Los mafiosos que atacan a Obama

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

Por: Arthur González

Desde el que presidente Barack Obama sorprendiera al mundo el 17.12.2014, con su anunció del restablecimiento de relaciones con Cuba, debido a que la política mantenida por más de medio siglo no había dado los resultados esperados, los integrantes de la mafia anticubana radicada en Miami iniciaron sus ataques contra la posición adoptada por el Presidente.Encabeza la lista la congresista Ileana Ros-Lehtinen, hija de uno de los testaferros del dictador Fulgencio Batista, asesino de no menos de 20 mil cubanos durante su mandato presidencial de 1952-58, como resultado de un golpe de estado.

Otro fue el representante Mario Díaz-Balart, hijo del ex Ministro del Interior del tirano Batista, a los que se sumaron los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, ambos hijos de cubanos pero que salieron del país antes de 1958 huyéndole a los crímenes que cometía el tirano contra el pueblo.

Al parecer estos han presionado a la prensa de Miami para amplificar su rechazo, cuando realmente la mayoría de los cubanos emigrados y los norteamericanos apoyan la nueva política hacia Cuba.

Empleando la misma retórica arcaica y cavernícola, Ros-Lehtinen repite las mismas mentiras que no le dieron resultado en más de medio siglo de tensiones entre los dos países, y que ahora la Casa Blanca deja a un lado al comprender el costo político que pagó, por dejarse llevar por las pasiones de los hijos de esos esbirros, que hicieron de su odio personal una proyección gubernamental nefasta para las relaciones internaciones de Estados Unidos.

Con su habitual lenguaje agresivo Ileana Ros, presidenta de la subcomisión del Medio Oriente y África del Norte en el Congreso, emitió un comunicado donde refleja su enajenación, al afirmar: “Levantar el embargo traicionaría a más de 11 millones de cubanos que viven bajo la tiranía de un régimen comunista”,calificando como “irresponsable” a la política exterior del Presidente.

Obama, tomando en cuenta las posiciones irracionales de la mafia anticubana, trabajó con Cuba secretamente, seguramente bajo las recomendaciones del Consejo de Seguridad y del Directorado de Inteligencia.

Actitudes opuestas asumen los que razonan con mente fresca sin odio enfermizo, como el representante Bobby Rush, responsable de introducir la semana pasada un proyecto de Ley para levantar el Bloqueo económico, comercial y financiero, acogiendo positivamente el paso dado por su Presidente.

Algunos miembros de la mafia terrorista anticubana radicada en Miami, se sumaron a los aullidos de Ros, Rubio y Menéndez, pues todos viven del dinero que por medio siglo les entregó la Casa Blanca, en su errática política anticubana y que ahora ven en peligro.

El gobierno estadounidense ya puede apreciar con claridad, cómo fue manipulado durante años por una pequeña parte de la emigración cubana, bajo la etiqueta del “exilio”.

Durante el reciente discurso del Presidente ante el Congreso sobre el estado de la Unión, se evidenciaron las posiciones de quienes lo apoyan en su nueva estrategia hacia Cuba y quienes lo atacan.

En este sentido, la primera dama Michelle Obama, invitó a Alan Gross, liberado por Cuba y quien abogó desde su prisión por un cambio de política hacia la Isla y su esperanza de que los dos países logren superar las políticas beligerantes.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, llevó como invitado a Jorge Luis García Pérez, Antúnez, y su esposa, Yris Tamara Pérez Aguilera, evidentemente sin conocer los antecedentes penales de ambos, incluso antes de ser convertidos en “disidentes”.

Marco Rubio, invitó a Rosa María Payá, la hija de Oswaldo Payá, la cual negoció su visado como refugiada política en Estados Unidos a cambio de hacer campañas contra Cuba, las cuales no han tenido resultados.

Y Ros-Lehtinen se presentó con la hija de unos de los pilotos que fueron enviados por ella a Cuba para violar el espacio aéreo y provocar incidentes que frenaran las posiciones que estaba asumiendo el presidente Bill Clinton hacia la Isla, lo que consiguió obligándolo a firmar la Ley Helms-Burton, donde entregó al Congreso sus prerrogativas presidenciales para eliminar el Bloqueo.

Pero para que existan dudas del respaldo mayoritario a la decisión presidencial, 78 políticos, ex altos funcionarios de gobierno, demócratas y republicanos, empresarios norteamericanos de origen cubano y expertos en las relaciones bilaterales, publicaron el lunes 19.01.2015 una “carta abierta” a Obama, apoyándolo y felicitándolo por su nueva política hacia Cuba, la cual consideran de audaz.

La suerte está echada y la mafia anticubana tiene los días contados, al menos su influencia política; y como dice el viejo tango:

“Se acabó tu cuarto de hora, adiós y que te vaya bien”.

Mastercard anunció este viernes que levantará el bloqueo a las operaciones en Cuba

Foto: Reuters

Foto: Reuters

Mastercard anunció este viernes que levantará el bloqueo a las operaciones en Cuba con tarjetas emitidas en Estados Unidos a partir del 1 de marzo de este año, en línea con decisiones recientes del Departamento del Tesoro.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y el mandatario cubano, Raúl Castro, anunciaron el 17 de diciembre un acercamiento histórico, que permitió esta semana una primera ronda de negociaciones en La Habana.

(TOMADO DE Cubadebate)

Barack Obama instó al Congreso a poner fin al embargo sobre Cuba

El presidente de EE.UU., Barack Obama, en el Discurso del Estado de la Unión instó al Congreso a poner fin al embargo sobre Cuba.

REUTERS/Larry Downing

REUTERS/Larry Downing

“Este año el Congreso debe comenzar el trabajo para poner fin al embargo“, dijo el mandatario.

Asimismo, Obama afirmó que en relación con el país isleño la Casa Blanca “está terminando una política que había pasado su fecha de vencimiento”.

“Cuando lo que se está haciendo no funciona desde hace 50 años, es la hora de probar algo nuevo”

Según el mandatario estadounidense, en lugar de “excusas falsas para restricciones”, Washington está ofreciendo “una mano de amistad al pueblo cubano”.

“Cuando lo que se está haciendo no funciona desde hace 50 años, es la hora de probar algo nuevo. Nuestro cambio en la política hacia Cuba tiene el potencial de poner fin a un legado de desconfianza en nuestro hemisferio”, señaló Obama durante su discurso.

Según algunos analistas, esta decisión, que pone de manifiesto el fracaso de toda la política que ha realizado EE.UU. frente a Cuba desde 1959, se debe a la intención de Washington de normalizar las relaciones bilaterales y reforzar su influencia en el hemisferio occidental.

Además, con ese paso Obama efectivamente reconoció que la política de sanciones no funciona, aunque EE.UU. tardó más de 50 años en entenderlo.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba respondió que la normalización de las relaciones entre los dos países sólo será posible después de que se ponga fin a la política de las sanciones unilaterales que causaron considerables daños materiales y humanitarios al pueblo cubano.

( Tomado de RT Noticias)

Estados Unidos flexibiliza restricciones para viajar y hacer negocios en Cuba

141217102439-obama-castro-split-horizontal-gallery

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció nuevas enmiendas a las restricciones diplomáticas y económicas hacia Cuba que entrarán en vigencia este viernes, según un comunicado de prensa.

Los cambios afectarán los viajes, la regulación de las importaciones, los servicios financieros, y el crecimiento de la pequeña empresa.

Las nuevas reglas permitirán a los turistas adquirir más productos y utilizar sus tarjetas. Las compañías de telecomunicaciones no tendrán limitaciones para prestar servicios. También se podrá enviar más dinero.

De esta manera, la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba da un paso más. Las modificaciones facilitarán el viaje de estadounidenses que cumplan con los requisitos establecidos por 12 categorías que permiten viajar, solo que ahora que ahora no tendrán que solicitar licencia previa.

También se levantarán las restricciones que pesaba sobre la cantidad de dinero que podrá gastar un estadounidense en la isla y podrá ingresar a su país hasta 400 dólares en bienes, no mas de 100 de ellos en tabaco y ron.

En adelante, los estadounidenses podrán pagar en Cuba con sus tarjetas de crédito y débito, prohibido hasta ahora y, además manejar fondos con instituciones bancarias de la isla.

Además se facilitará la operación de lineas aéreas mas allá de los operadores que ya prestan el servicio.  Se facilitará el acceso a equipos de comunicación, ya sean nuevos o usados.

Los anuncios serán explicados en detalle a las 10 de la mañana hora del este, y representan un profundo cambio en la relación bilteral, luego de los anuncios del 17 de dicembre sobre normalización de relaciones entre ambos países.

( Tomado de CNN en Español )

Cómo Barack Obama puede poner fin a las sanciones contra Cuba

Obama. Foto: Daily Mail.

Obama. Foto: Daily Mail.

Desde 1996 y la adopción de la ley Helms-Burton, el Congreso de los Estados Unidos es el único que puede levantar el estado de sitio contra Cuba. Pero el Presidente Obama puede obligarlo a hacerlo…

Desde la adopción de la ley Helms-Burton en 1996 –una aberración jurídica por su carácter extraterritorial y retroactivo que agrava las sanciones económicas contra la población cubana–, el Presidente de Estados Unidos ya no dispone de la facultad ejecutiva para poner término al estado de sitio económico anacrónico, cruel y contraproducente –según las palabras del propio Barack Obama. En efecto, sólo el Congreso puede poner fin a una política hostil condenada por la inmensa mayoría de la comunidad internacional, la opinión pública estadounidense, la comunidad cubana de Florida y sobre todo el mundo de los negocios de Estados Unidos.

La Cámara de comercio de Estados Unidos, que representa el mundo de los negocios y cerca de tres millones de empresas, exhortó a los responsables políticos, tanto al Gobierno como al Congreso, a que adoptaran una nueva política hacia La Habana. Según su presidente Thomas Donohue, “Es tiempo de eliminar las barreras políticas que se establecieron hace mucho tiempo y borrar nuestras diferencias. Eso está en el interés del pueblo americano y de las empresas americanas”.1

En su alocución histórica del 17 de diciembre de 2014 que anunció el restablecimiento de las relaciones con Cuba tras más de medio siglo de ruptura, el presidente estadounidense lanzó un llamado al Congreso para que optara por un nuevo enfoque hacia La Habana. “Animo al Congreso a que abra un debate serio y honesto sobre el levantamiento del embargo”, declaró Obama.2

¿La solución? Autorizar el turismo ordinario

En realidad, el presidente Obama dispone de un medio bastante simple para acelerar el fin del estado de sitio económico que afecta a todas las categorías y todos los sectores de la sociedad cubana y que constituye el principal obstáculo para el desarrollo de la isla. Basta con que permita a los ciudadanos estadounidenses que viajen a Cuba como turistas ordinarios. En la actualidad los ciudadanos de Estados Unidos pueden viajar a cualquier país de mundo, incluso a China, Vietnam o Corea del Norte, pero su Gobierno todavía no les permite que descubran la isla del Caribe.

Al romper esta barrera que separa a ambos pueblos, Barack Obama permitiría, según las estimaciones, que más de un millón de turistas estadounidenses viajasen a Cuba el primer año. Esta cifra superaría los cinco millones de personas anuales al cabo de cinco años, pues Cuba es un destino natural por razones históricas y geográficas evidentes. Así, se abriría un inmenso mercado para las compañías aéreas estadounidenses, la industria del transporte o las agencias de viajes, sin hablar de los demás sectores vinculados al turismo masivo. Hoy sólo 90.000 ciudadanos estadounidenses –fuera de los cubanoamericanos– visitan Cuba cada año por razones profesionales, académicas, culturales, humanitarias o deportivas, en el marco de licencias concedidas por el Departamento de Estado.3

El flujo masivo de turistas a Cuba sería desde luego benéfico para la economía cubana, cuyos recursos dependen en gran parte de este sector, pero también para la economía estadounidense. En efecto, los productores agrícolas estadounidenses serían también los grandes ganadores de un reinicio del turismo entre ambas naciones y se les solicitaría para alimentar a los millones de nuevos visitantes, ya que Cuba importa la mayor parte de sus materias primas alimenticias.

Con la autorización del turismo ordinario hacia Cuba, el mundo de los negocios no dejaría de presionar a los miembros del Congreso, cuya carrera política depende en gran parte de los financiamientos privados que reciben por parte de las empresas, para que pusieran definitivamente término a las sanciones económicas contra Cuba, que lo priva de un mercado natural de 11,2 millones de habitantes y potencialmente de 10 millones de turistas procedentes de todo el mundo. Efectivamente, Cuba acaba de superar los tres millones de turistas en el año 2014.

En un primer tiempo, el Presidente Obama podría dar órdenes al Departamento del Tesoro para que no persiguiera a los ciudadanos estadunidenses que viajan a Cuba fuera del marco definido por la administración, ya que las sanciones económicas que se aplican a los que se arriesgan a hacer un viaje sin permiso, a través de Canadá o México, son bastante disuasorias. Ello tendría como efecto flexibilizar los viajes turísticos a Cuba y –sobre todo – reparar una anomalía jurídica en la medida en que esta prohibición viola la Constitución de Estados Unidos que defiende el derecho de moverse libremente.

Así, Barack Obama dispone de un margen de maniobra suficiente para llevar al Congreso de Estados Unidos a poner término a unas sanciones económicas que suscitan el oprobrio por parte de la comunidad internacional y que han aislado a Estados Unidos en América Latina. El pueblo cubano pero también el pueblo estadounidense serían los principales beneficiarios de un restablecimiento de las relaciones económicas, comerciales y financieras normales entre ambas naciones.

Salim Lamrani

( Tomado de Global Research )

Sector agrícola de EEUU se une para levantar el bloqueo a Cuba

Agencia EFE - El secretario de Agricultura estadounidense Tom Vilsack. EFE/Archivo

Agencia EFE – El secretario de Agricultura estadounidense Tom Vilsack. EFE/Archivo

Una coalición de una treintena de organizaciones y empresas agrícolas y alimentarias lanzó hoy una iniciativa para el levantamiento del embargo de Estados Unidos a Cuba, que supone “un obstáculo autoimpuesto” al comercio.

“Va llevar un tiempo al Congreso relacionarse normalmente con Cuba. Pero necesitamos poner fin a este embargo”, dijo Paul Johnson, presidente de Chicago Foods International LLC y vicepresidente de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (USACC, en sus siglas en inglés).

En el evento de presentación del grupo, el secretario de Agricultura de EEUU, Tom Vilsack, destacó la “oportunidad comercial” que significaría la normalización del comercio con Cuba, “un mercado a solo 140 kilómetros de nuestra frontera”.

La iniciativa tiene lugar apenas un mes después de que Barack Obama anunciase un giro histórico en las relaciones de Estados Unidos con Cuba, con la intención de avanzar en la normalización diplomática y en el levantamiento del embargo económico impuesto al país caribeño en 1961.

“Los cambios políticos anunciados por el presidente Obama permitirán que los productos estadounidenses sean más competitivos, lo que facilitará que el pueblo cubano tenga más opciones de compra en sus tiendas y ampliar la base de clientes para los agricultores y ganaderos de EEUU”, dijo Vilsack.

El secretario de Agricultura remarcó que Cuba importa el 80 % de sus productos agrícolas y es un mercado de 1.700 millones de dólares.

Aunque las empresas agrícolas pueden exportar sus productos a Cuba, las restricciones financieras y comerciales limitan la competitividad de los productos estadounidenses, apuntó la USACC.

De hecho, subrayó la coalición, desde 2008, han cesado las exportaciones de arroz a la isla caribeña por estas trabas.

Entre los miembros del grupo figuran grandes empresas agrícolas y ganaderas como Cargill o Smithfield Foods, y las principales organizaciones empresariales estadounidenses de productores de arroz, soja, maíz, trigo o pavo.

En representación de los estados de gran producción agrícola y ganadera de EEUU, especialmente en el medio oeste, intervino el gobernador de Misuri, Jay Nixon, quien criticó el “complicado proceso” burocrático actual como “un obstáculo autoimpuesto”.

“Las exportaciones agrícolas de Brasil” a Cuba, explicó Nixon, “se han multiplicado por cuatro en la última década” y los competidores extranjeros de España, Argentina o Canadá están ganando cuota de mercado gracias a que no afrontan las restricciones de los estadounidenses.

La gran batalla se producirá ahora en el Congreso, que tiene la autoridad exclusiva para levantar el embargo y cuyas dos cámaras controlan los republicanos, quienes se han mostrado de manera mayoritaria en contra de la decisión de Obama.

El congresista por Dakota del Norte Kevin Cramer, uno de los pocos republicanos que dio la bienvenida al anuncio de Obama, resaltó que es sumamente importante vincular el “comercio a la diplomacia” en el caso cubano.

“El comercio es una de las herramientas fundamentales para exportar la democracia”, afirmó Cramer, al destacar que el fin del embargo es también positivo para el pueblo cubano.

El primer encuentro diplomático oficial entre Washington y La Habana tendrá lugar el próximo 21 de enero, cuando la secretaria adjunta para Latinoamérica del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, visite el país caribeño en la que será la misión de más alto nivel de un diplomático estadounidense a la Cuba castrista.

( Tomado de EFE )

Orígenes del diferendo Cuba-Estados Unidos se remontan a los inicios de la formación de la nacionalidad cubana

Nota de prensa de la Sección de Intereses de Cuba en Washington

Nota de prensa de la Sección de Intereses de Cuba en Washington

La decisión reciente del presidente Barack Obama de iniciar un proceso para restablecer relaciones con Cuba, colocó el tema de los vínculos entre ambas naciones en el centro del debate de la opinión pública internacional.

A pesar de que está pendiente el principal obstáculo al acercamiento mutuo, que es el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington mantiene contra la isla caribeña desde hace más de 50 años, amplios sectores en Estados Unidos y en todo el mundo vieron en este anuncio una esperanza para la distensión entre los dos países.

Sin embargo, muchos de los artículos y estudios sobre el tema publicados en las últimas semanas evidencian el criterio erróneo de que la confrontación entre la mayor de las Antillas y el vecino del Norte comenzó el 1 de enero de 1959, tras el triunfo de la Revolución Cubana, encabezada por su líder histórico Fidel Castro.

Una lucha de larga data

Los orígenes del diferendo Cuba-Estados Unidos se remontan a los inicios de la formación de la nacionalidad cubana, el desarrollo de los isleños por su independencia y autodeterminación y el creciente expansionismo del vecino norteño.

En la medida en que se consolidaba la nación cubana y la lucha contra la ocupación española, crecía también entre los sectores más avanzados de la isla la aversión contra los intentos de los gobiernos de Estados Unidos de anexarla.

A continuación Prensa Latina ofrece a sus lectores una cronología con algunos de los principales hechos que en los últimos dos siglos han marcado pautas en las relaciones entre ambos países, y por tanto constituyen una pequeña muestra de la evolución del diferendo histórico.

1898

11 de abril: El presidente William McKinley pide al Congreso estadounidense autorización para intervenir militarmente en Cuba, casi al final de la guerra por la independencia iniciada por los cubanos el 24 de febrero de 1895..

18 de abril: El Congreso aprueba la llamada Resolución Conjunta que pretendía sentar las bases legales para la intromisión norteamericana en la guerra de independencia iniciada por los cubanos tres años antes contra España, a punto de concluir con la derrota de las fuerzas españolas.

10 de diciembre: Estados Unidos y España firman del Tratado de París, que pone fin al dominio colonial español sobre Cuba, Puerto Rico, islas Guam y Filipinas, pero abre el paso a la autoridad norteamericana sobre esos territorios.

1899

1 de enero: Fue arriada en La Habana la bandera española e izada la de Estados Unidos, lo que dio inicio a la ocupación militar de la isla bajo el mando del general John P. Brooke, sustituido el 23 de diciembre de 1899 por Leonard Wood.

1901

28 de febrero:

El senado estadounidense aprueba la llamada Enmienda Platt que establece el derecho de Estados Unidos a intervenir en los asuntos internos de Cuba y que sirvió de instrumento para la creación de instalaciones militares y carboneras en territorio cubano.

1902

20 de mayo: Se proclama oficialmente la Independencia de Cuba y comienza lo que los historiadores señalan como la seudorrepública, debido al dominio que a partir de entonces ejerció Washington sobre la isla.

1906

Agosto: Bajo el pretexto de disturbios que tenían lugar en la isla, el presidente Teodoro Roosevelt ordena una nueva intervención militar en Cuba. La ocupación castrense se alarga hasta el 28 de enero de 1909.

1934

Mayo: Cuba y Estados Unidos firman el Tratado sobre las Relaciones entre Cuba y Estados Unidos

1952:

10 de marzo: Golpe de estado del entonces sargento Fulgencio Batista contra el presidente Carlos Prío Socarrás. Fue instalado un gobierno de facto con el apoyo de Estados Unidos.

1953

Enero: Dwight D. Eisenhower asume la presidencia de Estados Unidos

1959

1 de enero: Triunfa la fuerza antidictatorial encabezada por Fidel Castro, Batista huye del país. Una huelga general revolucionaria hace fracasar intentos mediatizadotes propiciados por Washington para escamotear la victoria.

8 de enero: Fidel Castro hace su entrada triunfal en La Habana, queda oficialmente instalado el Gobierno Revolucionario.

15 al 27 de abril: Fidel Castro realiza una gira por Estados Unidos, invitado por la Sociedad Norteamericana de Directores de Periódicos. El día 19 sostiene una reunión con el vicepresidente norteamericano, Richard Nixon.

17 de mayo: Proclamada la Ley de Reforma Agraria, que recuperó enormes extensiones de tierras, algunas de ellas en manos de compañías estadounidenses o socios de estas.

11 de diciembre: El presidente Eisenhower aprueba un plan de acción contra Cuba propuesto por el Departamento de Estado y la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

1960

4 de marzo: Producto de un sabotaje estalla en el puerto de La Habana el vapor francés La Coubre, cargado con pertrechos militares, con un saldo de 101 muertos y más de 200 heridos.

29 de junio: Cuba nacionaliza las refinerías de petróleo ante la negativa de sus ejecutivos de procesar el crudo enviado por la Unión Soviética.

6 de agosto: Fidel Castro anuncia la nacionalización de las refinerías de petróleo, centrales azucareros, compañías de electricidad y teléfonos norteamericanas.

30 de octubre: La Casa Blanca prohíbe todas las exportaciones a Cuba, excepto comestibles y medicinas.

1961

3 de enero: Estados Unidos rompe relaciones diplomáticas con Cuba y cierra su embajada en La Habana.

Enero: John F. Kennedy asume la presidencia de Estados Unidos

13 de abril: Sabotaje y destrucción de la tienda por departamentos El Encanto, en La Habana, con un muerto, varias decenas de heridos y la destrucción total del centro comercial.

15 de abril: Aviones pilotados por mercenarios norteamericanos y de origen cubano bombardean los aeropuertos de San Antonio de los Baños, Ciudad Libertad (Columbia), en La Habana así como el de Santiago de Cuba.

16 de abril: Fidel Castro advierte que este es el preludio de una invasión y declara el carácter socialista de la Revolución.

17 de abril: Desembarca en Playa Girón y Playa Larga, en la Bahía de Cochinos, una brigada mercenaria de unos mil 500 elementos de origen cubano, organizados y entrenados por la CIA, que fueron derrotados en menos de 72 horas.

1962

22 de enero: Durante una reunión en Punta del Este, Uruguay, la Organización de Estados Americanos (OEA) expulsa a Cuba de ese organismo regional.

3 de febrero: El presidente Kennedy ordena la implementación del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba.

14 de marzo: La administración Kennedy aprueba la Operación Mangosta, destinada a realizar un amplio espectro de operaciones encubiertas contra el Gobierno cubano.

22 de octubre: Comienza la llamada crisis de octubre o de los mísiles. El presidente Kennedy ordena el bloqueo naval de la isla para obligar a la retirada de los cohetes nucleares de la Unión Soviética.

Al cabo de pocos días, y sin consultar a las autoridades cubanas, Nikita Krushov, máximo líder soviético, decide la retirada unilateral de los misiles, mientras Kennedy hace una vaga promesa verbal de no invadir a Cuba.

1963

22 de noviembre: Asesinan en la ciudad de Dallas, estado de Texas, al presidente Kennedy. Asume la jefatura de la Casa Blanca Lyndon B. Johnson.

1966

2 de noviembre: El Congreso estadounidense aprueba la Ley de Ajuste Cubano, que otorga privilegios a los residentes en la isla que lleguen a territorio norteamericano.

1969

Enero: Asume la presidencia Richard M. Nixon.

1974

8 de agosto: Como resultado del escándalo Watergate, dimite Nixon y lo sustituye el vicepresidente Gerald Ford.

1976

6 de octubre: Un avión de la empresa Cubana de Aviación estalla en el aire frente a las costas de Barbados, víctima de un sabotaje que provocó la muerte de 72 personas que iban a bordo de la aeronave.

1977

Enero: James Carter toma posesión como presidente.

1 de septiembre: Bajo el mandato de Carter, Estados Unidos y Cuba deciden abrir sendas Secciones de Intereses, en Washington y La Habana.

1981

Enero: Ronald Reagan asume la presidencia de Estados Unidos, recrudece la política hostil hacia Cuba.

1984

Diciembre: Se firma el primer acuerdo migratorio entre Cuba y Estados Unidos.

1985

Comienza a trasmitir la llamada Radio Martí y posteriormente la televisión del mismo nombre, ambos fracasados debido a la interferencia del Gobierno cubano.

1994

Agosto: Ante constantes provocaciones, estímulo a las salidas ilegales y los reiterados incumplimientos de los acuerdos migratorios por parte de Washington, Cuba decide autorizar a todos los cubanos que quieran viajar a Estados Unidos. Se produce la llamada Crisis de los balseros.

Septiembre: Estados Unidos y Cuba firman un nuevo acuerdo migratorio en la ciudad de Nueva York.

1996.

12 de marzo: El presidente William Clinton promulga la Ley Helms-Burton.

1998

12 de septiembre: Detenidos en Miami, Florida, cinco cubanos infiltrados en grupos extremistas con la misión de combatir el terrorismo contra Cuba. Se trata de Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, conocidos internacionalmente como Los Cinco.

1999

Noviembre: El niño Elián González es rescatado en el Estrecho de la Florida, tras la muerte de su madre y otras 10 personas que intentaban llegar a territorio norteamericano. Tras un complicado proceso legal, el Tribunal Supremo estadounidense rechaza que Elián pueda pedir asilo político en Estados Unidos y el 28 de junio el niño regresó a Cuba junto con su padre.

2001

Enero: Asume la presidencia George W. Bush, quien durante su campaña electoral prometió un mayor rigor en la aplicación del bloqueo a la isla caribeña.

11 de septiembre: Atentados terroristas en Nueva York y Washington provocan más de tres mil muertos. El presidente cubano Fidel Castro condena enérgicamente los ataques y ofrece a las autoridades estadounidenses facilidades de acceso a los aeropuertos cubanos.

2003

Octubre:

El presidente Bush crea una comisión para dirigir las acciones desestabilizadoras contra la isla.

2004

8 de mayo: La Casa Blanca anuncia restricciones para los viajes de los cubanoamericanos a Cuba y destina 36 millones de dólares a los grupos subversivos internos.

2009

En abril, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, levanta las restricciones a los viajes de los cubanoamericanos y los envíos de remesas a Cuba.

3 de diciembre: Es detenido en Cuba al norteamericano Alan Gross, a quien las autoridades cubanas le ocuparon equipos de alta tecnología para su uso ilegal en la isla.

2014

28 de octubre. La Asamblea General de Naciones Unidas condena, por vigésimo tercera vez consecutiva y con una votación de 188 votos a favor, el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington mantiene contra la isla caribeña desde hace más de 50 años. Solo votaron en contra de Estados Unidos e Israel.

17 de diciembre:

El presidente cubano, Raúl Castro, y el mandatario estadounidense, Barack Obama, anunciaron el inicio de un proceso para restablecer las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, tras 50 años de ruptura.

Obama informó la liberación de los tres antiterroristas cubanos presos en cárceles norteamericanas desde septiembre de 1998: Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Gerardo Hernández, y que tomaría medidas para incrementar el intercambio comercial y flexibilizar los permisos de viajes de los ciudadanos de su país a la Isla.

En su intervención, el jefe de la Casa Blanca anunció su deseo de trabajar con el Congreso para eliminar el principal obstáculo para normalizar los vínculos bilaterales, que es el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba desde hace más de medio siglo.

Raúl Castro reiteró la voluntad de dialogar con la nación norteña en un clima de respeto, comunicó la decisión de liberar al agente norteamericano Alan Gross y precisó que aún queda por eliminar las sanciones unilaterales contra Cuba, que provocan enormes daños humanos y económicos a la isla.

( Tomado de PL )

Historia: Agresiones contra Cuba

Por: Koldo Campos Sagaseta /Rebelión

Luis Posada Carriles

Luis Posada Carriles

“Tratar de impulsar a Cuba hacia el colapso no ha servido en los últimos 50 años”. Lo acaba de afirmar Obama, y además públicamente, para que quede constancia. Apelaba también en su reconocimiento al característico lenguaje de las instituciones que gobierna: “impulsar el colapso”.

Los cientos de presos de Guantánamo, para el mismo tipo de lenguaje, tampoco eran prisioneros de guerra sino “combatientes enemigos ilegales”; y hace ya muchos años que la CIA y otras agencias estadounidenses no asesinan, simplemente “neutralizan”. Aunque irrespeten hasta al diccionario, al bloqueo a Cuba el gobierno estadounidense prefiere llamarle embargo.

En ese mismo lingüístico contexto “impulsar el colapso” también puede traducirse por atentar contra el derecho a la vida de un pueblo.

Nadie como un presidente de los Estados Unidos, con el cinismo que les caracteriza, para resumir en una sola frase tantos años de bloqueo, de invasiones, de injerencias, de sabotajes, de atentados, de terror…

No había cumplido un año la revolución en Cuba y ya se habían producido más de 50 violaciones aéreas sobre La Habana. En la Enciclopedia Cubana contra el Terrorismo y en la memoria del pueblo cubano también queda constancia del incendio de la emisora de radio CMQ, de las bombas puestas en la Universidad de La Habana, en el cine Cándido de Marianao y en el teatro Riesgo de Pinar del Río, además de incontables atentados contra centros comerciales y almacenes, provocando víctimas mortales y cuantiosos daños económicos. Un año más tarde invadían Cuba y tras el fracaso de Bahía de los Cochinos, ponían en marcha nuevas operaciones y atentados. Se iniciaba la Operación Mangosta que llevaría a cabo más de cinco mil acciones terroristas y sabotajes contra Cuba.

La agresión a la isla caribeña se recrudeció aún más en los siguientes años con el hundimiento de barcos pesqueros, el secuestro de marineros, el ametrallamiento y cañoneo de buques mercantes, atentados contra las minas de Matahambre en Pinar del Río, ataques con lanchas piratas contra la planta de sulfometales Cubanitro, el desvío forzoso de aviones comerciales, las agresiones a sedes diplomáticas y comerciales cubanas, el desembarco de grupos armados y ametrallamiento de caseríos costeros como el de de Boca de Samá, el 12 de octubre de 1971 en el que mataron a dos pobladores.

En 1976 la administración estadounidense unifica el terror en un solo frente y se suceden los atentados explosivos contra la embajada de Cuba en Colombia; contra la embajada cubana en Portugal en la que mueren dos funcionarios cubanos; contra una oficina de Air Panamá a la que vinculaban a Cuba, contra un canal de televisión de San Juan, Puerto Rico, donde se proyectaba la película cubana “La nueva escuela”…

La Operación Cóndor también sirvió a Estados Unidos a través de las dictaduras que engendraba en el cono sur americano para, en Buenos Aires, hacer desaparecer a los diplomáticos cubanos Jesús Cejas Arias, del que apenas hace un año se identificaba su cadáver, y Crescencio Galañena.

El 9 de julio de 1976 los “impulsos” de los Estados Unidos siguieron engendrando atentados y se intenta hacer estallar un avión comercial cubano. Un retraso en el vuelo provoca que las bombas estallen en el aeropuerto de Jamaica, cuando todavía los pasajeros no habían embarcado. El atentado se repetiría tres meses más tarde con un sangriento resultado. El vuelo 455 de Cubana de Aviación que había salido de Barbados rumbo a Cuba, con 73 pasajeros a bordo, explota en pleno vuelo.

Siguieron los “impulsos” estadounidenses a través de sus financiadas fundaciones cubanas provocando la muerte y la destrucción: Fue incendiado el teatro Amadeo Roldán de La Habana, como también incendiaron un edificio de diez plantas en Marianao, en el que se ubicaba el Círculo Infantil Le Van Tam, con alrededor de 600 niños y en el que la inmediata movilización popular evitó una tragedia.

Los “impulsos” estadounidenses también dejaron sentir sus deseos de colapsar Cuba recurriendo al terror contra el sector turístico: ametrallamientos desde el mar contra el Hotel Guitart-cayo Coco; explosivos contra hoteles de Varadero; explosivos contra la discoteca Aché del Hotel Meliá Cohíba; en los hoteles Capri, Nacional, Copacabana, Chateau, Tritón, en la Bodeguita del Medio… Más víctimas, más daños…

Y los “impulsos” tampoco se limitaron a la dinamita, el C-4, y demás explosivos del catálogo de la CIA. Los atentados también buscaron desde el principio crear una crisis alimentaria. Desde la Operación Mangosta la guerra biológica también se convirtió en un habitual recurso: En 1962, súbitamente, surge en Pinar del Río, Matanzas, Oriente y La Habana una enfermedad llamada Newcastle que obligó a sacrificar más de un millón de aves de corral. En 1971, un brote de fiebre porcina, cuyo origen estuvo en la base estadounidense de Fort Gullick en Panamá, obliga al sacrificio de medio millón de cerdos. Casi al mismo tiempo, de improviso, una plaga de origen asiático que nunca se había detectado en América asola Cuba. Y también se hacen presentes la roya de la caña de azúcar, el moho azul del tabaco, la sigatoka negra del plátano, el pulgón negro del cítrico, la hemorragia viral del conejo, la broca del café, la varroasis de la abeja, la úlcera de la trucha, así como extrañas enfermedades del ganado bovino y otras premeditadas pestes.

Tampoco los “impulsos” se conformaron con semejantes intentos. En 1981 una epidemia de dengue hemorrágico causó la muerte de 158 personas, entre ellas 101 niños. Los laboratorios, entre otras investigaciones, demostraron que las cepas diseminadas en Cuba no tenían nada que ver con otras activas en el Caribe de mucha menor virulencia.

Y lo mismo ocurrió ese mismo año con un brote de conjuntivitis hemorrágica producida por un agente patógeno que, según la Oficina Panamericana de la Salud nunca había existido antes en el Caribe. Cerca de la base de Guantánamo surgen de improviso y se multiplican los casos de disentería que costarían la vida a 18 niños cubanos.

Cincuenta años de bloqueo, de embargo, de terror, de “impulsos” que viene Obama a reconocer ahora.

George Bush, poeta frustrado, ya sabía lo que eran los impulsos cuando declaró ante la asamblea anual de la OEA en una impulsiva metáfora: “ Algún día llegará a Cuba una ola de libertad”. Antes que él, Eisenhower también había pronosticado la ola liberadora que restituyera a Batista en Cuba pero la ola se llevó a Eisenhower. J.F.Kennedy llegó augurando nuevas y libertarias olas a las que, incluso, por aquello de ayudar al mar, hasta les buscó una cochina playa por las que romper, pero otras olas, que aún no han sido esclarecidas, acabaron ahogando a Kennedy en Dallas. Johnson tomó el relevo en los pronósticos meteorológicos sobre Cuba y predijo la llegada a Cuba del maremoto redentor que devolviera a Cuba al pasado esplendor de casinos y casas de putas, pero la ola otra vez equivocó el rumbo y se llevó a Johnson. Nixon, para no ser menos, también salió anunciando el arribo a Cuba de la ola de la libertad que restituyera los derechos de la mafia en La Habana, pero pasó la ola y el que se ahogó fue Nixon.

Llegó Gerald Ford y advirtió la inmediata presencia en la isla de una ola redentora que recuperase para los tantos delincuentes barridos por la historia y por Fidel, los privilegios perdidos pero, antes de que terminara de hacer sus predicciones, el tiempo y el agua se llevaron a Ford. Jinmy Carter también apeló a la ola de la libertad que rescatara a Cuba de la ignominia del derecho, la educación y la salud pero, de nuevo, la ola se llevó a Carter. Ronald Reagan, no conforme con pronosticar las libertarias olas sobre Cuba, hizo lo indecible por ayudar al mar en su trabajo, pero el mar, otra vez dispuso el mismo rumbo y se llevó a Reagan. Vino el primero de los Bush y reiteró el anuncio pero tampoco lo oyó nadie. Bill Clinton, no se quedó atrás y, desde que asumió el gobierno y la becaria, predijo el arribo a Cuba de la ola libertaria. Ocho años esperó la ola pero, cuando ésta llegó, el que se ahogó fue Clinton. Y entonces el segundo de los Bush dio rienda suelta a sus anhelos de que la ola de la libertad hiciera de Cuba otro burdel, un narco-estado más… pero tampoco Bush vio llegar esa ola.

Obama sigue confiando en la ola de la libertad pero, al menos, parece no ignorar que 50 años de “impulsos” no han servido para provocar el colapso de Cuba. Cierto que tampoco para que Estados Unidos responda por su criminal infamia ante un tribunal imposible pero, al menos, si ha servido para dejar en evidencia la soledad de su arrogancia en 23 resoluciones consecutivas de las Naciones Unidas contra el bloqueo, en las que sólo Estados Unidos e Israel lo defendieron contra el parecer de todo el mundo, de 180 naciones.

Y Obama, en sus “impulsos”, además de equivocar los verbos también yerra en las cuentas, porque no son 50 años los perdidos por el gobierno que preside en ese demencial y canalla afán. También debiera considerar como perdidos todos los años de colonialismo y servidumbre que pretendieron convertir a Cuba en una casa de putas con pista de baile y casino, porque fue en esa Cuba que se gestó la única ola libertaria que ha llegado a Cuba, la que puso en marcha la revolución.

Obama recibió como obsequio un puro cubano

Obama. Foto: Daily Mail.

Obama. Foto: Daily Mail.

Mencionado en conferencias de prensa y entrevistas de televisión, el tema Cuba ya es un asunto que Barack Obama no puede esquivar ni siquiera cuando le hacen un regalo.  El presidente de los Estados Unidos recibió como obsequio un puro cubano, cuando saludaba a los invitados a una recepción en la Casa Blanca, celebrada el mismo miércoles 17 de diciembre con motivo del Jánuca  el equivalente hebreo a la Navidad.

El momento fue grabado en video y compartido por la ABC News en la red social Facebook. Obama lo tomó en sus manos, dio las gracias sonriendo y se lo llevó a la nariz para oler su aroma.

Aunque las iniciativas de Obama le permitirán los ciudadanos estadounidenses llevar a su país hasta 400 dólares de productos criollos (100 solamente de tabaco y bebidas alcohólicas), todavía no es legal para los estadounidenses comprar habanos o cualquier otro producto cubano.

La subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, contestó una interrogante de un reportero que le pregunto si ya podían adquirir tabacos en La Habana o cualquier otro lugar de Cuba. La diplomática contestó dos veces “no”, explicando que todavía debían implementarse las nuevas medidas, ya que ninguno de los anuncios del Presidente han entrado en efecto aún y un proceso demoraría semanas, según explicó Jacobson

El hecho de que alguien le regale un puro cubano a Obama, justo después de emprender un nuevo comienzo con la isla, tiene cierta simbología, pues el presidente John F. Kennedy pidió comprar tantos puros cubanos como fuera posible antes de firmar el decreto presidencial que dio inicio al bloqueo, que ahora el propio Obama aboga por retirar y que queda en manos del Congreso.

Obama. Foto: Daily Mail.

Obama. Foto: Daily Mail.

Levantar el bloqueo a Cuba, tarea compleja

Agencias Prensa Latina y AFP

Tourists enjoy La Guarida private restaurantDespués de más de 50 años de tensiones y a pocos días de que se termine el año, el presidente estadounidense, Barack Obama, dio su estocada al Congreso al reactivar las relaciones diplomáticas con Cuba. Un acercamiento que se espera concluya con el levantamiento del embargo comercial impuesto por Estados Unidos a la isla hace más de medio siglo.

Sin embargo, expertos afirman que esta tarea no será compleja y el mismo presidente cubano, Raúl Castro, anticipó que el levantamiento del embargo “será una lucha larga y difícil” que también necesitará de la movilización de la comunidad internacional.

En la primera semana de enero próximo llegará al Capitolio un congreso renovado, pero para la mala suerte de Obama, la Cámara y el Senado tendrán mayoría republicana.

Los republicanos, en su mayoría, a través de los años han sido opuestos a la apertura con Cuba, y esta vez no será la excepción. Es por eso que terminar con el embargo no será asunto de un día para otro. El presidente es consciente de esa realidad y pese a ello anunció que en enero anunciará las primeras medidas ejecutivas vinculadas a mejorar las relaciones entre ambos países.

“Esto es solo el comienzo de un largo camino hacia la normalización”, dijo a la AFP Gary Hufbauer, analista del Instituto Peterson de Economía Internacional.

Lawrence Ward, un abogado de negocios internacional con la firma de abogados Dorsey & Whitney, estimó que Obama ha colocado de lleno la pelota en el tejado del Congreso para participar en un debate serio sobre el levantamiento del embargo, pero los avances dependerán de los acuerdos recíprocos.

La inversión y el comercio entre ambos países permanecen estrictamente controlados bajo las leyes del embargo aprobadas en 1960 (reforzadas en 1996 con la Ley Helms-Burton) y las propias restricciones del régimen cubano, manteniendo a raya intentos para entrar en el mercado cubano por parte de industrias estadounidenses desde las hoteleras hasta las compañías petroleras y fabricantes de automóviles.

Para el analista Christopher Sabatini hay voluntad del Congreso en que se hagan cambios y lo que falta es que el sector empresarial dé la mano. “Los empresarios van a viajar a Cuba y verán las oportunidades de hacerlo y tener más negocios en La Habana, ellos se encargarán de presionar al Congreso”, explicó al diario local El País.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 55.797 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: