Malas noticias para los recalcitrantes de Miami

Los batistianos y sus primeros descendientes, emigrados a Miami en los años iniciales tras el triunfo de la Revolución Cubana, ya no ejercen ese férreo control de antaño en la política del estado de Florida, y cada vez les resulta más difícil manejar la mente de quienes llegaron en las últimas décadas desde la Isla, fundamentalmente por motivos económicos.

Ello se ha hecho evidente en encuestas a la ciudadanía en esa ciudad floridana y en recientes pronunciamientos públicos de figuras de los ámbitos económico y político.

PolíticoMuy mal cayó a la jauría anticubana el hecho de que, a fines de mayo último, visitó Cuba Thomas J. Donohue, presidente de la Cámara de Comercio de EE.UU., quien se pronunció por iniciar un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales.

En una Conferencia Magistral en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, ante estudiantes, académicos y otros invitados, Donohue hizo votos para que, como mismo se están produciendo cambios en la economía cubana, comience un período de transición en las relaciones entre los dos países.

“La Cámara de Comercio piensa que ya es hora de eliminar las barreras políticas de larga data”, afirmó, antes de recordar que su organización ha hecho serios esfuerzos en estos años por lograr que el Gobierno de EE.UU. levante las sanciones contra la Isla, impuestas desde hace más de medio siglo para generar un “cambio de régimen”.

Demócratas piden fin del bloqueo contra Cuba en MiamiEn fecha más reciente, a principios del presente mes, en su paso por el barrio de la Pequeña Habana en Miami, el candidato demócrata a gobernador, Charlie Crist, dijo en público lo que pocos se atreven a decir, al pedir el voto de los cubanoamericanos: “Hay que poner fin al embargo (bloqueo) comercial de Estados Unidos sobre Cuba“, según reseñó la agencia norteamericana Associated Press (AP).

El gobernador aseguró: “Si realmente les importa la gente en la Isla, tenemos que liquidar el embargo y dejar que reine la libertad”, dijo a los gritos, mientras un pequeño grupo de opositores clamaba “¡vergüenza!”. No obstante, los gritos a favor de Crist fueron más fuertes.

La escena hubiese sido inconcebible unos años atrás, cuando los políticos se cuidaban mucho al hablar sobre el tema por miedo a malquistarse con los votantes cubanoamericanos.

Sin embargo, los demócratas intuyen que hay una nueva actitud por parte de los cubanos recién venidos y los cubanoamericanos de segunda generación, partidarios de reanudar las relaciones diplomáticas con la Isla, añadió AP.

Es la primera vez que uno de los principales aspirantes a la presidencia, de cualquiera de los dos partidos, sugiere derogar esta medida que lleva 52 años de vigencia.

Es el mayor desafío en décadas a la ortodoxia cubanoamericana y podría ayudar a reformular la política exterior de Washington, añade la agencia estadounidense de noticias.

También podría alterar el panorama político en el mayor estado pendular en cuanto al voto, donde el voto cubano se vuelca desde hace mucho a los republicanos debido a su intransigencia en materia del bloqueo.

Crist ha dicho que el bloqueo ha fracasado porque no ha derrocado al Gobierno de La Habana y en cambio perjudica al pueblo. “La definición de demencia es hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente”, dijo a la prensa, al inaugurar una oficina de campaña en la Pequeña Habana.

Los republicanos de Florida, indignados, lo acusan de traicionar a la comunidad cubana.

El avión de TV Martí se fue a bolinaA lo que ha sido una lluvia de “infortunios” para los más retrógrados politiqueros de Miami, se sumó lo informado el ocho de julio por el Departamento de Estado norteamericano: Estados Unidos finalizó oficialmente la transmisión de la mal llamada TV Martí desde una aeronave.

En la noticia, publicada en la revista Foreing Policy, se reconoce que desde su lanzamiento el programa se vio afectado por un simple problema: cada día que el avión voló, fue bloqueada su señal de transmisión, lo que significa que menos del uno por ciento de los cubanos podían ver los programas de televisión.

Pero en septiembre del año pasado, The Washington Post, había publicado una noticia que daba a conocer que el avión utilizado en las transmisiones de la señal de la televisión anticubana se encontraba estacionado en un campo de aviación en la zona rural de Georgia, y se pagaba a un contratista 79 500 dólares al año para su custodia.

Según este periódico, Philip Peters, un ex funcionario de dos administraciones republicanas y ahora presidente del Centro de Investigación de Cuba en Alejandría, Virginia, dijo que, “las emisiones del avión no tienen audiencia. Ellos la interfieren con eficacia desde su creación. Y en lugar de gastar el dinero en algo que beneficie al público, se ha convertido en una prueba de virilidad en el Capitolio. Este avión es el último vestigio de una experiencia extraña en la televisión a través del Estrecho de la Florida”.

Ahora les queda la transmisión vía satélite y por Internet; pero dada la mala calidad de los contenidos, muy pocas personas acceden a ellos. Por lo pronto, el avión de TV Martí también se fue a bolina, escribió esta semana el blog digital La pupila insomne, al hacerse eco de la noticia.

( Tomado de Alas de Colibrí )

Los planes de Google y el acceso a Internet en Cuba

GOOGLE

La Pupila Insomne

La empresa propietaria de la marca Google, cuyo principal producto es el motor de búsqueda del mismo nombre, planea según noticia publicada el pasado 2 de junio por el periódico The Wall Street Journal, invertir 1.000 millones de dólares en lanzar 180 pequeños satélites al espacio con el fin de conectar lugares del planeta donde no hay infraestructura suficiente para que llegue Internet.

De llegar a concretarse, creo que es una oportunidad para que millones de personas accedan al conocimiento, a productos y servicios presentes en la red.

También es evidente que sería un gran negocio para Google y los proveedores de Internet, que incrementarían sus ingresos por la venta de los metadatos provenientes de sus usuarios, y porque los países subdesarrollados pagan el costo total de los enlaces de interconexión a Internet, ya sean de entrada o salida.

El profesor Juan Fernández, asesor en el Ministerio de Comunicaciones de Cuba, lo explica con detalles en su artículo, “Internet, espionaje y extraterritorialidad“:

“Estas empresas almacenan los llamados ‘metadatos’ de todo aquel que utilice sus servicios.

“Se denomina metadato a aquella información sobre el ‘dato’ y no al ‘dato’ en sí. Por ejemplo, el contenido de una llamada telefónica o de un correo electrónico es el dato, mientras que los números telefónicos o direcciones electrónicas de su origen y destino, su localización física, la cantidad de segundos de la llamada o de palabras del e-mail, etc. son los ‘metadatos’.

“Los metadatos permiten conformar los patrones del comportamiento de los usuarios de estas empresas, por lo que se tornan en un conocimiento valioso que es vendido a terceros que lo utilizan para colocar publicidad comercial, realizar análisis de mercados y otros usos.

“De hecho los metadatos son el activo más importante de muchas grandes empresas de internet, como Google, Yahoo y Facebook, entre otras, que obtienen de la venta de éstos la mayor parte de sus ingresos.

“En ese sentido se ha señalado que la base de datos que posee Facebook con los perfiles de sus usuarios tenía hace un año un valor de mercado de más de 100 mil millones de USD. Por otro lado, se estima que la venta de este tipo de datos alcanzó en el 2012 los 6 mil millones de USD.

“Esto es lo que les permite a estas grandes empresas de Internet ofrecer sus servicios de forma ‘gratuita’ a sus usuarios, los cuales deben ceder su privacidad y consentir con que se recopile información sobre su persona”.

Al margen de la visita realizada recientemente a nuestro país por ejecutivos de Google, reportada por varios medios, entre ellos, la agencia de noticias Reuters con el titular: “Ejecutivos de Google visitan Cuba por primera vez para promover acceso a Internet”pienso que en el caso de Cuba el proyecto de los satélites de Google tendría que obedecer las leyes del bloqueo, como sucede con toda empresa estadounidense. El bloqueo impide, entre otros aspectos, que la mayor de las Antillas pueda conectarse legalmente a muchos productos de los dueños del buscador.

Cuando se intenta acceder desde Cuba a varios servicios de Google, aparece un anuncio informando que, “lo sentimos, pero este servicio no está disponible para su país”.

Es el caso de Google Analytics, Google Earth, Google Code Search y otros, que no están disponibles para los cubanos y les impiden hacer análisis estadísticos, ver mapas satelitales mundiales y acceder a las bondades del software libre en uno de los mayores repositorios de código del mundo, por citar solo algunos ejemplos.

Las limitaciones en el acceso a Internet en Cuba son económicas y tecnológicas. Como política general del país no hay ninguna prohibición en este sentido. Lo que se ha hecho es insuficiente pero ha sido en medio de las multas millonarias de Estados Unidos a las empresas que nos venden o reparan tecnología y a los bancos que tramitan nuestras transacciones financieras. A pesar de ello, se estima que cerca de 3 millones de personas acceden a servicios de Internet en Cuba, en condiciones de conectividad muy complicadas.

Se han creado redes que propician el acceso desde los hogares a personas de determinados sectores – aún minoritarios – de nuestra sociedad, como es el caso de la red Infomed, que ha posibilitado el acceso masivo de médicos y otros profesionales a la información médica y ha contribuido a la formación y recalificación de nuestros especialistas de la salud; y Reduniv (la red de las universidades), que posibilitan el acceso a estudiantes y profesores de la educación superior. A diferencia de Google, que nos bloquea el acceso al código abierto para desarrollar software; Cuba ha puesto la proridad del acceso en los sectores que tributan al desarrollo científico y humano como la educación superior y la salud.

En esa situación, ha primado el acceso colectivo a la red de redes, y se ha informado que se trabaja por crear las condiciones técnicas para dar respuesta a la demanda individual. Las inversiones en marcha y las proyectadas van dirigidas a ese propósito; pero hay que hacerlo de manera que el servicio tenga calidad, sea sostenible y perdurable.

En los últimos años, se han hecho inversiones en las redes telefónicas y de datos –aún insuficientes- con el fin de lograr ampliar y diversificar la infraestructura que soporta los servicios de comunicaciones y el acceso a las redes de datos, en particular, en la infraestructura interna de telecomunicaciones; e incrementar el ancho de banda a un costo significativo para ir aumentando progresivamente el acceso a las redes internacionales, y en particular a Internet. Al servicio colectivo de las redes en lugares como bibliotecas y universidades, se sumó el año pasado el acceso desde salas de navegación gestionadas por ETECSA a un precio aún muy elevado.

Pocos países han realizado un esfuerzo educativo tan grande para masificar el conocimiento de las TIC, desde la creación de una red de más de 600 Joven Club de Computación y Electrónica, donde los niños, jóvenes y cualquier ciudadano puede, gratuitamente, adiestrarse en el uso de estas tecnologías, acceder a la red nacional, y aportar conocimientos y soluciones en esta área del conocimiento, hasta la graduación de más de 21 mil especialistas en carreras afines a la informática en los últimos 10 años. No por casualidad, Cuba ocupa el lugar 14 en habilidades en el uso de las TIC entre todos los países del mundo, según el informe del presente año de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT.

Todo lo anterior lo pudieron apreciar los directivos de Google en su visita a La Habana, que hizo expresar a su presidente ejecutivo, Eric Schmidt, en su perfil de la red social Google +, que el pueblo cubano es moderno y muy bien instruido.

No fue Google quien creó esa realidad. Pienso que poco podrán aportar los planes de Google, y mucho lo proyectado por el gobierno cubano para estimular el uso de las TIC en bien de la economía, para crear cultura, desarrollar conocimientos y acceder a la comunicación y el sano entretenimiento.

Presidente de Google dice estar en contra del bloqueo a Cuba

Eric Schmidt junto a Barack Obama. Foto: Progreso Semanal

Eric Schmidt junto a Barack Obama. Foto: Progreso Semanal

“Estas políticas no parecen razonables: hay decenas de países a los que consideramos aliados y a donde se nos permite viajar y que significan una amenaza mucho mayor que Cuba para EE.UU. en esta década”, afirma el Presidente de Google, Eric Schmidt, quien publicó anoche un post en su página en Google+ donde reseña su reciente viaje a la Isla. Lo acompañaron los directivos de su empresa Jared Cohen, Brett Perlmutter y Dan Keyserling.

También incluyó en su nota varias fotos tomadas por él en La Habana.

Schmidt aseguró que “el pueblo cubano, moderno y muy bien educado, define la experiencia con la calidez que solo expresa la cultura latina: una música tremenda, comida y entretenimiento (la mayor parte de los cuales no pudimos disfrutar; más acerca de esa visa en un minuto)”, añade.

“Los dos mayores logros de la Revolución, como ellos lo llaman, es el sistema universal de salud gratuito para todos los ciudadanos, con médicos muy buenos, y la clara mayoría de mujeres en niveles ejecutivos y de gerencia en el país. Casi todos los líderes que conocimos eran mujeres, y una bromeó con nosotros con una amplia sonrisa que la revolución prometió la igualdad, a los hombres machistas no les gustó, pero ‘se han acostumbrado”, asegura.

Sobre el bloqueo añade:

“El embargo ahora codificado en la Ley Helms-Burton de 1996, define todo para EE.UU. y Cuba. (Los cubanos lo llaman un “bloqueo” y una valla lo describe como genocidio.). El gobierno de EE.UU. califica a Cuba de “estado patrocinador del terrorismo”, en el mismo plano que Corea del Norte, Siria, Irán y Sudán del Norte. Los viajes al país están controlados por una oficina norteamericana llamada OFAC y bajo nuestra licencia no se nos permitía hacer nada, a no ser tener reuniones de negocios, y nuestro hotel debía costar menos de $100 dólares por día y los gastos totales diarios $188. No es sorprendente que en La Habana haya muchas habitaciones de hotel que cuestan $99.

Afirma que “estas políticas no parecen razonables: hay decenas de países a los que consideramos aliados y a donde se nos permite viajar y que significan una amenaza mucho mayor que Cuba para EE.UU. en esta década. Los cubanos creen que esto es en gran medida un asunto de política local de la Florida y que la juventud cubanoamericana toda apoya la normalización junto con el resto de la comunidad de negocios de EE.UU.”

Schmidt concluye:

“Cuba tendrá que abrir su economía política y comercial, y EE.UU. tendrá que superar su historia y eliminar el embargo. Ambos países tienen que hacer algo que es difícil de hacer desde el punto de vista político, pero valdrá la pena.”

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

En La Habana. Foto: Eric Schmidt.

( Tomado de Cubadebate )

Cuba-Usa: Algo se mueve

Señales sobre el Estrecho de La Florida.

c98c6e1070f3844b9f3f560f9e1baf07_LPor: Leonardo Padura Fuentes

No puede ser casual que una semana antes de la publicación de Hard Choices, las memorias de Hillary Clinton, se hayan filtrado a la prensa unos extractos del libro en los que se habla, precisamente,  de la política estadounidense de embargo a Cuba.

Respecto al tema candente que ha gravitado sobre la vida cubana durante los últimos 52 años, la Clinton asegura en su libro que durante su periodo al frente de la Secretaría de Estado exhortó al presidente Obama para “que levantara o relajara el embargo, porque ya no era conveniente para los Estados Unidos ni fomentaba el cambio en la isla comunista”.

Las opiniones de la ex secretaria de Estado caen en la palestra pública apenas dos semanas después de que un grupo de 44 personalidades de la política, la sociedad y la economía de ese país enviaron una carta al presidente pidiéndole algo similar: una mayor flexibilización de las relaciones con la isla, potenciando los viajes de todos los norteamericanos a Cuba (y no solo de cubanoamericanos, religiosos o proyectos culturales) y llegan a reclamar que se sostengan conversaciones serias con las autoridades del país vecino sobre diversos temas de interés mutuo, como la seguridad nacional.

Aunque el mensaje al mandatario reconoce que, por tratarse de una Ley, poco se puede hacer en el Congreso sobre el tema de la flexibilización del embargo –y más de la cancelación- aun así el presidente Obama tiene en sus manos la posibilidad de impulsar un avance en el acercamiento a Cuba que pudiera ser incluso notable, apoyado en sus facultades ejecutivas y en un momento en que la opinión pública estadounidense favorece una mayor relación con el pueblo cubano.

Según recoge una encuesta reciente que ha circulado en los medios, el 53% de los norteamericanos están en contra del embargo, un porcentaje que se incrementa entre los ciudadanos de origen latino y hasta resulta superior en la compleja comunidad de los descendientes de cubanos, donde alcanza un 73%. Estas cifras reflejan cómo se ha ido produciendo un cambio de percepción importante del tema, incluso dentro del estado de La Florida, donde se afirma que hoy la mayoría de los cubano-estadounidenses están de acuerdo en que la política del bloqueo sencillamente es obsoleta porque no funciona y hasta afecta sus intereses personales y comerciales –más aun a la luz de la nueva Ley de Inversión Extranjera adoptada por Cuba, de la cual ellos no pueden beneficiarse precisamente por la existencia de la Ley del Embargo.

Casi al mismo tiempo en que se hacía pública la importante misiva, llegaba a Cuba Thomas Donohue, presidente ejecutivo principal de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, al frente de una delegación de empresarios que se declararon interesados en conocer de primera mano las nuevas reformas económicas puestas en marcha en Cuba.

Recibido incluso por el presidente Raúl Castro, y luego de visitar proyectos económicos como el que se ha abierto en el Puerto del Mariel, Donahue declaró que ya era hora de iniciar un nuevo capítulo en las relaciones entre ambos países: “el momento de empezar es ahora”. Y esa opinión, cuando es expresada por alguien como Thomas Donahue, no es cualquier cosa.

Luego, comenzando el mes, llegó a La Habana una nutrida delegación de periodistas y académicos convocados por la revista The Nation, quienes realizaban su primer intercambio educativo con este país y, como se anunció, el grupo sostendría reuniones con cubanos de diferentes sectores sociales, incluidos trabajadores por cuenta propia. Poco antes, al congreso de LASA efectuado en Estados Unidos, había asistido la mayor delegación cubana en la historia de estos foros académicos.

Este alud de visitas, declaraciones, revelaciones e intereses expresos no puede ser casual. Al cabo de 52 años de bloqueo económico y financiero a Cuba (que impide o dificulta tantas cosas, desde los viajes de los cubano-americanos hasta el hecho casi insólito de que un pelotero cubano radicado en la nación caribeña pueda jugar o no en la Liga Mexicana de Beisbol), parece que al fin la lógica y la razón empiezan a imponerse en Estados Unidos respecto al modo manejar las relaciones con Cuba, aunque tras ella existan motivos de carácter económico y político muy concretos.

Como se sabe, el embargo o bloqueo norteamericano a Cuba es un hijo directo de la guerra fría y de la crisis de los misiles en los tempranos años 1960. Pero su existencia ha perdurado en el tiempo y, en la década de1990, con la esperanza de ayudar a una debacle cubana tras la desaparición de la Unión Soviética, se hizo más férrea gracias a la aprobación de la Ley Helms-Burton, que le ratificó a esa política un carácter extraterritorial. Pero desde entonces el mundo ha cambiado y… Cuba también.

Si todas estas nuevas señales conducen a una flexibilización del bloqueo o, incluso, a que su derogación sea contemplada, Cuba alcanzaría una importante victoria política y los ciudadanos cubanos recibirían un muy ansiado alivio de lo que se ha convertido en un diferendo interminable. En cualquier caso, para la isla y sus proyectos económicos podría ser muy importante quedar libre de una política económica (condenada en los foros de la ONU por la inmensa mayoría de los países del mundo) que ha dejado caer sobre el país y sus habitantes todo su peso a lo largo de sus 52 años de existencia, una política que ahora los propios norteamericanos consideran fracasada (2014).

( Tomado de IPSCuba )

Cuba: Bloqueo de EEUU niega intercambios científicos y apoyo a programas de salud en Cuba

imagesEl coordinador de programa MediCuba-Suiza, Beat Schmid, dijo hoy que el banco Credit Suisse se negó a realizar transacciones a esa organización solidaria, restricción que calificó de nueva dimensión del bloqueo del gobierno estadounidense contra Cuba.

En entrevista con Prensa Latina, Schmid señaló además que MediCuba-Suiza está radicada en Suiza y sus proyectos de trabajo los realiza desde hace 20 años en esta isla, consistentes en intercambios científicos y apoyo a programas de salud fundamentalmente.

Contamos con mil 600 miembros en Suiza y más de cuatro mil donantes: personas que contribuyen con su dinero a nuestros proyectos, precisó.

Comentó que una solicitud de transferencia interna en Suiza desde una cuenta de una persona en Berna para pagar una membresía anual de Medicaba-Suiza a su cuenta en Zurich fue denegada por el Credit Suisse, uno de los dos mayores bancos de ese país, con el argumento de que cumplen con los más altos principios éticos y de todas las disposiciones legales y que no realizan transacciones a países sancionados.

A juicio del coordinador de programa de MediCuba-Suiza, que una de las dos bancas mayores helvéticas limite el derecho de sus clientes de apoyar la labor de una organización humanitaria suiza, al bloquear transferencias en francos suizos y en ese país, constituye un hecho tan preocupante como es cínica su justificación.

La única sanción contra Cuba -señala al respecto Schmid- es el bloqueo económico y financiero, ilegal e ilegítimo que desde hace más de 50 años Estados Unidos ejerce contra Cuba, tal como muestran las resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas, que lo condena unánimemente, con sólo los votos en contra de ese país e Israel.

Además -prosigue- esta condena a esa medida unilateral es compartida en ese foro por el Gobierno de Suiza y la Unión Europea.

Que un banco suizo invoque el cumplimiento de ¿principios éticos es, teniendo en cuenta el historial triste del sector financiero en las últimas décadas (desde la Segunda Guerra Mundial, pasando por albergar fortunas de dictadores y hasta la promoción activa de la evasión de impuestos para clientes acaudalados de países industrializados) ridículo e inaceptable, subrayó.

Consideró a que se trata de una actitud servil frente al gobierno de Estados Unidos, donde el mencionado banco tiene muchísimos intereses económicos como cualquier otra transnacional.

Además valoró lo ocurrido como un antecedente peligroso porque podría ampliarse y afectar no solo el trabajo de una organización humanitaria, sino también los flujos comerciales y turísticos a los cuales esta isla tiene todo el derecho a participar.

Exigimos a Crédit Suisse una disculpa hacia MediCuba-Suiza y otras organizaciones helvéticas cuya recepción de donaciones se ha visto afectada por esta medida y de normalizar de inmediato el flujo de pagos, concluyó.

( Tomado de PL )

Bloqueo de EE.UU. a Cuba entorpece las investigaciones marítimas de científicos norteamericanos

Frank Muller-Karger. Foto: USF News.

Frank Muller-Karger. Foto: USF News.

Científicos de varias universidades de Florida afirmaron hoy que el bloqueo de Estados Unidos a Cubaentorpece las investigaciones marítimas, al impedirles viajar a la nación caribeña para contactar con sus profesionales y reforzar los vínculos académicos.

“Lamentablemente, a nosotros en Florida trabajar en Cuba nos resulta más difícil que a los de cualquier otro estado de Estados Unidos”, comentó a periodistas Donald Behringer, profesor asistente de la facultad de Recursos Forestales y Conservación, y del Instituto de Patógenos Emergentes de la universidad de ese territorio sureño.

De acuerdo con el intelectual, existe interés en colaborar con sus colegas antillanos en un estudio que podría revertir el deterioro de arrecifes de corales, prevenir un exceso de pesca y generar una mayor comprensión del ecosistema del Golfo de México.

Pero la ley del Senado 2434, prohíbe que el dinero de una universidad estatal, incluido las becas de fundaciones privadas, sea usado para viajar a Cuba u otros países incluidos en la lista negra de Washington.

Behringer indicó que Florida es el único estado del país con ese tipo de medidas y, en consecuencia, afecta a sus centros de altos estudios.

En similares términos se pronunció el experto Dan Whittle, del Fondo de Defensa del Medio Ambiente.

“Es una lástima que tengamos las manos tan atadas”, dijo al informar sobre un trabajo de su institución sobre los ecosistemas marinos y costeros de Cuba.

Mientras, el profesor de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad del Sur de Florida Frank Muller-Karger consideró que al tener cerradas las puertas para el intercambio académico, los centros públicos de altos estudios en ese estado corren el riesgo de no atraer a los estudiantes de biología marina más prometedores.

El bloqueo estadounidense ha costado al pueblo cubano más de un billón 157 mil 327 millones de dólares y constituye una violación de la Carta de Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional.

La comunidad internacional ha condenado y exigido el levantamiento inmediato de esa medida durante 22 años consecutivos ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

En las últimas semanas, empresarios, legisladores, personalidades y un exgobernador de Floridaabogaron por el levantamiento del cerco hostil de la Casa Blanca.

Incluso una reciente encuesta del prestigioso Atlantic Council mostró que 56 por ciento de ciudadanos estadounidenses desean la normalización de las relaciones con Cuba.

Esa opinión la comparte también el 63 por ciento de los habitantes de Florida y el 62 por ciento de la comunidad hispana, la mayor minoría étnica de Estados Unidos.

(Con información de Cubadebate)

Exgobernador Crist pide el fin del bloqueo a Cuba

Charlie Crist.  (AP)

Charlie Crist. (AP)

El exgobernador de Florida, Charlie Crist, pidió el fin del bloqueo a Cuba en un programa de televisión la noche del viernes.

El republicano que después se pasó a las filas demócratas y que ahora aspira a la gobernación de Florida, se presentó el viernes en el show de la cadena HBO “Real Time with Bill Maher” donde comentó sobre el bloqueo a Cuba. “No creo que ha funcionado”, dijo al referirse al embargo que ha durado 52 años.

Crist también estuvo de acuerdo con el anfitrión del programa, Bill Maher, que los políticos deben enfrentarse a los cubanos del exilio que apoyan las sanciones económicas.

El gobernador Rick Scott calificó el sábado los comentarios de “insultantes” y agregó: “Nuestra comunidad cubana necesita que la defiendan”.

Crist, que se presentó en el show del viernes para promover su libro, dijo que el levantamiento del bloqueo traería más empleos a la Florida.

Joe García, el primer cubanoamericano demócrata por Florida que ha sido elegido al Congreso federal, también apoya medidas que alivien las restricciones del bloqueo.

Cuba: Los cubanos se preparan para celebrar el aniversario 55 de la Revolución

bandera-cubana

Empeñados en el camino escogido el 1 de enero de 1959, aunque inmersos en un proceso gradual para actualizar su modelo socioeconómico.

El socialismo seguirá en la isla, y el propósito es que sea próspero y sustentable, según los lineamientos aprobados por el Partido Comunista de Cuba y que marcan el proceso de cambios en la nación caribeña.

Se trata de otro momento histórico en el proceso revolucionario cubano, que se ha sustentado en la unidad de la nación y en la resistencia a la hostilidad de sucesivas administraciones de Estados Unidos.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Cuba ha soportado el bloqueo más largo de la historia, por el cual se le niegan inversiones, financiamiento, avances tecnológicos, medicinas y alimentos.

Los cubanos han pagado además un alto precio: más de tres mil murieron y una cifra similar resultó herido o incapacitado por actos terroristas financiados y apoyados desde territorio estadounidense.

Ataques armados, sabotajes, atentados a los líderes de la Revolución, agresiones biológicas, planes de subversión interna y de aislamiento externo formaron parte del arsenal contra la pequeña isla caribeña.

Pero nada de esto desvió un milímetro la trayectoria del proceso cubano que convirtió cuarteles en escuelas, impulsó la reforma agraria, liquidó el latifundio y nacionalizó sectores vitales de la economía.

No fue casual que el líder histórico de los cubanos, Fidel Castro, declarara en abril de 1961 el carácter socialista de la Revolución, en vísperas de la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos cuya derrota fue calificada aquí como la primera derrota del imperialismo yanki en América Latina.

Desde entonces la ruta ha estado preñada de obstáculos, pero también de avances y conquistas que hoy, en medio de dificultades económicas, se mantienen y el propósito es hacerlas más eficientes.

Cuba cerró el año con la menor mortalidad infantil y materna de su historia, obra de un sistema de salud pública que no solo llega a todos los confines del país, sino que se extienden a numerosas naciones.

La mayor de las Antillas está entre los 50 países con mayor proporción de personas con 60 años o más, lo cual es interpretado como resultado de la política de desarrollo social y derechos humanos.

Gran parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio están cumplidos en esta tierra, cuya vecindad con la mayor potencia del planeta resulta espada de Damocles, en particular por la política de bloqueo.

Aún así, sus índices le sitúan como un país de alto desarrollo humano, que ocupa el lugar 51 entre 187 países.

Por su parte la Organización de Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco) coloca a Cuba en el lugar 14 en el mundo en su Índice de Desarrollo de la Educación para Todos.

De un país monoproductor de azúcar de caña, la economía cubana se sustenta más en su capital humano, especialistas en salud, educación y otros que hacen de los servicios la fuente más importante de ingresos.

Las transformaciones apuntalan a la empresa socialista como la piedra angular del sistema económico, pero abren espacios a otras formas de producción que incluyen las cooperativas y el trabajo por cuenta propia.

Una particularidad es que los más de 400 mil trabajadores cuentapropistas tienen asegurada la seguridad social, a diferencia de otras naciones donde los que viven de la llamada economía informal carecen de esas prestaciones.

La actualización de la política migratoria, el nuevo Código del Trabajo, la creación de la Zona de Desarrollo Especial del Mariel (al oeste de aquí), la entrega de tierra en usufructo, son algunas de las medidas y pasos de los cambios sin pausa, pero sin prisa que tienen lugar en la isla.

Al propio tiempo, el marco legal e institucional del país para la actualización del modelo económico se construye sobre la base de la justicia social y la solidaridad.

Vinculado a todo este quehacer, Cuba consiguió este año importantes avances en la renegociación de su deuda externa, en particular el acuerdo con Rusia respecto a la condonación del débito existente con la antigua Unión Soviética.

El presidente Raúl Castro ha sido enfático en la posición de principios de honrar los compromisos financieros del país, cuya credibilidad en la materia ha remontado y abre nuevas posibilidades de inversiones y financiamiento.

Según las autoridades, los dos próximos años serán decisivos para el proceso de actualización, con la consolidación de experimentos y la aplicación de otros, incluidos los primeros pasos para la unificación monetaria y cambiaria que permitirá mejores controles de los parámetros de la economía.

Entretanto, los cubanos por estos días tienen razones para celebrar y ese espíritu se respira en las calles, centros de trabajo y estudio donde las felicitaciones, intercambios de regalos y celebraciones denotan confianza en el devenir.

Así ocurre este 24 de diciembre, donde el tema predominante es la celebración de la Nochebuena en familia, antesala de la despedida de 2013 y la llegada del año 56 de la Revolución.

( Tomado de Cubadebate )

Bloqueo EE.UU. amenaza labor de prensa cubana en la ONU

29lht-cuba-vs-bloqueoLa negativa del banco norteamericano M&T a continuar la prestación de servicios a misiones diplomáticas de Cuba en Estados Unidos alcanzó además a la corresponsalía de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina ante Naciones Unidas.

Según un reporte de la propia agencia, desde marzo de 2010 la institución bancaria albergaba la cuenta de la oficina de Prensa Latina en la organización mundial, medio con más de cinco décadas de labor dentro de la sede central de la ONU en Nueva York.

Sin embargo, el pasado 12 de julio, el corresponsal de la agencia recibió una carta firmada por Peter Senica, vicepresidente del M&T Bank, con cuartel general en Baltimore, quien informó la decisión de cerrar la división que brinda servicios a entidades diplomáticas y todas las cuentas relacionadas, incluidas las individuales de sus empleados y familias.

La representación de la organización informativa ante la ONU renovó y recibió en enero de este año la licencia especial otorgada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro, con vigencia hasta el 2015.

Ese documento, enmarcado en \”las regulaciones del control de activos cubanos\” (bloqueo), autorizó al M&T Bank a abrir, mantener y operar la cuenta a nombre de Prensa Latina, solo para cubrir sus gastos personales.

Con sede central en esta capital y casi por cumplir 55 años de labor, Prensa Latina está reconocida a nivel mundial como un medio internacional de noticias, especializado en América Latina y el Caribe, con 30 oficinas en todos los continentes.

La Sección de Intereses de Cuba en la capital estadounidense denunció hace tres días las restricciones vigentes derivadas de la política de bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno norteamericano contra Cuba.

Subrayó que esas limitaciones han hecho imposible encontrar hasta la fecha un banco estadounidense o de otro país, con sede en Estados Unidos, que asuma las cuentas bancarias de las misiones diplomáticas cubanas y por tanto suspendió los servicios consulares.

Y reiteró que el Gobierno de Estados Unidos tiene la obligación jurídica de garantizar el cumplimiento de las convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares.

¿Por qué el bloqueo a Cuba?

MANUEL E. YEPE

bloqueo

 

La pregunta que con mayor reiteración hacen los ciudadanos estadounidenses a sus interlocutores cubanos cuando visitan la Isla es el porqué del bloqueo a Cuba, tan pronto se percatan de algunos efectos de la inhumana política del gobierno de Washington desde hace más de 50 años.

Es evidente, por supuesto, que los motivos que han llevado al establecimiento y mantenimiento tan largo tiempo de aquello que eufemísticamente se califica como “embargo” en Estados Unidos, solo podrían brindarlos los propios patrocinadores de la Casa Blanca.

Pero es sabido que tales justificaciones, como las que se plantean para persistir en la política general de hostilidad hacia Cuba por el gobierno de Estados Unidos han variado a lo largo de los años.

Inicialmente se dijo públicamente que se trataba de una represalia por la nacionalización de propiedades de ciudadanos estadounidenses en la Isla, argumento que se vio debilitado por la disposición de las autoridades cubanas de discutir y acordar fórmulas de compensación adecuada.

Cuba logró de esa manera solucionar los problemas similares que se presentaron con empresarios de otros países. Pero el gobierno estadounidense se negó categóricamente a sostener tales discusiones y prohibió a sus súbditos afectados discutir directamente con el gobierno de Cuba cualquier forma de compensación.

Una definición concreta de las intenciones del bloqueo se conoció apenas en 1991 al desclasificarse una serie de documentos sobre política exterior de Estados Unidos en los años inmediatos posteriores al triunfo de la revolución cubana.

En la página 885 del informe del Departamento de Estado de Estados Unidos de 1958 a 1960 (Volumen VI) aparece un memorándum secreto fechado el 6 de abril de 1960 del Subsecretario Asistente para Asuntos Interamericanos, Lester D. Mallory, que consignaba:

“… La mayoría de los cubanos apoya a Castro(… ) el único modo previsible de restarle apoyo interno es a través del desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales(… ) hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba(… ) una línea de acción que, aun siendo la más mañosa y discreta posible, logre los mayores avances en privar a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del Go-bierno”.

Más tarde, en ese mismo año 1960, el presidente Eisenhower instituyó el “embargo” económico y comercial a Cuba. Pero el cruel e inmoral método para tan ilegítimo fin nunca ha sido reconocido por Washington pese a que lo han practicado y defendido con tenacidad once sucesivos gobiernos de Estados Unidos, desde el republicano de Eisenhower hasta el demócrata de Obama.

Las razones esgrimidas por la superpotencia para la irracional política han ido, desde la nacionalización no compensada de propiedades de estadounidenses antes mencionada, hasta “la promoción” por Cuba de la insurrección en América Latina y África; los peligros para su seguridad nacional por ser Cuba un satélite de la Unión Soviética, pasando por supuestas violaciones de los derechos humanos.

La historia se ha encargado de desmentir uno por uno estos pretextos mediante el reconocimiento, por la mayoría de los gobiernos actuales de América Latina y el Caribe llegados al poder por vías democráticas, de los méritos del apoyo cubano a los procesos de liberación en el continente; la continuidad del proceso revolucionario cubano pese a la disipación de la Unión Soviética, y el reconocimiento universal de Cuba como vanguardia en la lucha por el respeto y la defensa de los derechos humanos, con resultados grandes y concretos.

El hecho de que por vigésima segunda ocasión en igual número de años sucesivos la comunidad mundial haya expresado un rechazo, que se ha ido haciendo cada vez más unánime, al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y nuevamente la representación de Washington en la Asamblea General de la ONU se viera aislada y humillada ante la opinión global y dejada en la más incómoda de las posiciones, constituye un estímulo y una esperanza para las luchas de todos los pueblos del mundo por su emancipación y dignidad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53.714 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: