Directivos de Google regresan a Cuba ¿Qué buscan?

google2

En la tarde de ayer estuve en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), invitado por la sección de base de la Unión de Periodistas de Cuba para impartir una conferencia en ocasión de la Jornada por el Día de la prensa cubana.

Durante mi exposición, uno de los participantes me hizo saber desde el público que ejecutivos de la empresa Google habían visitado la Universidad el día anterior y sostuvieron intercambios con un numeroso grupo de estudiantes y profesores de esa insitución.

Indagando un poco más pude conocer que los visitantes también estuvieron en la CUJAE e instalaciones de Joven Club y algunos detalles de su visita a la UCI.

En el intercambio de los ejecutivos de Google en la UCI salió a la luz el hecho de que el desbloqueo de productos para Cuba como Google Play, anunciado a fines del pasado año, hay aplicaciones allí aún no disponibles para la Isla, además de servicios como Google Earth, Google Developers y Google Code, fundamentales para el desarrollo de software, que siguen siendo inaccesibles desde IPs cubanas. Se habló además de si Google estaría dispuesta, a través de Google Play, a vender videojuegos para móviles desarrollados en la UCI, cosa que los de Google dijeron por el momento no es posible. Profesores de la UCI también propusieron colaboración en videojuegos para rehabilitación de funciones visuales y un simulador para entrenar médicos en el enfrentamiento al ébola que pudieran desarrollarse más con la herramienta Google Glass pero no obtuvieron respuesta concreta de los visitantes al respecto.

Sí hubo respuesta positiva a la invitación de la UCI para que un técnico de Google imparta una conferencia en un evento de software libre de la Universidad el próximo año. Una profesora de la UCI les preguntó cómo participar en los eventos científicos que convoca Google pero no obtuvo una respuesta concreta;  algo contradictorio con el hecho de que los visitantes elogiaron la calidad de los graduados de la UCI y la CUJAE, e incluso dijeron que tienen trabajando varios de ellos.

En el grupo de visitantes se encuentra Brett Pelmuter, uno de los que acompañó a Eric Schmidt, presidente de Google, en su visita a Cuba el pasado verano y todos los demás pertenecen a la división Google Ideas que dirige Jared Cohen, quien también estuvo en La Habana en aquella ocasión, pero no esta vez. Ahora, el más relevante de los visitantes es Scott Carpenter, Director Adjunto de Google Ideas.

Google ideas se autodefine así: “Explora cómo la tecnología puede permitir a las personas hacer frente a las amenazas en la cara de los conflictos, la inestabilidad y la represión”. Cohen y Perlmutter hicieron honor a esa misión cuando en la visita anterior estuvieron en una “redacción” que EE.UU. paga en un apartamento de La Habana para producir justamente “conflictos, inestabilidad y represión”.

Google Ideas convocó el 21 de marzo de 2012 un evento presidido por Jared Cohen en la ultraconservadora Heritage Foundation de Washington DC  con el título “Cuba Needs a (Technological) Revolution: How the Internet Can Thaw an Island Frozen in Time” en el que sólo intervinieron conocidos enemigos de la Revolución cubana como el senador por  la Florida Marco Rubio, el ex Subsecretario de Estado, Roger Noriega, el director de Radio y Televisión Martí, Carlos García Pérez, el Codirector del Cuba Study Group, Carlos Saladrigas, el Director Ejecutivo del Instituto George W. Bush, James Glassman y Mauricio Claver Carone, director del US-Cuba Democracy PAC. Aquella conferencia fue presidida por Jared Cohen, quien fungió como asesor de la Secretaría de Estado tanto con Condolezza Rice como con Hillary Clinton. A Cohen, el líder de Wikileaks, Julian Assange, lo ha calificado como “director de cambio de régimen de Google” y “canalización del Departamento de Estado en Silicon Valley”.

Este párrafo de Assange sobre el Director de Google Ideas es bastante ilustrativo de la muy estrecha relación entre Google y el gobierno estadounidense que el hacker australiano argumenta muy sólidamente en un artículo titulado “Google y la NSA: ¿Quién tiene el “maletín de mierda” ahora?“:

“Los cables de WikiLeaks revelan también que antes Cohen, al trabajar para el Departamento de Estado, estaba en Afganistán tratando de convencer a las cuatro principales empresas de telefonía móvil afganas para desplazar sus antenas a bases militares de Estados Unidos. En el Líbano él trabajó secretamente para establecer, en nombre del Departamento de Estado, un think tank chií anti-Hezbolá. ¿Y en Londres? Estaba ofreciendo fondos a los ejecutivos de cine de Bollywood para insertar contenido anti-extremista en las películas de Bollywood y la promesa de conectarlos a redes relacionadas en Hollywood.”

Sin conocer todo el contenido de sus actividades en Cuba no se puede tener claridad en los objetivos de esta visita pero, a juzgar por el intercambio en la UCI, donde al parecer hubo más iniciativa de la parte cubana que de la estadounidense ¿cabe albergar la esperanza de de que Google haya traído esta vez nuevas ideas durante su visita a Cuba y no sean las mismas que le sugirieron a Jared Cohen sus ilustres invitados de la Heritage Foundation, obsesionados con la “Revolution” que Cuba needs?

En todo caso, se renueva la actualidad de lo afirmado por el Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel  en la clausura del Primer Taller Nacional de Infor­matización y Ciberseguridad:

“El bloqueo a Cuba, aunque algunos no lo quieran considerar, ha limitado el acceso a fi­nanciamiento, tecnología, sistema, infraestructura, software y aplicaciones. El reconocimiento de su fracaso como política por parte del presidente Obama y el anuncio de realizar inversiones en el sector de las telecomunicaciones para que el pueblo cubano pueda ac­ceder a las mismas, es un reconocimiento de ello. El cambio de táctica, pero no de los ob­jetivos de la política del gobierno de Es­tados Unidos hacia Cuba, acentúa la necesidad de que avancemos más en el proceso de informatización cubano.”

(Tomado de La pupila insomne)

NOAM CHOMSKY: EEUU ha estado en guerra con Cuba desde finales de 1959

noam-chomsky-siriaLos Estados Unidos y Cuba han celebrado una segunda ronda de conversaciones como parte del esfuerzo por restablecer las relaciones diplomáticas por primera vez en más de medio siglo. Las dos partes podrían reabrir embajadas en La Habana y Washington a tiempo para una reunión regional el próximo mes.

Analista político y lingüista de renombre mundial Noam Chomsky da la bienvenida a la decisión del presidente Obama para comenzar normalizar las relaciones con Cuba, pero advierte que después de más de medio siglo de injerencia de Estados Unidos en la isla, es el paso mínimo que podía tomar.

AMY GOODMAN: A medida que continuamos nuestra conversación con Noam Chomsky, pasamos ahora a América Latina. Le preguntamos sobre el deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y la intromisión estadounidense en Cuba.

NOAM CHOMSKY: Estados Unidos ha estado en guerra con Cuba desde finales de 1959. Cuba había sido, esencialmente, una colonia de los Estados Unidos, una colonia virtual. En enero de 1959, las fuerzas de la guerrilla de Castro se hizo cargo.

A finales de ese año, alrededor de octubre, aviones estadounidenses ya estaban bombardeando Cuba desde la Florida. Eso, creo que fue, marzo de 1960, hubo una decisión formal internamente para derrocar al gobierno. John F. Kennedy llegó poco después, llegó a la Bahía de Cochinos. Después de la Bahía de Cochinos, no había casi histeria en Washington sobre cómo castigar a los cubanos para esto.

Kennedy hizo algunos discursos increíbles acerca de cómo, ya sabes, el futuro del mundo está en juego en el trato con Cuba y así sucesivamente. Los EE.UU. lanzaron una gran guerra terrorista contra Cuba. La mayor guerra terrorista es parte de los antecedentes de la crisis de los misiles, que casi llevó a una guerra nuclear . Justo después de la crisis, la guerra terrorista volvió a repuntar.

Mientras tanto, las sanciones han sido muy duras contra Cuba, desde el régimen de Eisenhower, extendida por Kennedy, y ampliado aún más con Clinton. El mundo ha sido totalmente opuesto a esto. Los votos en la Asamblea General, que no pueden hacerlo en el Consejo de Seguridad porque los EE.UU. veta de todo, pero en la Asamblea General, los votos son abrumadoras.

Creo que la última fue 182 a dos, ya sabes, Estados Unidos e Israel, ya veces recojo Papua o algo por el estilo. Esto ha estado sucediendo año tras año. Los EE.UU. están totalmente aislados, no sólo en este tema, muchos otros.
Por último, observe que Obama no terminó las sanciones. De hecho, ni siquiera terminar las restricciones, muchas de las restricciones a los viajes y así sucesivamente. Ellos hicieron un gesto leve hacia avanzar hacia la normalización de las relaciones.

Las sanciones son realmente increíbles. Por lo tanto, si, por ejemplo, Suecia estaba enviando equipos médicos en algún lugar que tenía níquel cubano en él, que tuvo que ser prohibida, ya sabes, cosas como esas.

AMY GOODMAN: ¿Y el terrorismo, quieres decir?

NOAM CHOMSKY: Terrorismo que duró hasta los años 90. La peor parte fue bajo Kennedy, luego volvieron a aumentar durante los últimos años 70 y así sucesivamente. A los principales terroristas se les proporcionan refugio en Florida. El fallecido Bosch es uno, Orlando Bosch. Posada es otro.

¿Te acuerdas de que había algo llamado la Doctrina Bush, Bush II: Un país que alberga terroristas es lo mismo que los propios terroristas. Eso es para los demás, no para nosotros.

Ahora que nuestra vieja política de llevar la libertad y la democracia no funcionó, así que teníamos que intentar una nueva política. Quiero decir, la ironía de esto es casi indescriptible. El hecho de que estas palabras se puede decir que es chocante. Es una señal de, una vez más, un fracaso en alcanzar un nivel mínimo de la conciencia y el comportamiento civilizado. Pero los pasos, quiero decir, es bueno que hay pequeños pasos que está dando.

(Tomado de Realcuba’s Blog)

“Ay, Obama, Obama…”

Por Félix Edmundo Díaz @feddefe*

 Barack Obama

Barack Obama

Recién, Mr. President nos sorprendió con una intervención en la que reitera el interés de govUS# por la apertura, antes de la Cumbre de las Américas, de las respectivas embajadas en su país y Cuba.

En el orden personal, y siempre en ese orden, no sé cuál es el apurillo del ¿Premio Nobel de la Paz? por lograr este resultado, salvo que haya hecho alguna apuesta al respecto.

Es cierto que mi gobierno no ha condicionado las conversaciones, pues durante mucho tiempo la única condición que exigió fue la del diálogo sin condiciones y, hasta donde conozco, ha honrado este principio, y está claro, sin necesidad de que Mr. President lo repita cual papagayo, que la normalización de las relaciones entre nuestros países no es tarea fácil.

Para empezar, la apertura de una embajada como regla trae consigo la de una o varias oficinas consulares, trámites que hoy corren por cuenta de las respectivas Oficinas de Intereses; si nos ubicamos geográficamente en Cuba, los funcionarios norteamericanos no tendrán ningún problema para garantizar, en cuanto a economía, el funcionamiento de sus oficinas, pues irían al BFI, Bicsa o cualquier entidad del BNC, o del BBVA, o de la entidad bancaria que escojan y podrían hacer sus operaciones y, en el supuesto caso que, desde allá, les quieran aplicar las “leyes del bloqueo”, pueden optar por solicitar los giros a través de la Western Union y sanseacabó.

Aaah! ¿Pero como harían los diplomáticos y funcionarios consulares cubanos en los Estados Unidos? Por lo pronto, ahorita tendrán que llevarles el dinero en “cubalses” o “chillonas”, porque los bancos, en ese país, no quieren procesar las operaciones de nuestras oficinas por temor a represalias derivadas de las leyes que sustentan el bloqueo económico, comercial y financiero que mantienen los Estados Unidos contra Cuba y contra la voluntad de otros 162 países de nuestra “querida, contaminada y única nave espacial” como dice Walter Martínez.

Este tema de los bancos atraviesa por todo el entramado de leyes anticubanas (léase Congreso y el lobby repleto de HPs – ver concepto en el artículo sobre el acaparamiento – y de otros pseudocubanos) de ahí la dificultad para enderezar el entuerto, pero quitar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo es, relativamente, más fácil.

¿Por qué Mr. President no acaba de emitir una orden ejecutiva para que el Departamento de Estado excluya a Cuba de dicha lista?

¿Por qué John Kerry aún no cumple la indicación que le diera su Mr. President el 17 de diciembre del pasado año?

¿Quieren verdaderamente los Estados Unidos normalizar sus relaciones con Cuba o desean mantener con “respiración asistida” la ignominiosa inclusión de Cuba en esa lista negra?

La respuesta es sencilla: La exclusión de Cuba de esa puta lista, donde nunca debió estar, hace estallar por los aires el argumento con el que los Estados Unidos sustentan el bloqueo a nuestro país.

Entonces, Mr. President no siga diciendo lo de “abrir embajadas antes de la Cumbre”, porque se me puede antojar que quiere introducir condiciones en el diálogo y podemos, digo, puedo ponerme perretú y empezarle a recordar que tenemos que hablar y resolver “la ocupación ilegal de nuestro territorio en Guantánamo”, “las compensaciones multimillonarias por más de 50 años de agresiones y bloqueos” y contando…

Mr. President, Mr. President, tome aire y ajústese el cinto un “huequito” más para atrás, vaya como decimos en Cuba, “póngase macho” y acabe de sacarnos de la jodía lista que lo demás irá tomando su cause.

*Colaborador de Cuba por Siempre y editor de La Mala Palabra.

Cuba ha logrado aquello por lo que ha luchado durante medio siglo

Jorge Gómez Barata

GÓMEZ BARATA.13Ningún pueblo, en ninguna época, sin estar envuelto en alguna guerra enfrentó un acoso tan bárbaro, multifacético y eficaz como el bloqueo norteamericano a Cuba, tampoco ninguno lo sobrellevó con más estoicismo.

Resistir el bloqueo estadounidense, sobrevivir a sus efectos y desarrollar el país ha sido la principal batalla política interna del pueblo y la Revolución Cubana a lo largo del último medio siglo, mientras que su denuncia y condena es la bandera de la política exterior de la Isla.

La epopeya cubana fue respaldada por la solidaridad internacional y durante un largo período por la asistencia soviética. Recientemente, a su encuentro vino el realismo del único presidente norteamericano con la honestidad y el valor necesarios para reconocer que se trata de una política fallida, aunque olvidó agregar que es también injusta. Los resultados de tales esfuerzos fueron coronados por los anuncios del presidente Raúl Castro el pasado 17 de diciembre.

En cualquier caso se trata de la más relevante victoria política alcanzada después del primero de enero de 1959 y de un éxito que sirve de plataforma para nuevos avances, el principal de ellos, lograr el pronto restablecimiento de las relaciones diplomáticas, abrir los canales para el diálogo, adoptar iniciativas y promover medidas que contribuyan al rápido desmantelamiento del bloqueo.

Cuba ha logrado aquello por lo que ha luchado durante medio siglo, entre otras cosas el reconocimiento, el respeto, incluso el respaldo de importantes sectores de la opinión pública, la sociedad y las élites políticas norteamericanas, entre ellos, congresistas y senadores, líderes religiosos, empresarios, intelectuales y artistas, periodistas, ex militares y otros.

Entre los más importantes logros de ese empeño figura el desplazamiento de la comunidad cubana en Estados Unidos, que ha pasado del instrumento de la derecha y de la contrarrevolución que fue en el pasado, a posiciones de apoyo a la normalización de las relaciones entre el país que los vio nacer y aquel que los acogió y al respaldo de los elementos que, en difícil lucha, cuando dialoguero era un estigma, confrontaron el bloqueo.

No obstante, además de celebrar y consolidar las históricas conquistas alcanzadas y hacerlas irreversibles, es preciso dar nuevos pasos en la dirección de restablecer el intercambio comercial en ambas direcciones, impulsar las relaciones económicas de todo tipo, incorporar tecnología y gerencia avanzadas y auspiciar los intercambios culturales, académicos y  deportivos, actuando sin ingenuidad ni excesos de suspicacia, en estado de alerta pero sin temores infundados ni prejuicios.

Del mismo modo que en La Habana recibimos con apertura y madurez a congresistas y senadores, pesos completos de la política como Nancy Pelosi, intelectuales, empresarios y periodistas norteamericanos, es necesario también, tomar iniciativas y actuando con energía y creatividad, enviar a los representantes cubanos para que expliquen a la sociedad y las élites estadounidenses la situación del país, las opciones que se abren con las reformas, así como las posiciones y las políticas de la dirección revolucionaria.

Se trata de participar y de tomar la iniciativa, disfrutar de la victoria alcanzada, explotar el éxito y aprovechar las nuevas oportunidades, sin omitir ni exagerar los riesgos.

La idea de que mediante la paz y la normalización, Estados Unidos puede lograr lo que no alcanzó con el bloqueo y la agresión y presumir que la Revolución puede perder la batalla de ideas, no es una advertencia, sino una actitud fatalista. Allá nos vemos. 

La Habana, 25 de febrero de 2015

Corte Suprema de EE.UU. concedió una victoria a una tabacalera estatal cubana

cohiba_behike_pic_2-580x326La Corte Suprema de Estados Unidos concedió el lunes una victoria a una tabacalera estatal cubana, al declinar intervenir en una batalla legal de larga duración con un rival estadounidense por el uso de la marca Cohiba.

Al negarse a escuchar una apelación presentada por la compañía estadounidense General Cigar, que tiene su sede en Delaware, la Corte Suprema dejó intacto un fallo a favor de la empresa cubana, Cubatabaco.

Debido al bloqueo de más de medio siglo que Estados Unidos aplica a Cuba, la empresa estatal de la isla no puede vender sus puros Cohiba en el mercado estadounidense, pero sí lo puede hacer en Cuba y otros lugares.

General Cigar vende en Estados Unidos tabacos Cohiba producidos en República Dominicana.

La disputa legal se refiere a si la empresa cubana tiene derecho a impugnar las marcas de General Cigar, pese al bloqueo comercial de Estados Unidos.

General Cigar es de Scandinavian Tobacco Group A/S, la cual es propiedad, en parte, de Swedish Match AB.

La Corte de Apelaciones del Circuito Federal falló en junio pasado a favor de Cubatabaco. Después de la negación de la Corte Suprema, el caso se llevaría ahora a la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos, Trademark Trial and Appeal Board, (Junta de Apelación).

El caso llegó a la Corte Suprema solo después de que el presidente Barack Obama anunció en diciembre un cambio de política hacia Cuba para flexibilizar algunas restricciones al comercio y los viajes, aunque ha mantenido intacto el embargo económico.

En virtud de una flexibilización de las restricciones a los viajes entre ambos países, los visitantes estadounidenses pueden importar hasta 100 dólares en puros, uno de los productos más famosos de la isla, y llevarlos a sus casas.

En enero el Gobierno de Obama dijo que permitiría exportaciones estadounidenses en el sector de las telecomunicaciones, equipos agrícolas y de construcción, así como otorgaría mayor cantidad de licencias para los viajes de los estadounidenses a la isla y permitiría las relaciones interbancarias.

Cuba había acusado en abril de 2013 a Estados Unidos de “robo” de marcas comerciales de la isla, tras un fallo judicial en un litigio entre la empresa Cubatabaco y la compañía estadounidense General Cigar.

Cuba es famosa por ser el origen de algunos de los mejores habanos del mundo, entre los que destacan Montecristo, Partagás, y Romeo y Julieta, además de Cohiba, producidos por la corporación mixta Habanos S.A.

El litigio resuelto hoy se nombra General Cigar Co v. Empresa Cubana Del Tabaco, U.S. Supreme Court, No. 14-512.

Esta noche comienza en Cuba el Festival del Habano, la mayor vitrina al mundo del tabaco cubano.

(Tomada de CubaDebate)

Cuba, Internet y los desafíos de la nueva época

Fiesta-del-Videojuego-en-el-Palacio-Central-de-ComputaciónEl periódico Granma, en su edición de este sábado 21, publicó en sus páginas interiores dos hechos cuya trascendencia merece la pena subrayar: por un lado, el discurso íntegro del Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel en la clausura del Taller sobre Informatización y Ciberseguridad, que tuvo lugar en los últimos días en la capital cubana.

Por otro, la información de que la empresa de telecomunicaciones ETECSA recién han concluido conversaciones con la compañía norteamericana IDT Domestic Telecom para avanzar en la interconexión directa entre nuestro país y los Estados Unidos.

Según palabras del Presidente Barack Obama, la inversión en telecomunicaciones es una de las prioridades de su gobierno respecto a Cuba tras los anuncios del 17-D. Ya ha sido adelantada la posibilidad de vendernos hardware, software, aplicaciones asociadas y dispositivos que faciliten la comunicación por Internet.

Cierto que, al mismo tiempo, la Casa Blanca no escatima esfuerzos en declarar intactas sus intenciones hacia la Isla de “cambio de régimen”. Pero, encerrada en las lógicas de su cálculo, desestima cuánto el mejoramiento de la infraestructura tecnológica podría contribuir a desatar las fuerzas productivas y las competencias intelectuales de los cubanos, en función de la sostenibilidad económica, cultural y política de un modelo de desarrollo soberano y auténtico.

Una nota de ETECSA da cuenta de que el acuerdo con IDT Domestic Telecom, “permitirá mayores facilidades y calidad en las comunicaciones” entre los pueblos de ambos países. Es un primer paso que, presumiblemente, será el preludio de nuevos convenios en un sector estratégico para cualquier sociedad. Ya Apple y Netflix han desembargado la venta de parte de sus servicios a la Isla y no es difícil vaticinar que compañías similares hagan públicos a corto plazo propósitos en la misma dirección.

Cuba, por su parte, no llega desnuda a la nueva época. Aún bloqueados, no quedamos nunca al margen de la evolución de las TICs, ni de los cambios culturales que ellas entrañan para la sociedad de la información. La UCI, los miles de matemáticos y de cientistas de la computación graduados de las universidades, el acceso masivo al conocimiento y la cultura de sucesivas generaciones, forman parte de las reservas de capital humano de la Isla para lidiar con los nuevos escenarios a la ofensiva. La experiencia de resistencia de las últimas cinco décadas nos ha curtido contra la ingenuidad y entrenado para nadar en aguas turbulentas. Hemos aprendido que, en política, tan dañino es bajar la guardia, como ceder la iniciativa al otro y sentarnos a esperar, pacientemente, a que la calma sobrevenga.

El discurso pronunciado por Miguel Díaz-Canel hace pocas horas es, probablemente, una de las señales más elocuentes del enfoque estratégico con que pretendemos dotar nuestros movimientos. Nadie en su sano juicio podría suponerlo resultado de opiniones improvisadas o dichas al vuelo. Detrás, hay ideas programáticas que dejan entrever contenidos de políticas, consensos de equipos de trabajo, rutas en torno a las cuales el Estado cubano quiere desbrozar caminos.

Me explico: no se trata solo de planificar el uso de plataformas digitales con un sentido instrumental –facilitar transacciones financieras, fortalecer la visibilidad de las instituciones a través de sus sitios web, aprovechar las redes para gestionar más eficientemente determinados servicios, por mencionar apenas algunos ejemplos. Hablo de pensar la tecnología como una mediación transversal al desarrollo, como un proceso que, integrado a la economía, la política y la cultura, sea parte esencial del avance de la sociedad y la dignificación de sus seres humanos.

“El socialismo –ha dicho Díaz Canel- le otorga un lugar preferencial al derecho a la información como condición para el pleno ejercicio de la crítica y la participación del pueblo. Internet plantea desafíos a las formas tradicionales de comunicación social, al uso de los medios de comunicación, al papel de los individuos en el espacio público y exige la existencia de políticas, normas y formas de funcionar nuevas que deben alinear infraestructuras, servicios y contenidos para garantizar ese derecho”. En medio de las bajas temperaturas de días recientes, a los apocalípticos de la libertad de expresión en Cuba o a los incrédulos en torno al acceso universal de sus ciudadanos a Internet, debe haberles caído un jarro de agua fría.

No conozco pormenores del taller sobre Informatización y Ciberseguridad, pero lo publicado en la prensa sugiere enfoques suficientemente realistas en torno a nuestras carencias. La intervención del Primer Vicepresidente plantea algunas: ausencia de políticas, implementación lenta y carente de integralidad, marco regulatorio fragmentado, ineficiencia de los servicios, desprofesionalización y dispersión de los recursos humanos, ilegalidades…

Aún en medio de los avances del país, estamos lejos de haber conquistado una alfabetización tecnológica de gran alcance. La misma nación que consiguió antes que muchos en América Latina ediciones masivas de libros, Imprenta Nacional e Industria de cine, tiene por delante ahora colosales desafíos: por un lado, resolver la contradicción entre las capacidades de sus habitantes para apropiarse de las tecnologías –en un lugar 44, según ha reconocido la Unión Internacional de Telecomunicaciones- y el rezagado puesto que ocupamos a nivel mundial en el índice de desarrollo de las TICs. Por otro, el contraste entre el carácter transdisciplinar e integrado de la ciencia y el conocimiento en las sociedades contemporáneas, y la desconexión tecnológica presente en muchas de nuestras instituciones.

Claro que ningún análisis honesto en torno a estos temas podría subestimar el impacto del bloqueo norteamericano sobre el deterioro de nuestra infraestructura, pero hacer descansar en él todas las responsabilidades, cuando menos, desmoviliza el potencial que podría desplegarse, a base de innovación y talento, en la búsqueda de alternativas. Reconocer y eliminar en lo posible los obstáculos propios nos sitúa, en cambio, dentro de una posición de autoridad y valentía política para echar a andar discusiones presentes y futuras. Hay que derribar los muros levantados a lo largo de 90 millas, y también los levantados en casa por prejuicios o desconocimiento, con consecuencias nefastas para la concepción de las redes como plataformas articuladoras de consenso y catalizadoras del desarrollo.

A juzgar por las evidencias, el taller sobre Informatización y Ciberseguridad ha marcado un punto de llegada y un punto de partida en la discusión sobre las relaciones entre TICs, Infocomunicación y Sociedad, y una expresión de madurez que ayudará a trazar políticas más articuladas a corto, mediano y largo plazos. No es de las tecnologías de lo que debemos cuidarnos, sino de la ignorancia que desconoce sus potencialidades en la gestión del desarrollo. No hay que temerle a la conectividad, sino al aislamiento que impide a los ciudadanos en el nivel micro, y al país en lo macro, insertarse en las dinámicas de la sociedad global, reconocer las experiencias de otros e identificar y aplicar, por nosotros mismos, las mejores prácticas. No es Internet el problema, sino la banalización del mundo, que inunda de supercherías lo mismo la red de redes que el resto de los espacios de producción simbólica de la vida moderna.

Hay que acompañar el reto tecnológico del desafío cultural, y enfrentar ambos desde el fortalecimiento de una conciencia crítica colectiva, y desde la participación activa de todos los ciudadanos en nuestro diseño de país. Si compartimos ese espíritu, la nueva época está arrancando en firme.

Congresistas de EE.UU: “Queremos dejar atrás el bloqueo contra Cuba” ( + FOTOS )

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Queremos avanzar en las relaciones políticas, culturales y económicas entre Estados Unidos y Cuba, porque el bloqueo no ha tenido ningún éxito, afirmó en esta capital Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU.
Hay un fuerte apoyo bipartidista  para el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU. contra Cuba, apuntó, sin embargo, “no es completo, todavía hay divisiones entre quienes tienen la potestad de llevar a discusión un proyecto de ley”, aclaró.
Pelosi dijo que han sido tres días muy productivos los de su visita a Cuba, “estamos muy satisfechos con el trabajo, porque esta visita busca ver cómo avanzamos hacia el futuro, y estamos muy entusiasmados con las potencialidades de los planes que hemos hablado”.
La legisladora demócrata, acotó en conferencia de prensa junto a un grupo de congresistas de visita en Cuba, que lleva mucha información para sus colegas del Partido Republicano.
“Estuvimos de acuerdo en muchas cosas y en desacuerdo en otras, pero esto nos ayudará a dar pasos enormes en lo adelante. Lo próximo sería sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo”, agregó Pelosi.
En tal sentido, el congresista Jim McGovern, representante por Massachusetts, llamó a eliminar a Cuba de esta lista porque “no pertenece a ella”.

“Eliminemos esta excusa y empecemos a tener relaciones diplomáticas normales. Así es como comienza un proceso constructivo”, reclamó.
Para el legislador David Cicilline, sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, abrir las embajadas y solucionar el problema bancario de la Sección de Intereses de la Isla en Washington, “son pasos que debemos tomar para construir confianza entre nuestros dos países y podamos tener discusiones productivas”.
Hay mucho que compartimos y que nos puede beneficiar a ambos, señaló por su parte la representante por el estado de California, Anna Eshoo, “este es un trabajo bipartidista muy importante para que tengamos éxito”, enfatizó.
Eshoo narró parte de su recorrido por la Escuela Latinoamericana de Medicina y dijo que tras los anuncios históricos del 17 de diciembre son grandes las posibilidades para trabajar con la sociedad cubana y queremos hacerlo porque los valores del pueblo cubano en educación, medicina, comercio, estudios, becas, son muy avanzados, como en EE.UU. y otros países del mundo.
Por su parte, el congresista por Minnesota, Collin Peterson, declaró que desde que fue electo al Congreso hace 25 años ha apoyado el levantamiento del bloqueo a Cuba; “hemos tenido avances y retrocesos y esto ha dañado a los dos países, especialmente al pueblo cubano”.
“Queremos dejar atrás el bloqueo, venderle comida a Cuba, podemos ayudar a que la agricultura de la Isla se desarrolle, pero tenemos restricciones en EE.UU. que hacen difícil este comercio, lo cual es estúpido, es algo que no tiene sentido”, subrayó Peterson.
Los miembros de los partidos deberían debatir sobre estas cuestiones –añadió Peterson– y tenemos oportunidad de triunfar en esto.
Entre los anuncios que realizó la delegación de congresistas estadounidenses está el restablecimiento del grupo de trabajo bipartidista sobre Cuba, lo cual ayudará, señaló Peterson, a “empujar al liderazgo republicano para que haya un poco de democracia en el Congreso, debatamos, y que las iniciativas sean votadas”.
El grupo de legisladores lo integran Elliot Engel, representante de Nueva York; Rosa DeLauro, de Connecticut; Collin Peterson, de Minnesota; Anna Eshoo, de California; Nydia Velázquez, de Nueva York; Jim McGovern, de Massachussets; Steve Israel, de Nueva York, y David Cicilline, de Rhode Island.
A dos meses de los anuncios hechos por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, esta delegación de nueve congresistas estadounidenses ha desarrollado intensas jornadas de trabajo en La Habana que incluyeron reuniones con el canciller  Bruno Rodríguez; con 20 diputados del Parlamento Cubano, encabezados por su vicepresidenta Ana María Mary Machado; con la viceministra de Inversión Extranjera, Ileana Nuñez; y la visita a la Escuela Latinoamericana de Medicina; entre otras actividades.
Como informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el 27 de febrero próximo se desarrollará en Washington D.C., la capital estadounidense, la segunda ronda de conversaciones entre ambos gobiernos sobre el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Tomado de la AIN

Queremos avanzar en las relaciones políticas, culturales y económicas entre Estados Unidos y Cuba, porque el bloqueo no ha tenido ningún éxito, afirmó en esta capital Nancy Pelosi  FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

Queremos avanzar en las relaciones políticas, culturales y económicas entre Estados Unidos y Cuba, porque el bloqueo no ha tenido ningún éxito, afirmó en esta capital Nancy Pelosi
FOTO: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez

FOTO: Roberto Suárez/Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

FOTO: Roberto Suárez / Juventud Rebelde

John Kerry invita a México y Canadá a ayudar en relaciones EEUU-Cuba

“Vamos a avanzar muy de cerca con nuestros vecinos de Canadá y México en estos esfuerzos” de restablecimiento de lazos entre EE.UU. y Cuba, ha puntualizado Kerry en una reunión con sus homólogos de México, José Antonio Maede, y de Canadá, John Baird, en Boston

“Vamos a avanzar muy de cerca con nuestros vecinos de Canadá y México en estos esfuerzos” de restablecimiento de lazos entre EE.UU. y Cuba, ha puntualizado Kerry

“Vamos a avanzar muy de cerca con nuestros vecinos de Canadá y México en estos esfuerzos” de restablecimiento de lazos entre EE.UU. y Cuba, ha puntualizado Kerry

México y Canadá pueden desempeñar un rol clave en normalizar las relaciones bilaterales entre Washington y La Habana, ha recalcado este sábado el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

“Vamos a avanzar muy de cerca con nuestros vecinos de Canadá y México en estos esfuerzos” de restablecimiento de lazos entre EE.UU. y Cuba, ha puntualizado Kerry en una reunión con sus homólogos de México, José Antonio Maede, y de Canadá, John Baird, en Boston (Massachusetts, noreste).

Tras destacar la importancia del papel de la asistencia de México y Canadá en las relaciones con el Gobierno cubano, Kerry ha calificado de un “interlocutor muy importante” a México para ayudar en el proceso de la reconciliación a fin de que sea fácil y efectivo.

Asimismo, el titular estadounidense no solo ha defendido la nueva postura de la Casa Blanca hacia la Isla, sino ha aseverado que Washington tiene un “enorme interés” en reiniciar las relaciones diplomáticas con Cuba.

Por otra parte, John Baird también ha acogido con beneplácito el acercamiento de Cuba y EE.UU. y ha agregado al respecto que la normalización de los vínculos bilaterales en un futuro cercano favorece a la estabilidad de la región y es un acercamiento adecuado en el momento adecuado.

Finalmente, Kerry ha sostenido que los dos Gobiernos deben tratar de bajar las tensiones en aras de encontrar una era pacífica en las relaciones bilaterales.

Además de las autoridades de alto rango de EE.UU., la mayoría de los estadounidenses apoya la normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba, así como el levantamiento del bloqueo contra el país caribeño, según un sondeo elaborado por el diario estadounidense ‘The Washington Post’ y ‘ABC News’.

Los líderes de Cuba y EE.UU. anunciaron el pasado 17 de diciembre su decisión de restablecer sus relaciones diplomáticas estancadas durante más de cinco décadas.

Sin embargo, las medidas anunciadas por la Casa Blanca no incluyen el levantamiento del bloqueo estadounidense contra la isla aplicado desde más de medio siglo, ya que requiere la connivencia de la Cámara Baja y la Casa Blanca.

(Tomado de Correo del Orinoco)

EEUU: Y sigue la perreta de Marco Rubio

Senador Marco Rubio

Senador Marco Rubio

Ahora presidirá desde el martes la primera audiencia que se realizará en el Congreso vinculada al acercamiento entre Washington y La Habana.

Lo informó este jueves en la capital estadounidense un despacho cablegráfico de la agencia noticiosa española EFE.

Esta comentó que el senador republicano de la Florida “es uno de los principales críticos de la nueva política de Estados Unidos hacia la isla”.

Agregó que este miércoles lo designaron presidente del subcomité para asuntos de la Democracia, Derechos Humanos y de la Mujer, entre otros.

Fustiga el no haber priorizado sus relaciones en la zona y achacó a eso  lo que denominó “el envalentonamiento de los tiranos”.

También, -agregó- que “competidores globales” profundicen su influencia en el continente”.
A renglón seguido admitió que Estados Unidos no ha respondido ante la proliferación de la delincuencia organizada en las Américas.

Caracterizando de nuevo a Marco Rubio, EFE dijo que se trata del “gran escéptico” sobre el proceso de acercamiento cubano-estadounidense.

La agencia noticiosa apuntó que ya el senador advirtió que trabajará  por defender los derechos humanos en los países americanos, “especialmente en Venezuela y Cuba”.

Además recordó que la primera    delegación de Washington viajó a La Habana días atrás y que la próxima ronda “de contacto” será en la capital estadounidense.

Pero, ¿quién es el legislador republicano que encabezará el primer debate de su Congreso respecto al tema Cuba?.

Un solo ejemplo, entre numerosos, sirve para ofrecer una muestra elocuente.

¿Cuándo han tenido lugar algunos de sus más ardientes ataques contra Cuba, Venezuela y otros países independientes y soberanos de América Latina?

En momentos que, como sabe la opinión pública internacional, en el segundo semestre de 2014 el régimen de Israel ejecutaba otra  una de sus masacres contra los habitantes de la diminuta y frágil Gaza.

Más de 1500 palestinos muertos, miles de heridos, una gran multitud de refugiados y de familias que huyeron luego de perder sus bienes.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navy Pillay, declaró entonces que Estados Unidos proveía a  Israel con artillería pesada para usarla en Gaza.

Pero también, subrayó, ha gastado casi mil millones de dólares con destino a la protección de los civiles israelíes contra los cohetes.

Durante una rueda de prensa la funcionaria de Naciones Unidas recordó que los civiles palestinos carecen de ese amparo.

Una tragedia sintetiza a muchas en Gaza. Ocurrió en la primera semana de agosto del 2014.

Metralla israelí destrozó a una de las escuelas  que la ONU auspicia en ese territorio árabe.

El plantel, narró un cable de la Associated Press (AP), se encontraba “atestado con cientos de palestinos que buscaban refugiarse”.

La agencia, no de Rusia, sino de Estados Unidos, agregó que el ataque israelí “dejó un panorama de almohadas, sabanas y ropas de niño salpicadas de sangre”.

Un frío comunicado del ejército de Tel Aviv se limitó a decir que esa escuela, donde murieron al menos 19 civiles, “no era de ninguna manera un blanco”.

El hecho provocó tal escándalo, que hasta un vocero del gobierno de Estados Unidos se vio forzado a desaprobarlo.

Lo hizo a través de su portavoz,  Josh Earnest, quien reprochó  el bombardeo a ese plantel de Naciones Unidas en Gaza.

De cara a tal realidad, y sobre todo ahora, vale indagar, ¿hubo algún pronunciamiento del senador Marco Rubio en cuanto a esa barbaridad?

Guardó silencio, igual que cuando Argentina, con el total apoyo de América Latina, ha exigido sus legítimos derechos sobre las Islas Malvinas que ocupa militarmente Gran Bretaña.

Abrió sus puertas el año 2015 y todavía el senador floridano Marco Rubio, tan rigurosamente severo con Cuba y otros, no ha rectificado su comportamiento.

Meses atrás, The Washington Post lo calificó de mentiroso al descubrir la patraña que montó sobre sus padres “fugitivos del castrismo” en la isla.

Lo verdadero, como demostró la investigación del periódico, sus progenitores abandonaron Cuba en 1956, evadiendo la honda pobreza que entonces prevalecía.

O sea, algo más de dos años antes del triunfo de la Revolución que barrió con la tiranía de Fulgencio Batista y de la llegada de Fidel Castro a La Habana.

Hasta que el Post lo desenmascaró, Marco Rubio utilizó en Miami esa falsa versión para sacarle dividendos políticos a su favor.

He ahí la figura que legisladores republicanos impusieron para presidir en el Congreso la primera audiencia sobre el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

(Tomado del blog yohandri.com)

CELAC RESPALDA CUBA CONTRA BLOQUEO DE EEUU

Rafael Correa, Luis Guillermo SolisLos mandatarios de América Latina y el Caribe concluyeron el jueves una cumbre con la Declaración de Belén que incluyó un nuevo voto de respaldo a Cuba y un llamado a Estados Unidos para que levante el bloqueo económico sobre la isla.

Pese a que la pobreza que afecta a 167 millones de personas en la región era el tema central previsto en la agenda, el acercamiento iniciado en diciembre entre Cuba y Estados Unidos se constituyó en protagonista de esta tercera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La “Declaración Política de Belén” de 98 puntos incluyó un voto de complacencia por el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.

“Reafirmar nuestro llamado al gobierno de los Estados Unidos a que ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero que impone a dicha nación hermana desde hace más de cinco décadas. Instar al Presidente de los Estados Unidos a que, en ese camino, utilice sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo”, dice la declaración.

Además de la declaración política, los mandatarios aprobaron 26 resoluciones especiales sobre medio ambiente, educación, salud y política regional.

En la declaración suscrita en Belén, sede de esta cumbre ubicada a 15 kilómetros al oeste de San José, se acoge el plan de acción presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, para erradicar el hambre y la desnutrición en la región.

Pese a no formar parte de la CELAC, Puerto Rico fue protagonista de esta cumbre, pues se incluyó un punto para reiterar el “carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico”.

El tema del estado libre asociado puertorriqueño provocó un incidente el miércoles tras la decisión de Nicaragua de integrar en su delegación al líder independentista puertorriqueño Rubén Berríos, a quien el mandatario nicaragüense Daniel Ortega cedió la palabra en el pleno de los presidentes. Y el jueves intentó incluir a Berríos en el encuentro privado de los presidentes, lo que provocó la protesta de otras delegaciones y obligó a adelantar el cierre de la cumbre y cancelar esa actividad.

La declaración relativa al “fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos” fue rechazada por solicitud del presidente ecuatoriano Rafael Correa quien adujo que el sistema está en “en decadencia”. Aseguró que no hay “consistencia” cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos está en Washington, pero Estados Unidos no firma el Pacto de San José que establece las obligaciones de la Corte del sistema continental, con sede en Costa Rica.

“¿Por qué tenemos que discutir nuestros asuntos en Washington?”, cuestionó Correa a los representes de los 33 países que integran la CELAC.

“Solo 7 países de los 35 del continente hemos suscrito todos los instrumentos interamericanos de derechos humanos, Estados Unidos ninguno y tiene la sede del Comisión Interamericana”, añadió.

Costa Rica pasó la Presidencia Pro Témpore de la CELAC a Ecuador, que la ejercerá hasta la cuarta Cumbre en 2016 en ese país sudamericano.

(Información de la AP)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57.757 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: