Quiero ser Yoani Sánchez: carta de un periodista mexicano

Alberto Buitre*

image001Un reporte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos acusa que del año 1999 a la fecha se cuentan 85 asesinatos de periodistas en México, 18 desapariciones forzadas y 33 atentados a medios de comunicación, con un total de 843 expedientes judiciales de crímenes relacionados con trabajadores del periodismo.

¿Cómo podría sentirme seguro así, siendo periodista? ¿Cómo es que en el “mundo libre” en la “democracia mexicana” cuya Constitución asegura la libertad de expresión, se mata a una persona por emitir información? Eso es de dictaduras, de regímenes totalitarios y tiranos como Cuba ahí donde está la bloguera Yoani Sánchez quien es perseguida hasta el despropósito por un sistema político que orilla a todo pobre activista por la reanexión de la isla a Estados Unidos a tener que viajar por el mundo para asombrarse de la rapidez del internet

espera un momento

¿Y cuántos periodistas asesinó la dictadura cubana en el último año?

Hagamos un conteo:

De acuerdo a la organización Press Emblem Campaign (PEC) con sede en Ginebra, Suiza (porque si es suizo, es mejor), en el año 2012 fueron asesinados 141 periodistas en 29 países

. Por supuesto uno de ellos tiene que ser Cuba, donde dice Yoani Sánchez que hay una dictadura insufrible

De acuerdo con PEC, los países donde más asesinatos ocurrieron fueron México, con 11; Brasil, con 11, y Honduras, con seis. Le siguen otras naciones como Colombia, Panamá y Haití, más 17 muertos en Asia y diez en África

Bueno, sí, claro, eso es el tercer mundo y se espera eso de ellos pero.. ¿y Cuba? ¿Cuántos periodistas fueron asesinados bajo ese régimen?

¿Ninguno? Debe ser una broma.

Si Yoani Sánchez nos ha contado que ahí se sufre una persecución fastidiosa a la disidencia, que no se puede hablar mal del régimen de los Castro, que la libertad de prensa es un cuento, que ella vive bajo un acoso constante que ni siquiera le permite gastarse sus dólares a gusto en la plaza Carlos III ¿Cómo que Cuba no registra periodistas asesinados? ¿Y atentados? ¿Ninguno? ¿Persecución judicial o criminalización? ¿Amenazas? ¿Hostigamiento financiero? ¿Despido injustificado? ¿Falta de seguridad social, seguro médico? ¿Se muere de hambre? ¿No la dejan estudiar? ¿Le han intervenido el teléfono? ¿Le venden mala la pizza? ¿Le queman el café?. ¿Nada?

Debe haber un error

Ah, pero es que claro que en Cuba se asesinan periodistas. Ahí está muy claro el caso del corresponsal ecuatoriano Carlos Bastidas Argüello asesinado en 1958 en La Habana Pero ¿me dices que en ese año aún estaba Batista en el poder?

¿Y entonces?

Ya que Yoani Sánchez ha anunciado una visita a México con motivo del encuentro de la Sociedad Interamericana de Prensa en el Estado de Puebla ¿Qué tal si Lydia Cacho – esa periodista mexicana que fue secuestrada y torturada por el ex gobernador de esa entidad, Mario Marín, al denunciar su participación en una red de pederastas- le da un tour a la autora del blog ‘Generación Y’ por aquellos parajes donde fue lacerada?

¿Y si la lleva a Veracruz, donde han sido asesinados, torturados y desaparecidos al menos siete reporteros?

Y ya que Sánchez es prócer de la libertad de información por internet ¿se reunirá con el tuitero @ValorXTamaulipas por quien el narcotráfico pide su cabeza so pena de acribillar a sus familiares y amigos?

¿Y qué sabe Yoani de esto? ¿Cómo podría compararse su ínfimo salario en dólares que recibe como simple bloguera y que apenas le alcanza para pagarle viajes por Alemania, Suiza, Suecia, Polonia, República Checa, Italia, España, Brasil, Argentina, Perú, México y Estados Unidos, con el de un periodista mexicano, cuyo salario no le da ni para pagarse la gasolina?

¿Y para qué hacer activismo por internet en el país donde se paga el servicio más caro del mundo, si por la anhelada libertad de occidente bien te puedes conectar desde las redes de la Oficina de Intereses de EE.UU. en la ciudad donde vives? ¿Es que esto no pasa en México? ¿O es que nadie en la Embajada de Estados Unidos en México puede conectarse a la señal WiFi por “motivos de seguridad”? Eso es cosa de cubanos perseguidos ¿o no?

Y si no es así, ojalá llegue el día a México en el cual un bloguero, un simple bloguero, pueda transitar libremente por las calles de su barrio, pararse a beber la cerveza más cara del mercado, viajar por el mundo patrocinado sin que te nieguen la visa por motivos políticos, cobrar en dólares por realizar actividades ilegales, violar la Constitución sin que la policía llame a la puerta de tu casa y ser alumno de terroristas confesos como Carlos Alberto Montaner sin que nadie nunca desenfunde un arma en tu cara o amenace con matarte a ti a tu familia, por el simple hecho de escribir en twitter.

Que ojalá un día esa dictadura llegue a México y que yo, periodista, pueda ser como Yoani Sánchez.

(*) Periodista mexicano. Nació y creció en las calles del Valle de México. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Contra la Discriminación , otorgado por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Se especializa en periodismo narrativo y de análisis sobre contracultura, política y movimientos sociales.

 

Condena Cuba golpe de Estado contra presidente paraguayo

(PL) El gobierno cubano condenó hoy el golpe de Estado producido en Paraguay contra el mandato constitucional de Fernando Lugo, de acuerdo con una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según el texto, difundido en el Noticiero Nacional de Televisión, el país caribeño no reconoce autoridad alguna que no emane del sufragio legítimo y el ejercicio de la soberanía por parte del pueblo paraguayo.

Este golpe se suma a la larga lista de atentados contra la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos, siempre realizados por las oligarquías con la autoría, complicidad o tolerancia del gobierno de Estados Unidos, manifiesta el documento.

Cuba denuncia, expresa, que después de décadas de sangrientas dictaduras militares que asesinaron cientos de miles de personas, y ejercieron el terrorismo de Estado y la tortura con plena impunidad, esta estrategia violenta y antidemocrática ha sido retomada con métodos clásicos o nuevos.

La declaración recuerda el golpe militar y luego petrolero contra Venezuela, el intento desestabilizador y secesionista contra el estado plurinacional de Bolivia, el golpe militar contra las fuerzas progresistas de Honduras y el intento de golpe contra la revolución ciudadana de Ecuador.

Hechos como este pretenden frenar los procesos de cambio progresistas y de genuina integración latinoamericana y caribeña en Nuestra América, apunta.

El comunicado afirma que Cuba mantendrá la colaboración médica estrictamente humanitaria para el servicio a la población de ese país, por lo que el Centro Oftalmológico María Auxiliadora, en el que se han atendido 18 mil paraguayos, continuará sus labores mientras sea necesario.

Alarma de bomba obliga a avión cubano a aterrizar

Un avión de la línea Aerocaribean de Cuba que volaba de Managua a La Habana con 57 pasajeros aterrizó de emergencia en un aeropuerto de la costa norte hondureña por una alarma de bomba que resultó falsa, informaron las autoridades el domingo. El incidente ocurrió la noche del sábado luego que los tripulantes del bimotor, un CU T1547, reportaron haber encontrado una sustancia extraña en el baño de la nave, informó AP. «La emergencia obligó a la tripulación y a los pasajeros del avión a pernoctar en San Pedro Sula», dijo a periodistas Darwin García, jefe policial del aeropuerto La Mesa de esa ciudad del norte del país. San Pedro Sula, la segunda ciudad hondureña, está a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa. García informó que los pilotos cubanos sospecharon haber detectado un artefacto explosivo. «Y, por eso, solicitaron autorización para aterrizar de emergencia en San Pedro Sula, a lo que accedimos». Los bomberos y la policía inspeccionaron la aeronave y en el baño hallaron una bolsa con hielo y unas latas con una sustancia gaseosa aún no identificada. Todos los ocupantes del avión continuaron su viaje a Cuba el domingo.

( Tomado de cubasi.cu )

Honduras: Medios golpistas hondureños en ofensiva contra Manuel Zelaya

La Tribuna, con ironía, escribió que “acompañado del combo arribó Mel (apodo de Zelaya) a Tegucigalpa”. (La Tribuna)

Los periódicos que apoyaron el derrocamiento trataron de restarle importancia al regreso del ex mandatario.

Prensa Web La Radio del Sur /Agencias

El regreso a Honduras del ex presidente Manuel Zelaya desencadenó una ofensiva de los sectores que hace casi dos años contribuyeron a su derrocamiento y que ahora también incluyen en sus críticas al mandatario Porfirio Lobo, según lo reflejó profusamente hoy la prensa local.

Los medios que apoyaron el derrocamiento de Zelaya trataron de restarle importancia al regreso del ex mandatario, quien ayer llegó ayer a Tegucigalpa tras 16 meses de exilio en la República Dominicana y al cumplirse exactamente 23 meses del movimiento que lo depuso y lo expulsó del país.

Las ediciones de este domingo de esos diarios critican en sus comentarios “las pretensiones” de Zelaya de continuar su lucha por el llamado a una asamblea constituyente con la supuesta “complicidad” de Lobo.

El periódico El Heraldo tituló que Zelaya “buscará el poder con la resistencia” y subrayó que “llegó escoltado por dirigentes de la izquierda latinoamericana”; La Prensa señaló que “sus objetivos siguen siendo los mismos que hace 23 meses”, y La Tribuna, con ironía, escribió que “acompañado del combo arribó Mel (apodo de Zelaya) a Tegucigalpa”.

Por otra parte, el analista Raúl Pineda, del Partido Nacional gobernante, acusó a Lobo de convertirse en aliado de Zelaya para impulsar la asamblea constituyente y la reelección presidencial, y Fernando Anduray, dirigente de la golpista Unión Cívica Democrática, expresó que “Lobo sigue los pasos de Zelaya en volverse amigo de (el presidente de Venezuela, Hugo) Chávez”.

En cambio, Tiempo, el único periódico que condenó el golpe de estado, dijo que el regreso de Zelaya representa “el cierre de una etapa y el principio de otra, en la que habrá de trazarse la ruta para avanzar en la refundación del Estado y la construcción de una nueva sociedad”, pero advirtió que “la emotividad tendrá que dar paso al análisis objetivo” de la situación.

El sociólogo y analista político Eugenio Sosa afirmó que con el retorno de Zelaya se cierra un ciclo “marcado por la lucha popular antigolpe” y se abre otro caracterizado por “la construcción de un nuevo instrumento político que apunta a la disputa electoral para la toma del poder”.

Sosa sostuvo que Zelaya y el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) “deben estructurar de inmediato una estrategia política y de poder” en los próximos meses pues, de no hacerlo, “es posible que se genere confusión, dispersión y pugnas internas”.

Zelaya regresó el sábado a Tegucigalpa, donde fue recibido por miles de simpatizantes, en un avión procedente de Managua en el que lo acompañaban, entre otros, el canciller venezolano, Nicolás Maduro; el asesor presidencial brasileño Marco Aurelio García; el ex presidente panameño Martín Torrijos, y la ex senadora colombiana Piedad Córdoba.

En la capital hondureña lo esperaban la canciller colombiana, María Angela Holguín, y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

El retorno de Zelaya a su país fue facilitado por la mediación de Chávez y el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y permitirá que Honduras pueda ser readmitida como miembro de la OEA.

Esa mediación se materializó en el acuerdo que Lobo y Zelaya firmaron hace siete días en la ciudad colombiana Cartagena de Indias, con Santos y Maduro como testigos, en el que se garantizó la plena vigencia de los derechos cívicos para el ex mandatario.

La voluntad de Zelaya de llamar a una consulta popular para que los hondureños se pronunciaran sobre la pertinencia o no de llamara a una asamblea constituyente para reformar la carta magna fue la excusa esgrimida por los autores de su derrocamiento.

Sin embargo, la iniciativa fue reflotada varios meses atrás por Lobo -el gobernante surgido de las elecciones realizadas en noviembre de 2009, bajo el régimen de facto que sucedió a Zelaya- y formó parte del acuerdo firmado la semana pasada en Cartagena.

 

@reflexionfidel: Entre la emigración y el crimen

Los latinoamericanos no son criminales natos ni inventaron las drogas.

Los aztecas, los mayas, y otros grupos humanos precolombinos de México y Centroamérica, por ejemplo, eran excelentes agricultores y ni siquiera conocían el cultivo de la coca.

Los quechuas y aymaras fueron capaces de producir nutritivos alimentos en perfectas terrazas que seguían las curvas de nivel de las montañas. En altiplanos que sobrepasaban a veces los tres y cuatro mil metros de altura, cultivaban la quinua, un cereal rico en proteínas, y la papa.

Conocían y cultivaban también la planta de coca, cuyas hojas masticaban desde tiempos inmemorables para mitigar el rigor de las alturas. Se trataba de una costumbre milenaria que los pueblos practican con productos como el café, el tabaco, el licor u otros.

La coca era originaria de las abruptas laderas de los Andes amazónicos. Sus pobladores la conocían desde mucho antes del Imperio Inca, cuyo territorio, en su máximo esplendor, se extendía en el espacio actual del Sur de Colombia, todo Ecuador, Perú, Bolivia, el Este de Chile, y el Noroeste de Argentina; que sumaba cerca de dos millones de kilómetros cuadrados.

El consumo de la hoja de coca se convirtió en privilegio de los emperadores Incas y de la nobleza en las ceremonias religiosas.

Al desaparecer el Imperio tras la invasión española, los nuevos amos estimularon el hábito tradicional de masticar la hoja para extender las horas de trabajo de la mano de obra indígena, un derecho que perduró hasta que la Convención Única sobre Estupefacientes de Naciones Unidas prohibió el uso de la hoja de coca, excepto con fines médicos o científicos.

Casi todos los países la firmaron. Apenas se discutía cualquier tema relacionado con la salud. El tráfico de cocaína no alcanzaba entonces su enorme magnitud actual. En los años transcurridos se han creado gravísimos problemas que exigen análisis profundos.

Sobre el espinoso tema de la relación entre la droga y el crimen organizado la propia ONU afirma delicadamente que “Latinoamérica es ineficiente en el combate al crimen.”

La información que publican distintas instituciones varía debido a que el asunto es sensible. Los datos a veces son tan complejos y variados que pueden inducir a confusión. De lo que no cabe la menor duda es que el problema se agrava aceleradamente.

Hace casi un mes y medio, el 11 de febrero de 2011 un informe publicado en la Ciudad de México por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia de ese país, ofrece interesantes datos sobre las 50 ciudades más violentas del mundo, por el número de homicidios ocurridos en el año 2010. En él se afirma que México reúne el 25% de ellas. Por tercer año consecutivo la número uno corresponde a Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

A continuación expone que “…ese año la tasa de homicidios dolosos de Juárez fue 35% superior a la de Kandahar, Afganistán ―la número dos en el ranking― y 941% superior a la de Bagdad…”, es decir, casi diez veces superior a la capital de Irak, ciudad que ocupa el número 50 de la lista.

Casi de inmediato añade que la ciudad de San Pedro Sula, en Honduras, ocupa el tercer lugar con 125 homicidios por cada 100 000 habitantes; siendo solo superada por Ciudad Juárez, en México, con 229; y Kandahar, Afganistán, con 169.

Tegucigalpa, Honduras, ocupa el sexto con 109 homicidios, por cada 100 000 habitantes.

De este modo se puede apreciar que Honduras, la de la base aérea yanki de Palmerola, donde se produjo un Golpe de Estado ya bajo la presidencia de Obama, tiene dos ciudades entre las seis en que se producen más homicidios en el mundo. Ciudad de Guatemala alcanza 106.

De acuerdo a dicho informe, la ciudad colombiana de Medellín, con 87.42 figura también entre las más violentas de América y el mundo.

El discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Salvador, y su posterior conferencia de prensa, me condujeron al deber de publicar estas líneas sobre el tema.

En la Reflexión de marzo 21 le critiqué su falta de ética al no mencionar en Chile siquiera el nombre de Salvador Allende, un símbolo de dignidad y valentía para el mundo, quien murió como consecuencia del golpe de Estado promovido por un Presidente de Estados Unidos.

Como conocía que al día siguiente visitaría El Salvador, un país centroamericano símbolo de las luchas de los pueblos de nuestra América que más ha sufrido como consecuencia de la política de Estados Unidos en nuestro hemisferio, dije: “Allí tendrá que inventar bastante, porque en esa hermana nación centroamericana, las armas y los entrenadores que recibió de los gobiernos de su país, derramaron mucha sangre.”

Le deseaba buen viaje y “un poco más de sensatez.” Debo admitir que en su largo periplo, fue un poco más cuidadoso en el último tramo.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero era un hombre admirado por todos los latinoamericanos, creyentes o no creyentes, así como los sacerdotes jesuitas cobardemente asesinados por los esbirros que Estados Unidos entrenó, apoyó y armó hasta los dientes. En El Salvador, el FMLN, organización militante de izquierda, libró una de las luchas más heroicas de nuestro continente.

El pueblo salvadoreño le concedió la victoria al Partido que emergió del seno de esos gloriosos combatientes, cuya historia profunda no es hora de construir todavía.

Lo que urge es enfrentar el dramático dilema que vive El Salvador, del mismo modo que México, el resto de Centroamérica y Suramérica.

El propio Obama expresó que alrededor de 2 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, lo cual equivale al 30% de la población de ese país. La brutal represión desatada contra los patriotas, y el saqueo sistemático de El Salvador impuesto por Estados Unidos, obligó a cientos de miles de salvadoreños a emigrar a aquel territorio.

Lo nuevo es que, a la desesperada situación de los centroamericanos, se une el fabuloso poder de las bandas terroristas, las sofisticadas armas y la demanda de drogas, originadas por el mercado de Estados Unidos.

El Presidente de El Salvador en el breve discurso que precedió al del visitante, expresó textualmente: “Le insistí que el tema del crimen organizado, la narcoactividad, la inseguridad ciudadana no es un tema que ocupe sólo a El Salvador, Guatemala, Honduras o Nicaragua y ni siquiera México o a Colombia; es un tema que nos ocupa como región, y en ese sentido estamos trabajando en la construcción de una estrategia regional, a través de la Iniciativa CARFI.”

“…le insistí, en que este es un tema que no sólo debe ser abordado desde la perspectiva de la persecución del delito, a través del fortalecimiento de nuestras policías y nuestros ejércitos, sino que también enfatizando en las políticas de prevención del delito y por lo tanto, la mejor arma para combatir en sí la delincuencia, en la región, es invirtiendo en políticas sociales.”

En su respuesta el mandatario norteamericano dijo: “El Presidente Funes se ha comprometido a crear más oportunidades económicas aquí en El Salvador para que la gente no sienta que debe enrumbarse al norte para mantener a su familia.”

“Sé que esto es especialmente importante para los aproximadamente 2 millones de salvadoreños que están viviendo y trabajando en Estados Unidos.”

“…puse al día al Presidente sobre las nuevas medidas de protección al consumidor que promulgué, que les dan a las personas más información y aseguran que sus remesas en efecto les lleguen a sus seres queridos en casa.

“Hoy, también estamos lanzando un nuevo esfuerzo para hacerles frente a los narcotraficantes y pandillas que han causado tanta violencia en todos los países, especialmente aquí en Centroamérica.”

“…dedicaremos $200 millones a apoyar los esfuerzos aquí en la región, lo que incluye hacerles frente [...] a las fuerzas sociales y económicas que impulsan a los jóvenes hacia la criminalidad. Ayudaremos a reforzar los tribunales, los grupos de la sociedad civil y las instituciones que defienden el estado de derecho.”

No necesito una palabra más para expresar la esencia de una situación dolorosamente triste.

La realidad es que muchos jóvenes centroamericanos han sido conducidos por el imperialismo a cruzar una rígida y cada vez más infranqueable frontera, o prestar servicios en las bandas millonarias de los narcotraficantes.

¿No sería más justo ―me pregunto― una Ley de Ajuste para todos los latinoamericanos, como la que se inventó para castigar a Cuba hace ya casi medio siglo? ¿Seguirá creciendo hasta el infinito el número de personas que mueren cruzando la frontera de Estados Unidos y las decenas de miles que ya están muriendo cada año en los pueblos a los que usted ofrece una “Alianza Igualitaria”?

Fidel Castro Ruz

Marzo 25 de 2011

8 y 46 p.m.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50.606 seguidores

%d personas les gusta esto: