Presidente de Google dice estar en contra del bloqueo a Cuba

Eric Schmidt junto a Barack Obama. Foto: Progreso Semanal

Eric Schmidt junto a Barack Obama. Foto: Progreso Semanal

“Estas políticas no parecen razonables: hay decenas de países a los que consideramos aliados y a donde se nos permite viajar y que significan una amenaza mucho mayor que Cuba para EE.UU. en esta década”, afirma el Presidente de Google, Eric Schmidt, quien publicó anoche un post en su página en Google+ donde reseña su reciente viaje a la Isla. Lo acompañaron los directivos de su empresa Jared Cohen, Brett Perlmutter y Dan Keyserling.

También incluyó en su nota varias fotos tomadas por él en La Habana.

Schmidt aseguró que “el pueblo cubano, moderno y muy bien educado, define la experiencia con la calidez que solo expresa la cultura latina: una música tremenda, comida y entretenimiento (la mayor parte de los cuales no pudimos disfrutar; más acerca de esa visa en un minuto)”, añade.

“Los dos mayores logros de la Revolución, como ellos lo llaman, es el sistema universal de salud gratuito para todos los ciudadanos, con médicos muy buenos, y la clara mayoría de mujeres en niveles ejecutivos y de gerencia en el país. Casi todos los líderes que conocimos eran mujeres, y una bromeó con nosotros con una amplia sonrisa que la revolución prometió la igualdad, a los hombres machistas no les gustó, pero ‘se han acostumbrado”, asegura.

Sobre el bloqueo añade:

“El embargo ahora codificado en la Ley Helms-Burton de 1996, define todo para EE.UU. y Cuba. (Los cubanos lo llaman un “bloqueo” y una valla lo describe como genocidio.). El gobierno de EE.UU. califica a Cuba de “estado patrocinador del terrorismo”, en el mismo plano que Corea del Norte, Siria, Irán y Sudán del Norte. Los viajes al país están controlados por una oficina norteamericana llamada OFAC y bajo nuestra licencia no se nos permitía hacer nada, a no ser tener reuniones de negocios, y nuestro hotel debía costar menos de $100 dólares por día y los gastos totales diarios $188. No es sorprendente que en La Habana haya muchas habitaciones de hotel que cuestan $99.

Afirma que “estas políticas no parecen razonables: hay decenas de países a los que consideramos aliados y a donde se nos permite viajar y que significan una amenaza mucho mayor que Cuba para EE.UU. en esta década. Los cubanos creen que esto es en gran medida un asunto de política local de la Florida y que la juventud cubanoamericana toda apoya la normalización junto con el resto de la comunidad de negocios de EE.UU.”

Schmidt concluye:

“Cuba tendrá que abrir su economía política y comercial, y EE.UU. tendrá que superar su historia y eliminar el embargo. Ambos países tienen que hacer algo que es difícil de hacer desde el punto de vista político, pero valdrá la pena.”

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

( Tomado de Cubadebate )

Cuba-Usa: Algo se mueve

Señales sobre el Estrecho de La Florida.

c98c6e1070f3844b9f3f560f9e1baf07_LPor: Leonardo Padura Fuentes

No puede ser casual que una semana antes de la publicación de Hard Choices, las memorias de Hillary Clinton, se hayan filtrado a la prensa unos extractos del libro en los que se habla, precisamente,  de la política estadounidense de embargo a Cuba.

Respecto al tema candente que ha gravitado sobre la vida cubana durante los últimos 52 años, la Clinton asegura en su libro que durante su periodo al frente de la Secretaría de Estado exhortó al presidente Obama para “que levantara o relajara el embargo, porque ya no era conveniente para los Estados Unidos ni fomentaba el cambio en la isla comunista”.

Las opiniones de la ex secretaria de Estado caen en la palestra pública apenas dos semanas después de que un grupo de 44 personalidades de la política, la sociedad y la economía de ese país enviaron una carta al presidente pidiéndole algo similar: una mayor flexibilización de las relaciones con la isla, potenciando los viajes de todos los norteamericanos a Cuba (y no solo de cubanoamericanos, religiosos o proyectos culturales) y llegan a reclamar que se sostengan conversaciones serias con las autoridades del país vecino sobre diversos temas de interés mutuo, como la seguridad nacional.

Aunque el mensaje al mandatario reconoce que, por tratarse de una Ley, poco se puede hacer en el Congreso sobre el tema de la flexibilización del embargo –y más de la cancelación- aun así el presidente Obama tiene en sus manos la posibilidad de impulsar un avance en el acercamiento a Cuba que pudiera ser incluso notable, apoyado en sus facultades ejecutivas y en un momento en que la opinión pública estadounidense favorece una mayor relación con el pueblo cubano.

Según recoge una encuesta reciente que ha circulado en los medios, el 53% de los norteamericanos están en contra del embargo, un porcentaje que se incrementa entre los ciudadanos de origen latino y hasta resulta superior en la compleja comunidad de los descendientes de cubanos, donde alcanza un 73%. Estas cifras reflejan cómo se ha ido produciendo un cambio de percepción importante del tema, incluso dentro del estado de La Florida, donde se afirma que hoy la mayoría de los cubano-estadounidenses están de acuerdo en que la política del bloqueo sencillamente es obsoleta porque no funciona y hasta afecta sus intereses personales y comerciales –más aun a la luz de la nueva Ley de Inversión Extranjera adoptada por Cuba, de la cual ellos no pueden beneficiarse precisamente por la existencia de la Ley del Embargo.

Casi al mismo tiempo en que se hacía pública la importante misiva, llegaba a Cuba Thomas Donohue, presidente ejecutivo principal de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, al frente de una delegación de empresarios que se declararon interesados en conocer de primera mano las nuevas reformas económicas puestas en marcha en Cuba.

Recibido incluso por el presidente Raúl Castro, y luego de visitar proyectos económicos como el que se ha abierto en el Puerto del Mariel, Donahue declaró que ya era hora de iniciar un nuevo capítulo en las relaciones entre ambos países: “el momento de empezar es ahora”. Y esa opinión, cuando es expresada por alguien como Thomas Donahue, no es cualquier cosa.

Luego, comenzando el mes, llegó a La Habana una nutrida delegación de periodistas y académicos convocados por la revista The Nation, quienes realizaban su primer intercambio educativo con este país y, como se anunció, el grupo sostendría reuniones con cubanos de diferentes sectores sociales, incluidos trabajadores por cuenta propia. Poco antes, al congreso de LASA efectuado en Estados Unidos, había asistido la mayor delegación cubana en la historia de estos foros académicos.

Este alud de visitas, declaraciones, revelaciones e intereses expresos no puede ser casual. Al cabo de 52 años de bloqueo económico y financiero a Cuba (que impide o dificulta tantas cosas, desde los viajes de los cubano-americanos hasta el hecho casi insólito de que un pelotero cubano radicado en la nación caribeña pueda jugar o no en la Liga Mexicana de Beisbol), parece que al fin la lógica y la razón empiezan a imponerse en Estados Unidos respecto al modo manejar las relaciones con Cuba, aunque tras ella existan motivos de carácter económico y político muy concretos.

Como se sabe, el embargo o bloqueo norteamericano a Cuba es un hijo directo de la guerra fría y de la crisis de los misiles en los tempranos años 1960. Pero su existencia ha perdurado en el tiempo y, en la década de1990, con la esperanza de ayudar a una debacle cubana tras la desaparición de la Unión Soviética, se hizo más férrea gracias a la aprobación de la Ley Helms-Burton, que le ratificó a esa política un carácter extraterritorial. Pero desde entonces el mundo ha cambiado y… Cuba también.

Si todas estas nuevas señales conducen a una flexibilización del bloqueo o, incluso, a que su derogación sea contemplada, Cuba alcanzaría una importante victoria política y los ciudadanos cubanos recibirían un muy ansiado alivio de lo que se ha convertido en un diferendo interminable. En cualquier caso, para la isla y sus proyectos económicos podría ser muy importante quedar libre de una política económica (condenada en los foros de la ONU por la inmensa mayoría de los países del mundo) que ha dejado caer sobre el país y sus habitantes todo su peso a lo largo de sus 52 años de existencia, una política que ahora los propios norteamericanos consideran fracasada (2014).

( Tomado de IPSCuba )

Cuba: Bloqueo de EEUU niega intercambios científicos y apoyo a programas de salud en Cuba

imagesEl coordinador de programa MediCuba-Suiza, Beat Schmid, dijo hoy que el banco Credit Suisse se negó a realizar transacciones a esa organización solidaria, restricción que calificó de nueva dimensión del bloqueo del gobierno estadounidense contra Cuba.

En entrevista con Prensa Latina, Schmid señaló además que MediCuba-Suiza está radicada en Suiza y sus proyectos de trabajo los realiza desde hace 20 años en esta isla, consistentes en intercambios científicos y apoyo a programas de salud fundamentalmente.

Contamos con mil 600 miembros en Suiza y más de cuatro mil donantes: personas que contribuyen con su dinero a nuestros proyectos, precisó.

Comentó que una solicitud de transferencia interna en Suiza desde una cuenta de una persona en Berna para pagar una membresía anual de Medicaba-Suiza a su cuenta en Zurich fue denegada por el Credit Suisse, uno de los dos mayores bancos de ese país, con el argumento de que cumplen con los más altos principios éticos y de todas las disposiciones legales y que no realizan transacciones a países sancionados.

A juicio del coordinador de programa de MediCuba-Suiza, que una de las dos bancas mayores helvéticas limite el derecho de sus clientes de apoyar la labor de una organización humanitaria suiza, al bloquear transferencias en francos suizos y en ese país, constituye un hecho tan preocupante como es cínica su justificación.

La única sanción contra Cuba -señala al respecto Schmid- es el bloqueo económico y financiero, ilegal e ilegítimo que desde hace más de 50 años Estados Unidos ejerce contra Cuba, tal como muestran las resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas, que lo condena unánimemente, con sólo los votos en contra de ese país e Israel.

Además -prosigue- esta condena a esa medida unilateral es compartida en ese foro por el Gobierno de Suiza y la Unión Europea.

Que un banco suizo invoque el cumplimiento de ¿principios éticos es, teniendo en cuenta el historial triste del sector financiero en las últimas décadas (desde la Segunda Guerra Mundial, pasando por albergar fortunas de dictadores y hasta la promoción activa de la evasión de impuestos para clientes acaudalados de países industrializados) ridículo e inaceptable, subrayó.

Consideró a que se trata de una actitud servil frente al gobierno de Estados Unidos, donde el mencionado banco tiene muchísimos intereses económicos como cualquier otra transnacional.

Además valoró lo ocurrido como un antecedente peligroso porque podría ampliarse y afectar no solo el trabajo de una organización humanitaria, sino también los flujos comerciales y turísticos a los cuales esta isla tiene todo el derecho a participar.

Exigimos a Crédit Suisse una disculpa hacia MediCuba-Suiza y otras organizaciones helvéticas cuya recepción de donaciones se ha visto afectada por esta medida y de normalizar de inmediato el flujo de pagos, concluyó.

( Tomado de PL )

Bloqueo de EE.UU. a Cuba entorpece las investigaciones marítimas de científicos norteamericanos

Frank Muller-Karger. Foto: USF News.

Frank Muller-Karger. Foto: USF News.

Científicos de varias universidades de Florida afirmaron hoy que el bloqueo de Estados Unidos a Cubaentorpece las investigaciones marítimas, al impedirles viajar a la nación caribeña para contactar con sus profesionales y reforzar los vínculos académicos.

“Lamentablemente, a nosotros en Florida trabajar en Cuba nos resulta más difícil que a los de cualquier otro estado de Estados Unidos”, comentó a periodistas Donald Behringer, profesor asistente de la facultad de Recursos Forestales y Conservación, y del Instituto de Patógenos Emergentes de la universidad de ese territorio sureño.

De acuerdo con el intelectual, existe interés en colaborar con sus colegas antillanos en un estudio que podría revertir el deterioro de arrecifes de corales, prevenir un exceso de pesca y generar una mayor comprensión del ecosistema del Golfo de México.

Pero la ley del Senado 2434, prohíbe que el dinero de una universidad estatal, incluido las becas de fundaciones privadas, sea usado para viajar a Cuba u otros países incluidos en la lista negra de Washington.

Behringer indicó que Florida es el único estado del país con ese tipo de medidas y, en consecuencia, afecta a sus centros de altos estudios.

En similares términos se pronunció el experto Dan Whittle, del Fondo de Defensa del Medio Ambiente.

“Es una lástima que tengamos las manos tan atadas”, dijo al informar sobre un trabajo de su institución sobre los ecosistemas marinos y costeros de Cuba.

Mientras, el profesor de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad del Sur de Florida Frank Muller-Karger consideró que al tener cerradas las puertas para el intercambio académico, los centros públicos de altos estudios en ese estado corren el riesgo de no atraer a los estudiantes de biología marina más prometedores.

El bloqueo estadounidense ha costado al pueblo cubano más de un billón 157 mil 327 millones de dólares y constituye una violación de la Carta de Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional.

La comunidad internacional ha condenado y exigido el levantamiento inmediato de esa medida durante 22 años consecutivos ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

En las últimas semanas, empresarios, legisladores, personalidades y un exgobernador de Floridaabogaron por el levantamiento del cerco hostil de la Casa Blanca.

Incluso una reciente encuesta del prestigioso Atlantic Council mostró que 56 por ciento de ciudadanos estadounidenses desean la normalización de las relaciones con Cuba.

Esa opinión la comparte también el 63 por ciento de los habitantes de Florida y el 62 por ciento de la comunidad hispana, la mayor minoría étnica de Estados Unidos.

(Con información de Cubadebate)

Exgobernador Crist pide el fin del bloqueo a Cuba

Charlie Crist.  (AP)

Charlie Crist. (AP)

El exgobernador de Florida, Charlie Crist, pidió el fin del bloqueo a Cuba en un programa de televisión la noche del viernes.

El republicano que después se pasó a las filas demócratas y que ahora aspira a la gobernación de Florida, se presentó el viernes en el show de la cadena HBO “Real Time with Bill Maher” donde comentó sobre el bloqueo a Cuba. “No creo que ha funcionado”, dijo al referirse al embargo que ha durado 52 años.

Crist también estuvo de acuerdo con el anfitrión del programa, Bill Maher, que los políticos deben enfrentarse a los cubanos del exilio que apoyan las sanciones económicas.

El gobernador Rick Scott calificó el sábado los comentarios de “insultantes” y agregó: “Nuestra comunidad cubana necesita que la defiendan”.

Crist, que se presentó en el show del viernes para promover su libro, dijo que el levantamiento del bloqueo traería más empleos a la Florida.

Joe García, el primer cubanoamericano demócrata por Florida que ha sido elegido al Congreso federal, también apoya medidas que alivien las restricciones del bloqueo.

Cuba: Los cubanos se preparan para celebrar el aniversario 55 de la Revolución

bandera-cubana

Empeñados en el camino escogido el 1 de enero de 1959, aunque inmersos en un proceso gradual para actualizar su modelo socioeconómico.

El socialismo seguirá en la isla, y el propósito es que sea próspero y sustentable, según los lineamientos aprobados por el Partido Comunista de Cuba y que marcan el proceso de cambios en la nación caribeña.

Se trata de otro momento histórico en el proceso revolucionario cubano, que se ha sustentado en la unidad de la nación y en la resistencia a la hostilidad de sucesivas administraciones de Estados Unidos.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Cuba ha soportado el bloqueo más largo de la historia, por el cual se le niegan inversiones, financiamiento, avances tecnológicos, medicinas y alimentos.

Los cubanos han pagado además un alto precio: más de tres mil murieron y una cifra similar resultó herido o incapacitado por actos terroristas financiados y apoyados desde territorio estadounidense.

Ataques armados, sabotajes, atentados a los líderes de la Revolución, agresiones biológicas, planes de subversión interna y de aislamiento externo formaron parte del arsenal contra la pequeña isla caribeña.

Pero nada de esto desvió un milímetro la trayectoria del proceso cubano que convirtió cuarteles en escuelas, impulsó la reforma agraria, liquidó el latifundio y nacionalizó sectores vitales de la economía.

No fue casual que el líder histórico de los cubanos, Fidel Castro, declarara en abril de 1961 el carácter socialista de la Revolución, en vísperas de la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos cuya derrota fue calificada aquí como la primera derrota del imperialismo yanki en América Latina.

Desde entonces la ruta ha estado preñada de obstáculos, pero también de avances y conquistas que hoy, en medio de dificultades económicas, se mantienen y el propósito es hacerlas más eficientes.

Cuba cerró el año con la menor mortalidad infantil y materna de su historia, obra de un sistema de salud pública que no solo llega a todos los confines del país, sino que se extienden a numerosas naciones.

La mayor de las Antillas está entre los 50 países con mayor proporción de personas con 60 años o más, lo cual es interpretado como resultado de la política de desarrollo social y derechos humanos.

Gran parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio están cumplidos en esta tierra, cuya vecindad con la mayor potencia del planeta resulta espada de Damocles, en particular por la política de bloqueo.

Aún así, sus índices le sitúan como un país de alto desarrollo humano, que ocupa el lugar 51 entre 187 países.

Por su parte la Organización de Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco) coloca a Cuba en el lugar 14 en el mundo en su Índice de Desarrollo de la Educación para Todos.

De un país monoproductor de azúcar de caña, la economía cubana se sustenta más en su capital humano, especialistas en salud, educación y otros que hacen de los servicios la fuente más importante de ingresos.

Las transformaciones apuntalan a la empresa socialista como la piedra angular del sistema económico, pero abren espacios a otras formas de producción que incluyen las cooperativas y el trabajo por cuenta propia.

Una particularidad es que los más de 400 mil trabajadores cuentapropistas tienen asegurada la seguridad social, a diferencia de otras naciones donde los que viven de la llamada economía informal carecen de esas prestaciones.

La actualización de la política migratoria, el nuevo Código del Trabajo, la creación de la Zona de Desarrollo Especial del Mariel (al oeste de aquí), la entrega de tierra en usufructo, son algunas de las medidas y pasos de los cambios sin pausa, pero sin prisa que tienen lugar en la isla.

Al propio tiempo, el marco legal e institucional del país para la actualización del modelo económico se construye sobre la base de la justicia social y la solidaridad.

Vinculado a todo este quehacer, Cuba consiguió este año importantes avances en la renegociación de su deuda externa, en particular el acuerdo con Rusia respecto a la condonación del débito existente con la antigua Unión Soviética.

El presidente Raúl Castro ha sido enfático en la posición de principios de honrar los compromisos financieros del país, cuya credibilidad en la materia ha remontado y abre nuevas posibilidades de inversiones y financiamiento.

Según las autoridades, los dos próximos años serán decisivos para el proceso de actualización, con la consolidación de experimentos y la aplicación de otros, incluidos los primeros pasos para la unificación monetaria y cambiaria que permitirá mejores controles de los parámetros de la economía.

Entretanto, los cubanos por estos días tienen razones para celebrar y ese espíritu se respira en las calles, centros de trabajo y estudio donde las felicitaciones, intercambios de regalos y celebraciones denotan confianza en el devenir.

Así ocurre este 24 de diciembre, donde el tema predominante es la celebración de la Nochebuena en familia, antesala de la despedida de 2013 y la llegada del año 56 de la Revolución.

( Tomado de Cubadebate )

Bloqueo EE.UU. amenaza labor de prensa cubana en la ONU

29lht-cuba-vs-bloqueoLa negativa del banco norteamericano M&T a continuar la prestación de servicios a misiones diplomáticas de Cuba en Estados Unidos alcanzó además a la corresponsalía de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina ante Naciones Unidas.

Según un reporte de la propia agencia, desde marzo de 2010 la institución bancaria albergaba la cuenta de la oficina de Prensa Latina en la organización mundial, medio con más de cinco décadas de labor dentro de la sede central de la ONU en Nueva York.

Sin embargo, el pasado 12 de julio, el corresponsal de la agencia recibió una carta firmada por Peter Senica, vicepresidente del M&T Bank, con cuartel general en Baltimore, quien informó la decisión de cerrar la división que brinda servicios a entidades diplomáticas y todas las cuentas relacionadas, incluidas las individuales de sus empleados y familias.

La representación de la organización informativa ante la ONU renovó y recibió en enero de este año la licencia especial otorgada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro, con vigencia hasta el 2015.

Ese documento, enmarcado en \”las regulaciones del control de activos cubanos\” (bloqueo), autorizó al M&T Bank a abrir, mantener y operar la cuenta a nombre de Prensa Latina, solo para cubrir sus gastos personales.

Con sede central en esta capital y casi por cumplir 55 años de labor, Prensa Latina está reconocida a nivel mundial como un medio internacional de noticias, especializado en América Latina y el Caribe, con 30 oficinas en todos los continentes.

La Sección de Intereses de Cuba en la capital estadounidense denunció hace tres días las restricciones vigentes derivadas de la política de bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno norteamericano contra Cuba.

Subrayó que esas limitaciones han hecho imposible encontrar hasta la fecha un banco estadounidense o de otro país, con sede en Estados Unidos, que asuma las cuentas bancarias de las misiones diplomáticas cubanas y por tanto suspendió los servicios consulares.

Y reiteró que el Gobierno de Estados Unidos tiene la obligación jurídica de garantizar el cumplimiento de las convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares.

¿Por qué el bloqueo a Cuba?

MANUEL E. YEPE

bloqueo

 

La pregunta que con mayor reiteración hacen los ciudadanos estadounidenses a sus interlocutores cubanos cuando visitan la Isla es el porqué del bloqueo a Cuba, tan pronto se percatan de algunos efectos de la inhumana política del gobierno de Washington desde hace más de 50 años.

Es evidente, por supuesto, que los motivos que han llevado al establecimiento y mantenimiento tan largo tiempo de aquello que eufemísticamente se califica como “embargo” en Estados Unidos, solo podrían brindarlos los propios patrocinadores de la Casa Blanca.

Pero es sabido que tales justificaciones, como las que se plantean para persistir en la política general de hostilidad hacia Cuba por el gobierno de Estados Unidos han variado a lo largo de los años.

Inicialmente se dijo públicamente que se trataba de una represalia por la nacionalización de propiedades de ciudadanos estadounidenses en la Isla, argumento que se vio debilitado por la disposición de las autoridades cubanas de discutir y acordar fórmulas de compensación adecuada.

Cuba logró de esa manera solucionar los problemas similares que se presentaron con empresarios de otros países. Pero el gobierno estadounidense se negó categóricamente a sostener tales discusiones y prohibió a sus súbditos afectados discutir directamente con el gobierno de Cuba cualquier forma de compensación.

Una definición concreta de las intenciones del bloqueo se conoció apenas en 1991 al desclasificarse una serie de documentos sobre política exterior de Estados Unidos en los años inmediatos posteriores al triunfo de la revolución cubana.

En la página 885 del informe del Departamento de Estado de Estados Unidos de 1958 a 1960 (Volumen VI) aparece un memorándum secreto fechado el 6 de abril de 1960 del Subsecretario Asistente para Asuntos Interamericanos, Lester D. Mallory, que consignaba:

“… La mayoría de los cubanos apoya a Castro(… ) el único modo previsible de restarle apoyo interno es a través del desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales(… ) hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba(… ) una línea de acción que, aun siendo la más mañosa y discreta posible, logre los mayores avances en privar a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del Go-bierno”.

Más tarde, en ese mismo año 1960, el presidente Eisenhower instituyó el “embargo” económico y comercial a Cuba. Pero el cruel e inmoral método para tan ilegítimo fin nunca ha sido reconocido por Washington pese a que lo han practicado y defendido con tenacidad once sucesivos gobiernos de Estados Unidos, desde el republicano de Eisenhower hasta el demócrata de Obama.

Las razones esgrimidas por la superpotencia para la irracional política han ido, desde la nacionalización no compensada de propiedades de estadounidenses antes mencionada, hasta “la promoción” por Cuba de la insurrección en América Latina y África; los peligros para su seguridad nacional por ser Cuba un satélite de la Unión Soviética, pasando por supuestas violaciones de los derechos humanos.

La historia se ha encargado de desmentir uno por uno estos pretextos mediante el reconocimiento, por la mayoría de los gobiernos actuales de América Latina y el Caribe llegados al poder por vías democráticas, de los méritos del apoyo cubano a los procesos de liberación en el continente; la continuidad del proceso revolucionario cubano pese a la disipación de la Unión Soviética, y el reconocimiento universal de Cuba como vanguardia en la lucha por el respeto y la defensa de los derechos humanos, con resultados grandes y concretos.

El hecho de que por vigésima segunda ocasión en igual número de años sucesivos la comunidad mundial haya expresado un rechazo, que se ha ido haciendo cada vez más unánime, al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y nuevamente la representación de Washington en la Asamblea General de la ONU se viera aislada y humillada ante la opinión global y dejada en la más incómoda de las posiciones, constituye un estímulo y una esperanza para las luchas de todos los pueblos del mundo por su emancipación y dignidad.

Cuba: Palabras del Canciller Bruno Rodríguez en la ONU

bruno-en-onu-2-580x320

Sesión del 68 período de la Asamblea de la ONU en Nueva York durante la intervención del Canciller cubano. Foto: Massiel Rivero/ Representación de Cuba en ONU

INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE CUBA, BRUNO RODRÍGUEZ PARRILLA EN EL 68 PERIODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS, EN EL TEMA: “NECESIDAD DE PONER FIN AL BLOQUEO ECONÓMICO, COMERCIAL Y FINANCIERO IMPUESTO POR LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA CONTRA CUBA”. NUEVA YORK, 29 DE OCTUBRE DE 2013.

Señor Presidente:

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos ha puesto como condiciones para emitir una licencia que autorice cualquier suministro de equipos, dispositivos o medicamentos, al Cardiocentro Pediátrico William Soler de La Habana, el uso exclusivo de estos en pacientes cubanos, monitorear su destino final, que no se utilicen en actos de tortura, en violaciones de derechos humanos, en producciones biotecnológicas, ni sean re-exportados. En el Apéndice E del formulario de la licencia, pide numerosos datos para cerciorarse de que el Cardiocentro no tiene vínculos con la producción de armas químicas y biológicas, con tecnologías de misiles, ni armas nucleares.
Decenas de prestigiosos especialistas, al menos cinco reconocidos hospitales estadounidenses y muchos otros en el planeta conocen bien esta institución especializada en Cardiología y Cardiocirugía pediátricas, que desde el 2010, ha operado del corazón a 1 101 niños y atendido a decenas de miles de pequeños pacientes.

Sin embargo, el Cardiocentro continúa siendo catalogado por el Departamento de Comercio como “Hospital Denegado”.

Como consecuencia, las niñas y niños cubanos no pueden ser tratados con el dispositivo Amplatzer para curar la comunicación interauricular o cerrar el cortocircuito vascular en el conducto arterioso del corazón, ni con los dispositivos utilizados en el cateterismo intervencionista, o recibir medicamentos de mejor calidad para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, anti-arrítmicos y antibióticos de última generación.

Por esa razón, decenas de menores sufrieron cirugías toráxicas que pudieron ser evitadas. Otros ciento dos niños operados, con hipertensión pulmonar, no pudieron ser tratados con gas óxido nítrico, que es una de las mejores terapéuticas disponibles.

De igual manera, el Instituto de Cirugía Cardiovascular carece de piezas de repuesto, contraste y software avanzado para realizar eco-cardiografías.

El Hospital Ortopédico Frank País no puede sustituir la Cámara Gamma SOPHA, necesaria para el diagnóstico de afecciones tumorales malignas, infecciones óseas y articulares.

El Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí no puede acceder al antiviral en solución oral infantil Kalestra, al no tener licencia del Departamento del Tesoro para su importación. Este medicamento inhibe la replicación del virus en niños nacidos con SIDA, aumenta su inmunidad y previene las enfermedades oportunistas.

Los daños humanos que produce el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos impuesto a Cuba son incalculables. Provoca sufrimientos y constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos. El 76% de los cubanos han vivido bajo sus efectos devastadores desde su nacimiento.

El bloqueo califica como un acto de genocidio, según el artículo II de la Convención de Ginebra de 1948 para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; y también como un acto de guerra económica, de acuerdo con la Declaración Relativa al Derecho de la Guerra Marítima adoptada en 1909.

El Departamento de Estado miente y manipula datos de remesas de la emigración y de las pequeñas donaciones de organizaciones no gubernamentales, que él mismo obstaculiza, para presentar a su gobierno como un donante de ayuda humanitaria a nuestra nación.

El memorando del subsecretario asistente de Estado Lester Mallory, escrito el 6 de abril de 1960 y desclasificado 30 años después, dice, cito:

“La mayoría de los cubanos apoyan a Castro […] No existe una oposición política efectiva [...] El único medio posible para hacerle perder el apoyo interno [al gobierno] es provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria [...] Hay que poner en práctica rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica [...] negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”. Fin de la cita.

Es bárbaro e insólito que 53 años después, persista la misma política.

Señor Presidente:

Los daños económicos acumulados en medio siglo debido al bloqueo ascienden a un billón 157 mil millones de dólares, más de un millón de millones.

Hemos alcanzado resultados innegables en la eliminación de la pobreza y el hambre, en índices de salud y educación que son de referencia mundial, en la promoción de la igualdad de género, en la libertad y el bienestar equitativo, en el consenso social, en la participación democrática de los ciudadanos en las decisiones de gobierno, en la reversión del deterioro ambiental, y en el desarrollo de la cooperación internacional con un centenar de países del Tercer Mundo, ¿cuánto más no habríamos podido hacer sin este colosal obstáculo a nuestro desarrollo y los enormes costos humanos y financieros que nos han impuesto?.

Durante el gobierno del presidente Obama, el bloqueo ha sido recrudecido, en particular en el sector financiero.

Históricamente, Estados Unidos ha empleado en la persecución y vigilancia de nuestras transacciones financieras y relaciones económicas el enorme poderío tecnológico de su sistema masivo de espionaje global recientemente denunciado.

Desde enero de 2009 hasta septiembre de 2013, se han impuesto multas a 30 entidades norteamericanas y extranjeras, cuyos montos totalizan más de 2 mil 446 millones de dólares por relacionarse con Cuba y otros países.

En diciembre del 2012, el banco británico HSBC, fue multado, por la misma razón, en un monto de 375 millones de USD y el banco japonés Tokio-Mitsubishi UFJ con 8,6 millones.

En marzo del 2013, la agencia Reuters suspendió los servicios de información bancaria y financiera.

El cerco económico se ha apretado y su impacto está presente en las carencias y dificultades que sufre la familia cubana en todos los aspectos de su vida.

Estados Unidos no es un socio comercial de Cuba, como afirman desvergonzadamente sus representantes, porque no puede serlo el Estado al que no se puede exportar ni comprar productos o servicios, ni usar el dólar en nuestras transacciones; de cuyas subsidiarias en terceros países no se nos permite adquirir medicinas ni alimentos debido a la Ley Torricelli, que también prohíbe entrar en sus puertos, durante 180 días, a los barcos de todo el mundo que atraquen en la isla; que impide a otras naciones vendernos todo lo que tenga más de un 10% de componentes estadounidenses o exportar aquí cualquier producto que contenga materias primas cubanas. No lo es el Estado en que rige la Ley Helms-Burton, que amplió de forma inédita las dimensiones extraterritoriales del bloqueo y codificó integralmente el “cambio de régimen” y la ulterior intervención en Cuba, ni el Estado que invoca la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917, solo aplicable a situaciones de guerra y únicamente vigente para Cuba.

Nuestra pequeña isla no es una amenaza para la seguridad nacional de la superpotencia. Entonces, ¿por qué los norteamericanos no pueden acceder a productos cubanos de primera calidad, a nuestros medicamentos de última generación? ¿Por qué sus empresarios pierden oportunidades? ¿Por qué no se abren negocios que crearían empleos en tiempos de crisis? ¿Por qué las compañías norteamericanas no pueden acceder a la nueva Zona Especial de Desarrollo del Mariel?

Las sanciones permanecen intactas y se aplican con todo rigor. No es un asunto bilateral. El bloqueo es agresivamente extraterritorial y una violación del Derecho Internacional que lacera la soberanía de todos los Estados. Es una transgresión de las normas internacionales de comercio y de la libertad de navegación. La cruel inclusión de medicinas y alimentos quebranta el Derecho Internacional Humanitario. Es un acto hostil y unilateral que debe cesar unilateralmente.

Señor Presidente:

El bloqueo es el principal obstáculo al más amplio acceso a internet y las tecnologías de la información y las comunicaciones, al restringir el ancho de banda de la isla, encarecer la conectividad e impedir la conexión a los cables submarinos cercanos.

Las sanciones limitan gravemente los contactos entre ambos pueblos y los que permite, los condiciona con propósitos de “cambio de régimen” y desestabilización interna.

A pesar de que Washington ha autorizado muy selectivamente algunos intercambios culturales, académicos y científicos, estos continúan sujetos a severas restricciones y múltiples proyectos de este tipo no pudieron realizarse debido a las negativas de licencias, visas y otras burocráticas autorizaciones.

Cuba es el único destino en el planeta, prohibido a los viajes de los ciudadanos estadounidenses. Es un asunto constitucional relevante que, en esta materia, los ciudadanos norteamericanos no sean iguales ante la ley, según sean o no de origen cubano.

El Equipo Nacional de Beisbol no ha podido cobrar los pagos adeudados por su participación en el II y III Clásicos Mundiales de 2009 y 2013. Se denegó la licencia a 300 corredores norteamericanos para participar en el maratón Marabana, en 2012.

Más de 300 músicos, que participaron en decenas de proyectos artísticos en este país, no han podido recibir remuneración.

La emigración cubana sufre medidas discriminatorias. La respuesta a la reforma de la ley migratoria cubana, de enero de 2013, ha sido la persistencia en la aplicación de la Ley de Ajuste Cubano y en la política “pies secos-pies mojados” que alientan la emigración ilegal e insegura y el tráfico de personas, las cuales provocan pérdidas de vidas humanas.

Curiosamente, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) embargó los fondos de una Organización No Gubernamental británica, destinados a adquirir y distribuir en el Reino Unido el libro “La guerra económica contra Cuba” de un autor europeo, producido por la editorial Monthly Review Press, basada en Nueva York.

Durante tres meses, fueron retenidos los fondos del Consejo Latinoamericano de Iglesias previstos para costear su VI Asamblea General en La Habana.

La cooperación humanitaria, principalmente médica y educativa, que brindamos a decenas de pueblos también es objeto de represión.

El bloqueo es un acto inculto que impide el libre movimiento de las personas, el flujo de la información, el intercambio de ideas y el desarrollo de vínculos culturales, deportivos y científicos.

La política estadounidense contra Cuba sufre absoluto aislamiento y descrédito mundial y carece de sustento ético o legal. Así lo demuestran los más de 180 votos en esta Asamblea General, los discursos de decenas de Jefes de Estado y Gobierno en el Debate General y los argumentos de los Estados Miembros y las Organizaciones Internacionales expuestos en el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas.

Señor Presidente:

El Presidente Obama podría utilizar sus amplias facultades constitucionales, aun sin pasar por el Congreso, para generar una dinámica que cambie la situación. En definitiva, los norteamericanos dicen que fue elegido para el cambio. ¿Qué se gana con la inercia de una política vieja, obsoleta, propia de la confrontación bipolar, enferma y éticamente inaceptable, que no ha funcionado durante 50 años? ¿Por qué no escuchar la opinión crecientemente mayoritaria en la sociedad norteamericana y en la emigración cubana, incluso en La Florida, que apoya la normalización de relaciones bilaterales y se opone al bloqueo y a la prohibición de viajar?

¿Por qué no aceptar que somos una Nación y un Estado independiente, igualmente soberano? ¿No será mejor renunciar pragmáticamente a la obcecación ideológica, heredada de dos generaciones anteriores de políticos estadounidenses, que no ha funcionado y dejar de gastar los dólares de los contribuyentes para intentar, infructuosamente, cambiar al gobierno cubano?

La persistencia del Departamento de Estado en designar a Cuba, de manera arbitraria e infundada, como Estado patrocinador del terrorismo internacional, lastra la credibilidad de los Estados Unidos, precisamente desde cuyo territorio se organizaron, financiaron y ejecutaron actos terroristas contra Cuba que provocaron 3478 muertos y 2099 discapacitados. En Miami, tiene cómodo refugio el conocido terrorista internacional Posada Carriles, mientras se mantiene en injusta y prolongada prisión a cuatro de los Cinco luchadores antiterroristas cubanos. ¿Qué impide al gobierno de EE.UU. ponerlos en libertad como acto humanitario o de justicia?

Señor Presidente:

El gobierno de Cuba, con el apoyo ampliamente mayoritario y la participación activa del pueblo, sigue enfrascado en un profundo proceso de transformaciones económicas, dirigidas a hacer más eficiente nuestra economía socialista, mejorar el nivel de vida de la población y preservar las conquistas sociales de la Revolución.

Estas transformaciones gozan de un amplio reconocimiento internacional y cuentan con la creciente cooperación de muchas naciones, en particular, de la región de América Latina y el Caribe, con lo cual se fortalecen diversas formas de integración.

Los fundamentos de la política norteamericana hacia Cuba se mantienen inamovibles, anclados en la Guerra Fría.

Señor Presidente:

Los peligros que amenazan la existencia de nuestra especie son graves e inminentes. Para preservar la vida humana hay que salvaguardar la paz y para ello es indispensable un cambio profundo en la manera de tratar y resolver los problemas del mundo y los conflictos, mediante el diálogo y la cooperación, sin el egoísmo y la filosofía del despojo que llevan a la guerra, al uso de la fuerza y a las medidas económicas coercitivas que, silenciosamente, también hieren y matan.

Es cierto que entre ambos gobiernos existen grandes diferencias, pero el único camino productivo es encontrar una manera civilizada de relacionarnos, reconociendo que somos Estados vecinos pero distintos y que solo a cada pueblo corresponde dirimir sus propios asuntos, su sistema político y decidir sobre su economía, según sus legítimos intereses. Por tanto, habría que hacer prevalecer el diálogo, la negociación e, incluso, la cooperación en lo que sea posible y conveniente, en beneficio de ambos pueblos y de las relaciones hemisféricas.

La reciente reanudación de las conversaciones migratorias y sobre correo postal, así como el desarrollo de contactos acerca de otros temas de interés mutuo, como las operaciones de respuesta a derrames de hidrocarburos, los procedimientos de búsqueda y salvamento marítimo y aeronáutico, y la seguridad aérea y de la aviación, demuestran que ello es posible y útil.

El Gobierno de Cuba, como expresión de su voluntad de paz y convivencia respetuosa, reitera su disposición a avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales y ratifica su disposición para establecer un diálogo serio, constructivo, en condiciones de igualdad y pleno respeto a nuestra independencia.

Señor Presidente:

Una vez más, a nombre del abnegado, heroico y solidario pueblo de Cuba, solicito a los representantes de los Estados Miembros votar a favor del proyecto de resolución titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Muchas gracias.

Votación11-580x748

 

Cuba: Infantes cubanos con retraso mental sufren impacto de bloqueo de EE.UU.

9137-fotografia-g

FOTO: Roberto Suárez

La Educación Especial, esa modalidad de la enseñanza a la que el Comandante en Jefe Fidel Castro llamara “una obra de infinito amor”, sufre cada día las limitaciones del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba.

Los directivos de Sierra Maestra, escuela que agrupa a los alumnos con retraso mental de seis a 18 años en el capitalino municipio Plaza de la Revolución, conversaron con la Agencia Cubana de Noticias  acerca de los retos que deben superar debido a la aplicación de esa injusta política.

“Algunos de nuestros alumnos no presentan solo problemas de bajo coeficiente intelectual, sino que tienen patologías psiquiátricas para las cuales se les administran diversos medicamentos a los cuales a menudo no tenemos acceso”, explica Pilar Medina, directora de la institución hace una década.

“Todos los estudiantes cuentan con un plan que cubra sus necesidades básicas, pero los psicofármacos de última generación, que podrían mejorar su calidad de vida, son mayormente de patente norteamericana, y su compra se encarece y demora cuando se hace a través de terceros países, o simplemente se vuelve imposible adquirirlos”, subrayó.

Xiomara Ge, profesora del taller de Confección Textil, señaló cómo en ocasiones el retraso mental va asociado a problemas en la psicomotricidad, de ahí que coser a máquina no solo los prepara para la vida independiente sino sirve de fisioterapia.

“Sin embargo, cada año contamos con menos equipos por las trabas para adquirir las piezas de repuesto, como también sucede con los ómnibus, los cuales tienen décadas de explotación y solo pueden ser usados para el transporte diario y no para las excursiones que estos niños necesitan”, abundó.

Aida Campos, maestra de Educación Física, destaca que igualmente carecen de aparatos para instalar en el centro un área terapeútica, debido a que la mayor parte del equipamiento de gimnasio son de marcas estadounidenses.

“Igual nos ocurre con los implementos deportivos, que se rompen y se desgastan con mucha rapidez y cuya importación desde Europa o Asia es realmente costosa”, remarcó.

Campos también explicó que los alumnos de esta modalidad de la enseñanza protagonizan las Olimpiadas Especiales, las cuales alcanzan nivel nacional e incluso tienen eventos homólogos internacionalmente, pero la participación de los estudiantes cubanos en ellos también se ve truncada.

“Cuando el tope deportivo tiene lugar en EE.UU. o en algún país que tenga fuerte compromiso político con esa nación, más de una vez ha sucedido que los trámites se dilatan hasta la llegada de la fecha del torneo. y ya no tiene remedio”, relató.

La directora resaltó que otra área seriamente afectada es la del intercambio académico y el acceso a bibliografía, tanto por la vía digital como en su forma impresa.

“Los defectólogos cubanos nunca dejamos de prepararnos, y por suerte celebramos en nuestro territorio el Congreso Internacional Pedagogía, así como también en 2014 seremos sede por segunda ocasión del Encuentro Mundial de Educación Especial, pero necesitaríamos visitar escuelas extranjeras que investiguen sobre atención, pensamiento o afectividad”, expresó.

Algunas organizaciones no gubernamentales nos han donado computadoras las cuales facilitan nuestro trabajo, pero si no se puede descargar un libro de Internet porque el servidor es norteamericano y detecta accedemos desde Cuba, es muy poco lo que podemos aprovechar la tecnología”, apuntó.

La profesora Ge destaca la intensa cooperación de los padres para conseguir materiales de trabajo y recursos didácticos, al igual que la de algunas personas de la comunidad, con cuya solidaridad y creatividad se compensan muchos de los estragos del bloqueo.

“Usualmente, los niños y jóvenes de esta enseñanza son muy cariñosos y expresivos, anota la maestra Campos, por tanto, debemos retribuirle ese amor que nos muestran y no rendirnos, porque ellos no lo hacen a pesar de sus discapacidades: se debe tener corazón, el resto se resuelve por el camino”.

http://www.radiocubana.icrt.cu/

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52.895 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: