgusto les dejo el texto ORIGINAL entregado por ella a la redacción. Les aseguro a mis colegas del periódico que no estoy molesto por las modificaciones al texto, pues es parte del trabajo de un editor. Lo que si me indigna es que la versión digital decidió no publicar ese trabajo y Cubadebate si lo hizo con el mío. Los lectores holguineros nunca supieron que un BLOGUERO había generado los casi 200 comentarios que fueron protagonistas esta vez. ¿Será tan malo ser bloguero en Holguín? ¿Le causaba algún daño al periódico darle crédito a un no-periodista en este caso cuando otras veces SI le han publicado?

Texto NO CENSURADO de la periodista Ania Fernández y publicado con el título Gatos, cascabeles y pueblo asombrado II. Si Taladrid estuviera escribiendo en mi lugar, les diría: SAQUEN USTEDES SUS PROPIAS CONCLUSIONES, y comparen!!!!!!!!.

Increíble pero cierto, tras la publicación en la página Web de Cubadebate del trabajo del bloggero holguinero Luis Ernesto Ruiz Martínez,que puso en su página personal la primera parte de este reportaje, se sucedieron casi 200 comentarios que generaron un acalorado debate en todo el país referido a la transportación de pasajeros.

Así conocimos el impacto del tema y las ideas de muchos coterráneos, con las que podemos estar o no de acuerdo pero, que reflejan en toda su magnitud la importancia de evaluar las dimensiones participativas del pueblo a la hora de buscar las soluciones a los problemas, no importa si son sencillos o complejos.

En el foro Iván García Gutiérrez dijo: “Mientras digan que todo debe regirse por la “oferta y demanda” estamos perdidos. Que el ESTADO tome partido de una vez y controle los precios (en todos los sectores) y la prensa que aproveche los ecos del último congreso y sea implacable con todo lo malo de nuestra sociedad, que denuncie hasta el último de los actos que nos agobian”.

Otro llamado Juaquin manifestó: “Todo muy bonito en Holguín pero, en Santa Clara ¿quién le pone el cascabel al Gato? Los precios del transporte están por el cielo, deben buscar soluciones parejas en todo el país, espero tomen medidas en esta ciudad también con el abuso de los precios ya que nadie hace nada”.

La Tunera comentó: “En Las Tunas sucede lo mismo, y recuerdo que cuando discutíamos los Lineamientos abordé con previsión que algo así iba a suceder y lamentablemente el que sufre es el pueblo trabajador. Nadie puede contra la avaricia humana, pero las leyes están y se puede disponer de ellas en aras de tener cada día una Cuba mejor”.

Alguien, que dice ser El camionero, introdujo otras aristas cuando refirió: “primer punto: el Estado no tiene ni tendrá una manera de solucionar el problema del transporte, al contrario se va a poner más difícil, segundo punto: si me obligan a bajar el precio del pasaje o solo montar las personas que se deben montar tengo dos soluciones: correr el riesgo de que me cojan, pagar una multa o perder la licencia (si pierdo la licencia otro la tendrá y el negocio puede seguir sobre ruedas) o arreglarme con el inspector o el policía o dejo de transportar, siempre las aguas vuelven a su nivel (más de 50 años de experiencia)”.

Jorge Nilo Marrero Mena afirmó: “Ojalá los inspectores de transporte de Pinar del Río fueran tan enérgicos como los de Holguín, porque aquí también el precio del transporte ha subido. No estamos contra del trabajo por cuenta propia pero, si contra del abuso de los precios no solo del transporte, sino en todas las esferas que afectan el bienestar del pueblo trabajador”.

Quien se hace llamar Bolívar dijo: “¡empezó por Holguín! Ley de Oferta y Demanda ¿Dónde se ha visto esta ley en un servicio público como la transportación de pasajeros? Eso no se ve ni en los países capitalistas, donde casi todo el transporte es privado pero, existen acuerdos gremiales con los gobiernos y compromisos de ambas partes, donde se establecen las tarifas del pasaje en los diferentes medios y estos precios acordados son invariables”.

Similares inquietudes reflejaron los holguineros en cada conversación que hemos sostenido sobre el tema en estos 15 días después de publicado el primer trabajo y múltiples dudas tienen los camioneros, muchas de ellas demuestran cómo nos corroe la falta de comunicación, capacitación y entendimiento en un país donde a ciencia cierta “hablamos hasta por los codos”.

Algunas incertidumbres están relacionadas con la determinación de las capacidades de pasajeros sentados y de pie. Según explicó Bruno Francisco Obregón, director de Empresa de Revisión Técnica Automotor (antiguo FICAV), para determinar los pasajeros sentados se considera como mínimo el 65 por ciento del área total, una vez descontado el cinco por ciento de escaleras y servicio del conductor y teniendo en cuenta para el cálculo un promedio de tres asientos sencillos por metro cuadrado.

Para los que viajen de pie se considera el área disponible, una vez deducida las destinadas a los sentados, la escalera y el servicio de conductor y se contemplarán 4 pasajeros por metro cuadrado. La cantidad de pasajeros sentados no podrá suplirse por los de pie y no se permiten pasajeros parados en las áreas ocupadas por los asientos, incluyendo el espacio delantero de los mismos con una anchura de 30 destinada para poner los pies de los que van sentados, o en los estribos y escaleras.

Aquí surgen varias interrogantes ¿Por qué estos detalles no se le explican a los porteadores privados? ¿Por qué no se llega a la base cada cierto tiempo para tomarle el pulso a la realidad? ¿Por qué los choferes no preguntan y prefieren guardar las dudas sin canalizarla por las múltiples vías que existen? Todo está relacionado con la comunicación, con la falsa percepción de “mi parcelita” y cierta perdida de la credibilidad.

Afortunadamente varios camioneros reunidos en Ciudad Jardín manifestaron en esta ocasión su profundo arrepentimiento de haber subido los precios del pasaje a la población, que fue la más afectada, como reacción ante una situación que pudo resolverse con una adecuada comunicación entre las partes y fue solucionada correctamente entre ellos, las autoridades del Gobierno y los responsables del sector del transporte en Holguín de forma rápida y oportuna.

Es válido destacar que entre los transportistas privados de Holguín existen muchas personas valiosas, de respeto y compromiso, que realmente sintieron vergüenza de lo acaecido y del modo en que esta periodista “con palabras demasiado duras”, según ellos, les recordó su papel en esta sociedad.

Sin embargo aun existen situaciones incomprensibles: camioneros que cubren la ruta Holguín-Calixto García y cobran 5 pesos, no pueden entrar en la Terminal La Molienda, al parecer existe allí “cierto monopolio” que no lo permite. Algunos viajeros nos dijeron que deben trasladarse hacia La Plaquita, donde están estos camiones, para que no verse obligados a abordar los carros que van con destino a Las Tunas y tener que pagar 10 pesos aunque vayan solo hasta Buenaventura.

Algunos choferes encuestados refirieron que prefieren no recibir combustible del Estado porque eso los obliga a cumplir rutas, horarios y otras disposiciones pero, la mayoría argumenta que quieren tener una organización que los respalde pues no tienen acceso a ninguna facilidad estatal para reparar partes o piezas de sus carros, hacer pequeños arreglos o simplemente lavar sus equipos. Esto también impide o dificulta la presentación de comprobantes reales de los gastos deducibles a los impuestos.

Considero que en este asunto la Dirección de Transporte debe organizar mejor el trabajo a fin de que los transportistas privados se sientan atendidos en sus demandas y estén claros de sus derechos y obligaciones que, definitivamente, en un tema como la transportación popular, no solo pueden ser las referidas a la ONAT.

Al respecto René Rodríguez, delegado del Ministro del Transporte en la provincia, aseguró que es interés del sector atender a los transportistas, se trabaja en un reglamento y buscan aplicar la ciencia en la transportación popular de acuerdo con los estándares internacionales.

Las leyes y normas hay que cumplirlas, lograr el reordenamiento del transporte y la calidad del servicio, que tiene relación con la cantidad de pasajeros en los ómnibus o camiones, los horarios entre uno y otro medio, el confort, el trato de los conductores, entre otros factores.

El objetivo fundamental hoy es unir a los transportistas, favorecerlos con la reestructuración de la Oficina de Atención al Porteador Privado y se realiza un trabajo de prevención y educación, que no implica dejar de cumplir lo establecido. “No es una cruzada contra los particulares, sabemos que los medios estatales también violan las regulaciones y se les aplicarán medidas porque la recuperación de la disciplina y el cumplimiento de la Ley es integral, para todos”, aseveró el dirigente.

Según varios especialistas de la Dirección Provincial de Transporte se realizarán estudios de perfil de cada ruta para determinar cuántos carros son necesarios, según frecuencia, capacidad y movilidad de las personas, entre otros aspectos. Para las próximas semanas entrarán a la provincia 17 guaguas de Transmetro para los trabajadores del Turismo y 35 ómnibus DIANA para mejorar la transportación de pasajeros, con énfasis en la zona urbana.

No obstante, actualmente hay en Holguín, con licencia operativa, dos mil 187 coches y bicitaxis, 875 automóviles, 420 camiones, 65 camionetas, 8 paneles, 22 microbuses, 138 yipis y 78 motos pero, existe otro grupo, al parecer bastante amplio, que ejerce este tipo de actividad ilegalmente y en ocasiones son los que crean disturbios, malos entendidos y posiciones negativas o de fuerza.
Sobre estos temas entre varios conocedores de economía, alguien me habló de los vestigios de cierta economía de monopolio en el asunto de la transportación privada (como en otros sectores) pero, analizando en detalles lo que la teoría plantea al respecto, podríamos concluir que realmente no es de este tipo lo que predomina, sino otra llamada economía de Cartel.

Se denomina cartel o cártel a un acuerdo formal, explícito o no, entre productores del mismo sector, cuyo fin es reducir o eliminar la competencia, suelen estar encaminados a controlar el servicio mediante la unión de quienes lo forman, así obtienen los mayores beneficios posibles y sus principales actividades se centran en fijar precios, limitar la oferta disponible, dividir el mercado y compartir las ganancias.

Si alguien no lo cree así, que analice en detalle el comportamiento de algunas rutas de camiones en la ciudad de Holguín e incluso las intermunicipales, el trabajo en “piqueras” de bicitaxis, cocheros, boteros o los precios igualitarios en los mercados y otra serie de manifestaciones que nos dicen a gritos que algo anda mal en ese “tortuoso mundo” de la oferta y demanda.

Trabajos recientes de la ONAT han puesto al descubierto el difícil entramado de las declaraciones personales. Realmente no estamos acostumbrados “a darle al Fisco lo que es de él”, detrás del delito de la evasión de impuestos hay otro número grande de irregularidades.

Sin embargo , para no irnos a los extremos, como solemos hacer de vez en vez, es bueno destacar que en relación con el trabajo por cuenta propia no nos puede suceder lo del viejo refrán referido a “comprar pescado y cogerle miedo a los ojos”, las cosas van a cambiar aun más, en todos los sectores, con la formación de cooperativas y la competencia limpia de los particulares con las entidades estatales pero, no podemos obviar las fases de dirección, organización y control gubernamentales que resultan de vital importancia.

La mayoría de la población reclama una acción de Gobierno relacionada con su función reguladora, no solo para los camioneros si no también para cocheros y vendedores de productos agrícolas de alta demanda como las viandas, granos y carne, porque los precios siguen elevándose cada día más, en una espiral que parece no tener fin.
Detrás de cada uno de estos temas hay muchas aristas, gatos escurridizos y cascabeles que poner. Valdría la pena revisar cada una de ellas, incluidas las de la aplicación de la oferta y la demanda en un sistema social como el nuestro, para que no haya asombro y molestias entre la población.

Siempre preocuparán el egoísmo, el acaparamiento, las reacciones negativas, el sutil desarrollo de la economía de cartel, la falta de humanidad, los funcionarios que no funcionan o la corrupción de algunos pero, a los periodistas nos alienta tener el oído pegado a la tierra.

En ese cometido coincidimos con Hendris Manuel, que en el foro de Cubadebate expresó: “¡Felicidades! ¡Esa es la prensa que los propios periodistas y el pueblo cubano queremos! Paso a paso, acérquense más a nosotros, que en definitiva somos su razón de ser”. Durante siglos se ha dicho, todos lo saben y la historia lo confirma: vox pópuli, sed lex (la voz popular es la ley).

http://visiondesdecuba.com/

 

About these ads

Acerca de Cubanito en Cuba
Cubanito desde Cuba, la verdad por delante de todo

Has tú comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50.606 seguidores

%d personas les gusta esto: