Chile: Exhumación de Neruda no esclarecerá muerte

Por: EVA VERGARA

En esta fotografía de archivo del 14 de febrero de 1952 el poeta chileno Pablo Neruda pasea por Capri, Italia.Lo más factible es que los esfuerzos del chofer y asistente del poeta, quien en los últimos 23 años ha venido hablando públicamente de la hipótesis del asesinato, no conduzcan a ningún lugar cuando se exhume su cuerpo para intentar determinar si el poeta murió en medio de un tratamiento contra un cáncer de próstata ofue asesinado por un médico que habría sido contratado por la dictadura para inyectarle un veneno. (AP foto/Archivo)

En esta fotografía de archivo del 14 de febrero de 1952 el poeta chileno Pablo Neruda pasea por Capri, Italia.Lo más factible es que los esfuerzos del chofer y asistente del poeta, quien en los últimos 23 años ha venido hablando públicamente de la hipótesis del asesinato, no conduzcan a ningún lugar cuando se exhume su cuerpo para intentar determinar si el poeta murió en medio de un tratamiento contra un cáncer de próstata ofue asesinado por un médico que habría sido contratado por la dictadura para inyectarle un veneno. (AP foto/Archivo)

(AP) Lo más probable es que de la exhumación de los restos de Pablo Neruda del domingo no aparezcan evidencias concluyentes que permitan decir si el poeta murió en medio de un tratamiento contra un cáncer de próstata o si fue asesinado por un médico, cuya existencia nadie ha podido comprobar, y que habría sido contratado por la dictadura recién instalada en el país para silenciarlo.

Lo más factible es que los esfuerzos y la perseverancia del chofer y asistente del poeta laureado con el Nobel de Literatura, quien en los últimos 23 años ha venido hablando públicamente de la hipótesis del asesinato, no conduzcan a ningún lugar distinto a la duda.

Y lo más posible es que, como sucedió con la autopsia del expresidente chileno Salvador Allende, nos encontremos en unos meses frente a un dictamen que no todos los interesados y la sociedad compartirán o considerarán válido.

“El error fue el 23 de septiembre cuando dejamos a Neruda solo”, dijo el conductor Manuel Araya a The Associated Press. “Si no hubiera quedado solo, no lo hubieran matado”.

El autor de los universales sonetos recogidos en “Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada”, murió el 23 de septiembre de 1973 a escasas horas de partir al exilio en un avión enviado especialmente por el presidente mexicano de entonces, Luis Echeverría, y 12 días después del golpe de Estado liderado por el general Augusto Pinochet con el apoyo del gobierno de Estados Unidos.

La versión oficial, compartida por la Fundación Neruda y la entonces viuda, fue que Neruda murió de causas naturales tras el trauma padecido por ser testigo del golpe de Estado y por la inclemente persecución que padecieron muchos de sus amigos.

“Tengo rabia también porque estuve más de ocho veces en el comité central del Partido Comunista diciéndoles: `Neruda fue asesinado’, pero no me escucharon a tiempo”, dijo Araya. “Me escucharon sólo el 5 de mayo de 2011, cuando di una entrevista al semanario Proceso de México y ahí se armó un revuelo internacional”.

En un país que restauró su democracia hace más de dos décadas y que tuvo como presidente a una mujer divorciada y socialista, el gran obstáculo para conocer la causa de la muerte de Neruda no reside en algún soterrado mecanismo de encubrimiento sino en algo mucho más cotidiano: la carencia de tecnología que permita detectar si al poeta le inyectaron veneno, como dice Araya, poco antes de expirar.

“No hay que hacerse grandes expectativas o falsas expectativas pensando que a través de la exhumación y de los análisis de los restos de Neruda se va a poder establecer la causa y el mecanismo de muerte”, dijo el médico cirujano y forense Luis Ravanal. “El laboratorio del Servicio Médico Legal carece de equipamientos básicos en análisis de tóxicos y medicamentos que hasta los más modestos laboratorios tienen… de allí que técnicamente existe una importante limitación, menos aún equipos más sofisticados para detectar otros compuestos, de allí que invariablemente tendrán que recurrir a otros laboratorios”.

Sin contar con los obstáculos que podrían enfrentar los forenses el domingo: dar con la localización exacta de los restos sepultados a 65 centímetros de la superficie y la intensa humedad que caracteriza a Isla Negra que podría haber roto la losa de cemento de la tumba, corroído los ataúdes de Neruda y su esposa y haber juntado los restos de la pareja en uno solo.

Tanto el chofer Araya como el abogado Alfredo Reyes, uno de los cuatro sobrinos directos de Neruda, tienen dudas sobre los resultados del estudio de los restos porque el juez especializado en investigar violaciones a los derechos humanos, que ordenó la exhumación, no permitió la presencia de forenses independientes pese a que es un derecho establecido en la legislación penal.

“En Chile no existe la experticia en análisis de estudios toxicológicos para restos esqueletizados”, dijo Ravanal. “Sería muy riesgoso ponerse a confiar en un resultado de un análisis que por primera vez se hace. Obviamente requiere de laboratorios científicamente, internacionalmente, acreditados. El SML (Servicio Médico Legal) no cuenta con acreditación internacional”.

Ante la negativa del juez, el abogado Eduardo Contreras, querellante de la causa de la exhumación en representación del Partido Comunista chileno, apeló la decisión y amenazó con llevar el caso a la Corte Suprema pero al final aceptó cambiar los peritos extranjeros y chilenos propuestos por él, y que incluían a Ravanal, por una médica cirujana experta en laboratorio clínico.

“No hay mala fe, ardid, no hay engaño, pero si hay, me parece, falta de rigurosidad”, dijo Contreras.

El grupo forense que manejará el caso de Neruda es casi el mismo que hizo la investigación sobre los restos de Allende y que dictaminó que el ex mandatario se suicidó.

El médico Ravanal no cree en esa versión y dice que Allende recibió una bala extra y que aunque la bala no fue hallada, también se perdieron fragmentos del cráneo del presidente derrocado.

A sus 26 años, Araya no sólo fue el chofer y asistente de Neruda entre 1972 y 1973, sino que se convirtió en su confidente y cómplice en la tórrida relación que el enamoradizo poeta mantuvo con Alicia Urrutia, sobrina de su esposa Matilde. Araya sabía y llevaba a Neruda a la casa que el poeta mismo le arrendó en Isla negra, ubicada al lado de cuartel de bomberos.

El poeta incluso había sido nombrado embajador de Chile en París para alejarlo de su desventura amorosa. Pero eventualmente Neruda volvió a su país. Aída Figueroa, ex funcionaria del gobierno de Allende y amiga cercana del poeta, dijo a la televisión estatal chilena que “Pablo llegó a Chile destrozado (enfermo), si llegó a Chile a morirse”.

La vida de los Neruda y Araya en Isla Negra cambió radicalmente cuando ocurrió el golpe de Estado. Ese día, 11 de septiembre de 1973, el poeta se enteró que su cercano amigo, el presidente Salvador Allende, se había suicidado en el palacio de gobierno para no ser capturado por los militares luego de que los sobrevuelos de la fuerza aérea chilena bombardearan el Palacio de la Moneda.

La muerte del mandatario y de muchos otros amigos y conocidos lo llevaron a una inevitable tristeza.

Neruda entonces empezó a escuchar noticias día y noche, radioemisoras extranjeras especialmente, pues los militares derribaron la torre de la izquierdista radio Magallanes, que se atrevió a sacar al aire el último e histórico discurso de Allende.

Los militares se apropiaron de una cadena radial conservadora y obligaron a otras radios izquierdistas a enlazarse y transmitir las marchas militares y los sucesivos decretos militares que impusieron el toque de queda, el estado de sitio y un locutor que leía largas listas con nombres de autoridades del gobierno socialista, que debían entregarse al nuevo régimen.

Su casa fue allanada sin orden judicial y en poco tiempo, un buque de la armada chilena, según Araya, se estacionó frente a Isla Negra y apuntó sus cañones hacia la casa.

“Nos van a volar”, dijo Araya que Neruda le decía.

Urrutia y el chofer decidieron trasladarlo a la clínica privada Santa María en una ambulancia. Allí, según investigaciones judiciales, nueve años después murió envenenado el ex presidente chileno Eduardo Frei Montalva.

Contaron con el apoyo del embajador de México en Chile, Gonzalo Martínez Corbalá, quien hizo todos los preparativos para enviar a Neruda al exilio.

El día antes de partir, el poeta envío a Araya y a su esposa a Isla Negra a buscar unas maletas con ropa, 12 libros, algo de dinero y el original de sus memorias “Confieso que he vivido”.

“Neruda aprovechó a terminar sus memorias el 22 de septiembre con Homero Arce, su secretario”, dijo Araya.

El embajador Martínez dijo esta semana a la AP que vio por última vez a Neruda en la clínica el sábado 22, cuando lo fue a buscar para llevárselo al avión DC-8 que lo esperaba en el aeropuerto y que, además, llevaba más de un centenar de exiliados a bordo.

Pero dijo que el poeta decidió posponer su partida para el lunes 24 y los pasajeros quedaron encerrados en el avión porque sí bajaban los tomarían presos.

Martínez no se opuso al cambio de planes, “porque mi deseo era actuar como lo complaciera”, dijo.

“Yo lo vi normal, conversamos en tono serio y también en broma, con su sentido de humor característico”, dijo. “Tenía en su cama dos o tres juguetes de peluche que tanto le gustaban. Nada hacía presumir que se iba a morir”.

Pero esa decisión tal vez le costó la vida.

“Neruda nos llama a las cuatro de la tarde del día (domingo) 23 a la hostería Santa Elena (aledaña a la casa del poeta) y nos dice `¡Vénganse rápido porque yo estaba durmiendo y un doctor me puso una inyección en la guata (estómago), tengo mucho dolor y tengo calor, así que vénganse rápido!’. Cuando llegamos Neruda estaba demasiado afiebrado”, dijo Araya.

El chofer dice que una enfermera le contó que el médico Sergio Draper, llamado por una auxiliar porque supuestamente el poeta tenía mucho dolor, le ordenó que le pusieran una inyección de dipirona.

Sin embargo, el abogado Contreras dijo a la AP que Draper declaró en el proceso de exhumación y dijo que él abandonó la clínica antes y que “Neruda quedó en manos de un doctor de apellido Price, cuya existencia hasta hoy no ha sido acreditada por nadie”.

Contreras dijo que la policía de investigaciones “revisó los anuarios de las facultades de medicina, no hay ninguno, podría ser extranjero, pero es curioso que no se acuerde si era extranjero”.

Cuando el chofer Araya arribó a la clínica un médico le pidió ir a comprar un remedio para una flebitis que el poeta padecía. Pero en la calle fue interceptado por cuatro sujetos armados que lo golpearon, lo llevaron a una comisaría, le dispararon en una pierna y luego lo llevaron hasta el Estadio Nacional, un campo de prisioneros instalado por la dictadura.

Contreras dijo que en el proceso de la exhumación reposan pruebas de que el chofer fue golpeado, herido, llevado a la comisaría y al Estadio Nacional.

Araya relató que en el estadio fue reconocido y rescatado por el cardenal Raúl Silva Henríquez, amigo del poeta y quien lo visitaba en Isla Negra frecuentemente, y que poco después del golpe militar creó la Vicaría de la Solidaridad dedicada a defender a los perseguidos por el régimen militar, a presentar recursos por los apresados y desaparecidos y que incluso sacó a opositores fuera del país para salvar sus vidas.

Las memorias de Neruda fueron entregadas por Urrutia al embajador Martínez, quien las guardó un largo tiempo en su casa en México. Urrutia y la viuda del presidente Allende, Hortensia Bussi, y más de un centenar de exiliados salieron de Chile el lunes 24, a bordo del avión que debió haberse llevado al poeta.

Tras su muerte, Neruda fue velado en su casa La Chascona, en Santiago, a los pies de un cerro que se levanta en el medio de la ciudad y que había sido destruida por militares quienes, además, desviaron dos riachuelos que pasaban por los costados para inundar la vivienda, dijo Martínez.

Unos pocos autos, incluidos los de los embajadores de Suecia, India, Israel, la Unión Soviética y de México encabezaron el lánguido cortejo que salió de La Chascona hacia el cercano cementerio general.

“Todo el camino, desde que salimos de La Chascona, había a cada lado dos filas de soldados armados con metralletas… (pero igual) fue sumándose gente”, recuerda vívidamente el ex embajador. “La salida de tanta gente en el camino obligó a Matilde a bajarse del automóvil y a seguir a pie. Bajamos todos”.

“Alguien gritó `Viva Allende’, `Allende Vive’, respondieron. `Viva Neruda’, `Neruda vive’, y se escucharon aplausos”, añadió.

Luego “empezó un murmullo, 3, 4, 5, 10 personas entonaban la internacional y después la cantaba todo el mundo que se sabía la letra”, recordó.

Ordenan la exhumación de los restos de Neruda para determinar si fue asesinado por el régimen de Pinochet

080213neruda
Un juez chileno ha ordenado la exhumación de los restos de Pablo Neruda para determinar si el poeta murió asesinado por el régimen fascista de Augusto Pinochet o falleció víctima del cáncer, después de que en el último año y medio hayan surgido dudas por las declaraciones de un antiguo empleado.
Neruda, militante comunista, falleció en Santiago el 23 de septiembre de 1973 a los 69 años, apenas doce días después de que Pinochet diera el golpe de Estado a Salvador Allende.
La causa oficial de su muerte siempre ha sido cáncer de próstata, pero en mayo de 2011 el asistente personal y chófer del poeta, Manuel Araya, atribuyó la muerte de Neruda a una inyección letal suministrada por agentes al servicio del régimen. Según Araya, el Gobierno de Pinochet quería evitar que el escritor se exiliase y se convirtiese en un símbolo para la oposición.
La Justicia chilena admitió a trámite en junio de 2011 una denuncia del Partido Comunista para investigar los hechos. El juez Mario Carroza rechazó como primera medida la exhumación al entender que previamente debían analizarse los antecedentes y registros médicos del poeta para determinar el grado de avance de su cáncer.
Finalmente, la Fundación Pablo Neruda ha anunciado este viernes en un comunicado que “hace unos días” recibió una notificación de Carroza en la que se acordaba la exhumación de los restos de Neruda, sepultados junto a los de su mujer, Matilde Urrutia, en la casa museo de Isla Negra.
La Fundación, que nunca ha ocultado su rechazo a la versión dada por el chófer, ha aclarado que colaborará con las peticiones del juez Carroza, toda vez que “confía plenamente en que la pericia se llevará a cabo con el mayor respeto y cuidado posibles”. La institución espera que el examen de los restos “contribuya a aclarar las dudas que pudieran existir respecto de la muerte del poeta”.
La exhumación, que estará coordinada por el Servicio Médico Legal (SML), se producirá “en una fecha aún por determinar”, ha explicado la Fundación Pablo Neruda.

Chile: Justicia chilena dictamina que Allende se suicidó

Santiago de Chile, 11 sep (PL) A 39 años del golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende, la justicia chilena cerró hoy la investigación sobre la muerte del estadista durante el ataque militar a La Moneda y dictaminó que fue a causa de suicidio.

Por unanimidad, la Corte de Apelaciones de Santiago decretó el cierre del sumario abierto a fines de 2011 por el juez instructor Mario Carroza, y rechazó la petición que hizo en enero último el Movimiento Socialistas Allendistas.

Según el veredicto de la corte, Allende se quitó la vida mientras el palacio de gobierno era bombardeado, para evitar así caer en manos de los militares amotinados, al mando del general Augusto Pinochet, a la sazón jefe del Estado Mayor del Ejército.

Diversos testimonios sobre el día del golpe militar dan cuenta que el mandatario combatió y resistió a pesar del desigual combate con los golpistas.

Este martes, representantes de varias organizaciones sociales acudieron al monumento a Allende, ubicado frente a La Moneda, para rendir tributo al estadista, electo presidente en 1970 y muerto el 11 de septiembre de 1973.

Los accesos a las inmediaciones del palacio presidencial amanecieron hoy bloqueados por barreras colocadas por la policía de Carabineros, que solo permitíó llegar a la figura de Allende a través de un punto de entrada en la calle Morandé y en intervalos entre un grupo y otro.

Chile: Pinochet, la “Patria”, el saqueo, la traición y la herencia

Se hizo un homenaje al difunto ex dictador Augusto Pinochet, responsable principal de asesinatos, de persecuciones, de ejecutar las conspiraciones, de saquear las arcas públicas estatales a favor de minorías oligárquicas y de empresas extranjeras, a nombre de una llamada “Patria”, bajo supuestos “valores” y “nacionalismo”, enmarcadas en traiciones, fuerza bruta, masacres y dejando una herencia maldita para los derechos humanos, individuales y colectivos, para los bienes públicos y la naturaleza.

Que el Marxismo –leninismo, que el comunismo, que el ateísmo, que la inminente guerra civil, que por la patria, que por el intervencionismo soviético, que porque quieren de Chile una nueva Cuba, que por la economía del País, que por “upelientos” resentidos. Fueron diversas las versiones y expresiones montadas para justificar la intervención del estado a través de un golpe militar en medio de masacres y acciones genocidas y en medio de extensas cortinas desinformativas que a una gran parte de la población la insertaban en una burbuja desconectada de la realidad, enceguecida.

Agustín Edwards, dueño del Diario El Mercurio, según devela también el excelente documental “El diario de Agustín”, junto a otros sectores empresariales, hiper ideologizados, conspiraron para que Richard Nixon, la CIA y todo el aparato represivo y de inteligencia de Estados Unidos de la época intervinieran en Chile: Lo hicieron y pusieron a la cabeza a Augusto Pinochet Ugarte, con todos los poderes y atribuciones.

En este contexto, no es posible desprender el golpe de estado con los principales grupos económicos beneficiados de la dictadura militar, como tampoco la fortuna del dictador. Según el autor del Libro “Pinochet, el gran comisionista”, la riqueza del Dictador superó los 29 millones de dólares, pero hay voces que dicen que esta suma es muchísimo mayor: departamentos en Valparaíso, Reñaca, Iquique, Santiago, propiedades en el Molocoton, Parcelas en Quintero, autos, entre otros. ¿Fortunas propias que se ganan en una carrera militar y de servicio a la “patria”?

725 era el número de compañías en manos del Estado al momento del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. La mayor parte fue a parar a manos de grupos económicos altamente concentrados que la mayoría surgieron y se consolidaron en los primeros años de la dictadura y al menos se perdieron 2.500 millones de dólares, en cifras de la época, solamente en la transferencia a manos privadas de las 30 empresas más grandes. Estos montos, de acuerdo al porcentaje del PIB, corresponderían hoy a unos 6.000 millones de dólares, según señalaba un informe de diputados que fueron opositores a la dictadura y que recabaron información.

Varias de estas empresas recayeron en amistades cercanas e incluso parientes, como el yerno del dictador, con la empresa Soquimich que significó 261,9 millones de dólares menos que su valor real. Corfo, además, dejó de percibir 184 millones de dólares por la venta de la azucarera estatal Iansa. La generadora de electricidad Endesa representó una pérdida de 895,6 millones de dólares, otra generadora del mismo rubro, Chilgener (hoy Gener) de 171,1 millones de dólares, la distribuidora Chilectra de 96,4 millones de dólares y el Banco de Chile de 66,9 millones de dólares, dicta el informe parlamentario. Asimismo, se enajenaron 15.000 propiedades inmuebles de bienes nacionales, de los cuales 11.000 fueron a parar directamente a manos de privados. “Estamos hablando de cerca de ocho millones de hectáreas que estaban en manos del Estado, cerca de 20% se mantuvo en poder de campesinos, pero el resto fue transferido a otros privados”, explicaba el diputado Carlos Montes sobre este informe.

Por otra parte, más de 600 empresas privadas fueron cerradas durante la dictadura militar tendiente a privilegiar el monopolio sobre ciertas actividades a favor de grupos aliados o también llamados co gobernantes. Cierre de medios de comunicación, empresas de servicio, energía, entre otras. Finalmente, la imposición del modelo neoliberal impuso marcadamente una pirámide, la que post dictadura fue administrada por los gobiernos de la concertación y que arrojó, por ejemplo, que grupos o personas como “Luksic, Angelini, Matte, Paulmann y Piñera, gane lo mismo que un millón de chilenos” con fortunas acumuladas de manera absolutamente inmoral, en gran parte a costa de la depredación de industrias extractivas, energéticas o la banca.

Se ha dicho que parte de la fortuna de Pinochet se debería al tráfico de armamentos e incluso se ha tratado de vincularlo a narcotráfico, sin embargo, con la posibilidad de esto también, la relación más directa sería con grupos económicos privilegiados en el intervencionismo del fisco.

La estatal Endesa pasó a privatizarse y allí, los intereses de varios grupos económicos-políticos alineados con la dictadura pasaron a su vez a vincularse con la transnacional matriz en España. La misma, recibió el control de más del 80 % de las aguas de Chile. COPEC, el holding petrolero, conexa con empresas como Forestal Arauco y Celulosa Celco, pasó a las manos del empresario italiano Angelini. Grandes extensiones de tierras, muchas de las cuales eran de la reforma agraria de campesinos y comunidades, son traspasadas a favor de los grupos forestales, incluido los Matte con CMPC. Asimismo, con el cierre de numerosos medios de comunicación, Agustín Edwards se queda prácticamente con un monopolio, controlando la prensa escrita a través del mercurio y sus diarios conexos nacionales y regionales, convirtiéndose en el instrumento comunicacional de la dictadura y recibiendo fortunas de arcas públicas a costa del avisaje estatal. También, se puede señalar el paso de concesiones mineras a numerosas empresas extranjeras. Esto, como muestra un botón, es parte de un larguísimo etc. De saqueos en el País.

Acciones que han dejado en el presente que grupos económicos como los Matte, tengan como fortuna 10.500 millones de dólares, con más de 750.000 hectáreas con terrenos forestales; O que Angelini, con más de 1.000.000 de hectáreas de terreno para propósitos forestales tenga también una fortuna estratosférica. Paulmann, con más de 10.500 millones de dólares; O los Luksic, con sus empresas mineras o el Banco Chile con cerca de 20.000 millones. El mismo Presidente Sebastián Piñera, con 2.500 millones de dólares, todo esto, bajo una enorme desigualdad social en el País, riqueza desproporcionada y descarada, generadas bajo privilegios especiales, muchos de ellos otorgados por el Estado, con obtención de recursos de interés público y colectivo, es decir, como se dice “Para todos los chilenos y chilenas”, pero las empresas se la llevan sin ninguna retribución o con simples chauchas de aporte, en medio de un bloque político electoral binominal absolutamente corrompido (Alianza y Concertación).

La salida del Dictador

Pactos y diversos acuerdos establecidos entre militares, sectores político – empresariales de la ultra derecha chilena y la llamada concertación por la democracia generaron la salida “pacífica” del dictador a tal extremo, que la concertación de partidos por la democracia terminó administrando el modelo económico de La dictadura y continuando con los privilegios a los grupos económicos.

El actual Presidente de Chile, Sebastián Piñera, durante la campaña de 1988 del Sí y el No sobre la continuidad del Gobierno de Pinochet apareció manifestando su opción por el NO, tratando de vestirse en la gesta “democrática”. Era evidente que así sería para los grupos privilegiados por la dictadura. El modelo ya había sido impuesto, los monopolios ya habían sido instalados y mantener a Pinochet a la cabeza del estado era inviable ya que los distintos países calificados de “democráticos” y respetuosos de los derechos humanos no podían establecer relaciones comerciales – diplomáticas con una dictadura militar, que además tenía una larga lista de denuncias por masacres, entonces, había que sacar al dictador, en pacto, para que luego los diversos tratados comerciales bi o multilaterales sobre libre comercio se pudiesen liberar y establecer y así fue durante la concertación: ¿Miedo?, ¿sumisión?, ¿corrupción?

Cabe mencionar que Piñera, durante la dictadura militar, no solamente fue privilegiado, sino además obtuvo diversos niveles de proteccionismo. Documentos desclasificados de la CIA en Estados Unidos muestran no sólo el nivel de influencia y relación de su persona con la dictadura o a través de su hermano como ministro de estado o de su padre, que le dieron ventajas en sus proyecciones empresariales, sino además incluye una gestión de lobby del Embajador de Estados Unidos James Theberge con el Presidente de la Corte Suprema para ir en su favor e incluso, la de una operación de inteligencia que lo sacó del país mientras tenía orden de detención, sin perjuicio de que la investigación judicial concluyó con la condena de dos de los implicados en la estafa al Banco de Talca, mencionados también en los documentos, quienes pasaron una respetable temporada tras las rejas.

Esto explica el rol fundamental que tuvo Piñera para pedir el retorno del dictador que se encontraba en Inglaterra detenido por acciones de la justicia internacional, bajo las peticiones del Juez español Baltazar Garzón por delitos de lesa humanidad. Piñera decía que “No somos colonia de nadie”.

Finalmente, Pinochet retornó a Chile y murió postrado, claudicado, sancionado moralmente, pero, bajo una impunidad política y judicial otorgada por el pacto “Militar – político – empresarial y la concertación por la democracia”.

Los Valores, Principios y Creencias

Un grupo de personas se apostó al teatro Caupolicán de Santiago este 10 de Junio de 2012, para presenciar un documental en homenaje al ex Presidente de Chile, Augusto Pinochet Ugarte, mientras el senador de Renovación Nacional Carlos Kusche, señalaba a los medios de prensa: “El Presidente Pinochet merece más homenajes que la mayor parte de los presidentes que ha habido en Chile porque la obra que realizó es para bien”, mostrando los síntomas que aún quedan en el País.

Cuando vemos declaraciones de este tipo, en el marco de un acto de homenaje, en donde, la hermana del organizador del evento dice haber entrado en shock al enterarse de sus declaraciones negando violaciones a los Derechos Humanos, siendo ella misma víctima de la dictadura, cabe preguntarse frente a actitudes como estas ¿O son parte de una cadena de corrupción? o ¿es gente profundamente desinformada?

Cuando se escucha o se lee sobre los principios y valores de los militares sobre lealtad, justicia, verdad, honradez, rectitud, nobleza, valor, honor, patriotismo, o abnegación como servicio por sobre el interés particular, uno se pregunta ¿qué tienen que ver todos estos valores con el Dictador Augusto Pinochet Ugarte?

¿Es lealtad haber concedido la intervención extranjera de estados unidos y de haber gobernado para a favor de un grupúsculo? ¿Es honradez y rectitud haber gobernado y aparecer con una enorme fortuna mientras la gran mayoría de los habitantes en Chile lucha por sobrevivir? ¿Es verdad y honradez haber aparecido en bancos internacionales con un falso nombre como el de Daniel López? ¿Es patriotismo cuando bienes públicos y privados fueron traspasados a los intereses de empresas extranjeras para que exploten los recursos naturales y depreden la naturaleza sin ni un amor por el País? ¿Es actuar con justicia y nobleza en los asesinatos de miles de personas indefensas, seres humanos y “compatriotas”? ¿Pinochet representa esos valores militares que tanto se dicen?

No estuvieron en el acto los principales grupos económicos beneficiados por la dictadura, los que, gracias a la denominada acción de “gesta valerosa” de su dictador, obtuvieron el cúmulo de dinero y patrimonio que tienen en el presente, a costa de la cobardía bélica que causó un cúmulo de sangre, torturas, sufrimientos, dolores de miles de personas inocentes. No estuvieron, porque una vez más, con su soberbia inescrupulosa, no dan la cara.

Que las iglesias, que la cercanía con Dios, que los valores y principios cristianos, que lo apostólico y romano. ¿De qué creencia estamos hablando? Desde este sector dictatorial militar – civil, se han autodenominados “cristianos” y actúan en nombre de la “Patria” y de “Dios”; Y si tomamos esos mismos parámetros; Y si Jesucristo de Nazaret hubiese nacido en Chile, en algunos de los Pueblos, ya sea como Mapuche, Aymara , Quechua, Rapa Nui, Diaguita, Likanantay, Selknam, Kawashkar o chileno “criollo” ¿Habría estado de acuerdo con los asesinatos, torturas y desapariciones de seres humanos? ¿Habría obrado a favor de grupos ricos – oligárquicos, cuando su mensaje era a favor de los pobres y en contra del lucro y la acumulación material? ¿Se habría alineado con el imperio de Estados Unidos para instalar en Chile el neoliberalismo y dominación, cuando justamente su palabra se alzó contra otro imperio como fue el romano? ¿Habría avalado actividades industriales a costa de la depredación de la naturaleza, la contaminación, la sobre explotación y los impactos sociales y de la vida de numerosas personas rurales? ¿Se habría integrado a la secta “legionarios de cristo”, donde aparecen algunos de los mismos grupos de poder económico y militar? Al parecer hay una severa deformación de las creencias y las realidades.

La masacre estatal durante la dictadura Militar. Delitos de lesa Humanidad

El 11 de septiembre de 1973 se impone la dictadura militar encabezada por Pinochet con una junta militar de gobierno y detrás, el aparato represivo de estados unidos y grupos económicos chilenos y extranjeros hiper ideologizados, declarándose el estado de guerra interna en el país y este enemigo interno era lo socialista, lo comunista, el revolucionario, el subversivo, las expresiones sociales y en general cualquiera que representase una amenaza contra el “nuevo orden establecido”. Se declara así el Estado de Sitio en todo Chile y se prorroga hasta 1987. Esto significó la sustracción de la justicia y el traspaso a jurisdicción militar de tiempo de guerra el conocimiento y decisión de las causas por infracción a las normas del Estado de Sitio.

Bajo esta excusa el gobierno de Pinochet se dedicó a hacer detenciones que no atendían prácticamente ni a clase, estatus o razón social. Se calcula en más de 250.000 detenciones las realizadas los primeros días del golpe.

Ejecuciones sin previo aviso, desapariciones y muertos en falsos enfrentamientos, se volvieron prácticas habituales. La delación entre vecinos, colegas y otros fomentada por la Junta Militar, también llegó a constituir parte de la sociedad chilena en los inicios de la dictadura.

A comienzos de la dictadura, se disolvió el Congreso Nacional y el Tribunal Constitucional, los partidos de izquierda fueron considerados ilegales y disueltos. Otros partidos fueron considerados en receso, mientras que los Registros Electorales se incineraron y se cesaron las funciones de Alcaldes y Regidores.

El número oficial de víctimas de la dictadura militar chilena (1973-1990), bajo el comando de Augusto Pinochet, se estima en 40.280 personas, entre asesinados, desaparecidos y torturados. El dato consta en el nuevo informe oficial en 2011 de la Comisión Asesora para la Calificación de Presos, Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura

Entre 1990 y 1991, la Comisión de Verdad y Reconciliación -más conocida como Comisión Rettig- reunió miles de testimonios y documentos sobre los muertos y desaparecidos. Su trabajo fue completado entre 2003 y 2004 por la Comisión sobre Prisión Política y Tortura -más conocida como Comisión Valech-, que conoció los relatos de las víctimas y los métodos que utilizaron los militares y agentes de la dictadura.

La Comisión Rettig estimó en 2.279 el número de muertos o desaparecidos, pero un tercer grupo de trabajo, la Comisión de Reparación y Justicia, añadió una nueva lista de 899 crímenes, que elevó la cifra final de víctimas a 3.197.

A su vez, en el informe elaborado por las Fuerzas Armadas, entregado a una Mesa de Diálogo cívico-militar que se reunió entre 1999 y 2001, figuraron 200 nombres de detenidos desaparecidos. Todos ellos fueron lanzados al Pacífico, a los ríos y los lagos de Chile o sepultados en lugares ignorados, sobre un total de 1.198 hombres y mujeres, publicaba laverdad.es.

Las principales cifras de estos informes arrojan que un 46 % aproximado de las víctimas asesinadas no tenía afiliación política y la mayoría de los ejecutados militantes, eran integrantes del Partido Socialista, del Movimiento de Izquierda y del Partido Comunista. Los sindicatos también sufrieron parecida suerte. Estos fueron unos de los principales blancos de la oleada inicial.

Por su parte, al menos 150 religiosos fueron obligados a salir del país en los primeros compases de la dictadura. Las iglesias unidas formaron grupos pro- defensa de los Derechos Humanos (Comité Pro-Paz) y su actuación en ocasiones llegó a enfurecer al propio gobierno.

Al final en 1975 está organización comandada por el Cardenal Silva es cerrada adoptando como motivo principal que es una organización por la cual los marxistas – leninistas crean problemas que perturban la tranquilidad nacional. En sus años de vida esta organización denuncio más de 6900 casos de persecución política además se asesoraron más de 6900 casos de exoneraciones.

Las persecuciones de religiosos se sucedieron y hubo muertes y torturas de sacerdotes laicos así como incendios de capillas. En 1974 los sacerdotes españoles Antonio Llido y Gerardo Poblete murieron a consecuencia de las torturas. El comité Pro-Paz del Cardenal Silva fue sustituido por la Vicaría de la Solidaridad creada por la Archidiócesis. Su labor de asesoramiento y de denuncias condujo a la persecución de los que trabajaban en ella.

Ante esto hubo grandes ejecuciones y secuestros masivos en el mundo del campesinado y comunitario. La persecución de dirigentes rurales iba paralela al desmantelamiento de la reforma agraria, traspasando tierras de campesinos y comunidades a intereses empresariales. Se estima en más de 120 las personas de origen Mapuche que fueron ejecutadas o desaparecidas.

Los Principales órganos de “inteligencia” que actuaron en esta política del terror eran: El Servicio de Inteligencia Militar. (S.I.M.), Servicio de Inteligencia Naval. (S.I.N.), El Servicio de Inteligencia de Carabineros. (S.I.CAR.), El servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea. (S.I.F.A.), La dirección Nacional de Inteligencia. (DI.NA.), El Comando Conjunto, La Central Nacional de Informaciones. (C.N.I.), La Dirección de Comunicaciones de Carabineros. (DI.COM.CAR), Comando de Vengadores de Mártires. (CO.VE.MA.). Varios de agentes de inteligencia post dictadura formaron empresas de seguridad, como Osepar, que colaboraron con empresas forestales chilenas, tema que fue atendido por un Grupo de Trabajo de la ONU sobre Mercenarios y Guardias Privados y que presentó su Informe de Mision a Chile, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Marzo de 2008.

Frente a esto, más allá de un sentido ideológico “occidental”, se presenta este trabajo/opinión no como “compañero”, ni “correligionario”, ni “camarada”, y menos “compatriota” de nadie, sino de un humano y que por sentido común y de despertares, busca compartir información desde la comunicación social, la que en medio de las injusticias e inmoralidad, no aparece en los medios masivos empresariales e ideologizados.

Alfredo Seguel

Integrante del Colectivo Informativo Mapuexpress y del Grupo de trabajo por Derechos Colectivos

Chile: Protestan contra homenaje a ex dictador chileno Augusto Pinochet

Varios manifestantes encienden velas alrededor de los carteles con el retrato del exdictador chileno Augusto Pinochet (AFP, ariel marinkovic)

Centenares de personas se enfrentaban a la policía chilena este domingo en protestas contra un homenaje al ex dictador chileno Augusto Pinochet que realizaban sus partidarios en un teatro de Santiago, constató un periodista de la AFP.

“¡Asesino, Asesino!”, gritaban los manifestantes que se ubicaron en las cercanías del teatro Caupolicán, en el centro de Santiago, para manifestarse contra el homenaje que incluía la exhibición del documental “Pinochet”, sobre la obra del ex dictador (1973-1990).

La policía, que preparó un fuerte operativo para evitar disturbios, reprimió con gases lacrimógenos y carros lanza agua a los manifestantes y evitó el avance de la protesta hasta las cercanías del teatro, donde habían llegado más de 1.000 simpatizantes del ex dictador.

“La policía está limitando nuestro paso para que la actividad en homenaje al dictador se pueda realizar. Aquí se está rindiendo un homenaje a un criminal”, se quejó Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos, al canal de televisión CNN Chile.

El homenaje fue organizado por la Corporación 11 de septiembre, cuyo nombre recuerda el día del golpe de Estado en 1973 contra el gobierno del presidente socialista Salvador Allende.

“Creo que en democracia tenemos todo el derecho de presentar este documental”, dijo el ex militar Juan González, presidente de la Corporación 11 de septiembre.

La dictadura dejó un saldo de más de 3.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos. En los días previos, el acto de este domingo generó un arduo debate sobre si se puede o no rendir homenaje a la figura del ex dictador.

El gobierno dijo que no compartía la iniciativa pero que respetaba el derecho a reunión. La Justicia, en tanto, rechazó un recurso judicial que intentaba evitar su realización, estimando que no tenía atribuciones para prohibir un acto que se realizaba en un recinto privado.

La Cumbre de las guayaberas #CumbreAméricas

Obama, el primer Presidente negro de Estados Unidos -sin dudas inteligente, bien instruido y buen comunicador-, hizo pensar a no poca gente que era un émulo de Abraham Lincoln y Martin Luther King.

Hace cinco siglos una Bula Papal, aplicando conceptos de la época, asignó alrededor de 40 millones de kilómetros cuadrados de tierra, aguas interiores y costas a dos pequeños y belicosos reinos de la península Ibérica.

Ingleses, franceses, holandeses y otros importantes Estados feudales fueron excluidos del reparto. Interminables guerras no tardaron en desatarse, millones de africanos fueron convertidos en esclavos a lo largo de cuatro siglos y las culturas autóctonas, algunas de ellas más avanzadas que las de la propia Europa, fueron deshechas.

Hace 64 años fue creada la repudiable OEA. No es posible pasar por alto el grotesco papel de esa institución. Un elevado número de personas, que tal vez sumen cientos de miles, fueron secuestradas, torturadas y desaparecidas como consecuencia de sus acuerdos para justificar el golpe contra las reformas de Jacobo Árbenz en Guatemala, organizado por la Agencia Central de Inteligencia yanki. Centroamérica y el Caribe, incluida la pequeña isla de Granada, fueron víctima de la furia intervencionista de Estados Unidos a través de la OEA.

Más grave todavía fue su nefasto papel en el ámbito de Suramérica.

El neoliberalismo, como doctrina oficial del imperialismo, cobró inusitada fuerza en la década del 70 cuando el Gobierno de Richard Nixon decidió frustrar el triunfo electoral de Salvador Allende en Chile. Una etapa verdaderamente siniestra en la historia de América Latina se iniciaba. Dos altos jefes de las Fuerzas Armadas chilenas, leales a la Constitución, fueron asesinados y Augusto Pinochet impuesto en la jefatura del Estado, tras una represión sin precedentes en la que numerosas personas seleccionadas fueron torturadas, asesinadas y desaparecidas.

La Constitución de Uruguay, un país que se había mantenido durante muchos años en el marco de la institucionalidad, fue barrida.

Los golpes militares y la represión se extendieron a casi todos los países vecinos. La línea de transporte aéreo cubana fue objeto de brutales sabotajes. Un avión fue destruido en pleno vuelo con todos sus pasajeros. Reagan liberó al autor más importante del monstruoso crimen de una prisión en Venezuela, y lo envió a El Salvador a organizar el intercambio de drogas por dinero para la guerra sucia contra Nicaragua, que costó decenas de miles de muertos y mutilados.

Bush padre y Bush hijo, protegieron y exoneraron de culpa a los implicados en estos crímenes. Sería interminable la lista de fechorías y actos terroristas cometidos contra las actividades económicas de Cuba a lo largo de medio siglo.

Hoy, viernes 13, escuché valientes palabras pronunciadas por varios de los oradores que intervinieron en la reunión de cancilleres de la llamada Cumbre de Cartagena. El tema de los derechos soberanos de Argentina sobre las Malvinas -cuya economía es brutalmente golpeada al privarla de los valiosos recursos energéticos y marítimos de esas islas-, fue abordado con firmeza. El canciller venezolano Nicolás Maduro, al finalizar la reunión de hoy, declaró con profunda ironía que “del Consenso de Washington se pasó al Consenso sin Washington”.

Ahora tenemos la Cumbre de las guayaberas. El río Yayabo y su nombre indio, totalmente reivindicado, pasarán a la historia.

Fidel Castro Ruz

Abril 13 de 2012

9 y 40 p.m.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52.327 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: